miércoles, 2 de noviembre de 2011

BENDITA IGNORANCIA



   Del rosal, entre las espinosas verdes ramas, brotan felices nuevas rosas.
   Ajenas a lo efímero de la vida, disfrutan exhalando su perfume y mostrando a todos su belleza.
   Injusto pasar del tiempo que marchita sus bellos pétalos, antes henchidos de color y rebosantes de efluvios dulces, ahora mustios y apagados.
   Malvado viento inclemente que los arranca y los derrama sobre el húmedo suelo que alimenta.
   Próximo, el enérgico capullo mira de soslayo a la decrépita rosa y orgulloso pavonea su frescura.
   Inconsciente e insensata incipiente flor de rosa. Ilusa e ignorante desconocedora de la vida.
   Menospreciando lo que será ella misma, rechazando lo que es ineludible.
   Humilla la exuberante joven a quien ha dado de su cuerpo la semilla, desechando que también ella perderá su lozanía.  
   Cuesta a la zagala aceptar que nada es perdurable, elude lo que es evidente, mientras su vida transcurre lejos de lo inevitable.
  
   


1 comentario:

Lola y Mari Carmen Polo dijo...

Querida amiga, bonita entrada. Me encantan las rosas, y las amarillas, son mis preferidas. Unas fotos preciosas.

Espero que estés bien

Un beso

Lola