miércoles, 21 de junio de 2017

ESTE JUEVES: CAER EN LA TENTACIÓN





Una vez fuimos la tentación


Aplacarán los días en mi mente la locura por tu ausencia    
tantas    veces    anunciada
Se perderán en el pasado los recuerdos pesarosos
y el viento alejará las palabras desatinadas
las promesas sin sentido
Las lluvias borrarán las huellas de los encuentros
Cesarán las noches de insoportables vigilias
y de llantos sin consuelo
Se morirán nuestros sueños convertidos en sueños de olvido
se cerrará el espacio a la esperanza
Sin embargo nunca debilitará el tiempo el recuerdo
de que una vez fuimos la tentación
Nunca olvidarán mis labios el roce de tus labios
ni mi boca podrá olvidar tus besos
no desaparecerá el tacto de tus manos en mi piel
ni las caricias de tus ojos a mi cuerpo
no quebrará mi memoria que me amaron tus miradas
que me poseyeron tus versos
que una vez fuimos una ansiada tentación



PARTICIPANTES DÍA 22 DE JUNIO





Ya han comenzado a llegar las primeras tentaciones.





domingo, 18 de junio de 2017

CONVOCATORIA JUEVES 22 DE JUNIO: CAER EN LA TENTACIÓN






Este jueves: Caer en la tentación.
De nuevo me toca proponer el tema de un jueves, y ya han sido tantas y tan originales las propuestas de todos los que lo han hecho anteriormente que me ha costado encontrar algo sugerente y que os anime a participar. Después de leer citas  de autores, de buscar párrafos atractivos, palabras que incluir en un relato, recuerdos que evocar o lugares donde desplazarnos, me he decidido por haceros "caer en la tentación". Como escribió Oscar Wilde en su obra El retrato de Dorian Gray, "La única forma de escapar de una tentación es dejarse arrastrar por ella". Claro que dicha sentencia está puesta en boca del personaje Lord Henry Wotton, que representa a la corrompida nobleza de la época y al que Dorian intenta emular atraído por su visión cínica del mundo. Pero estoy segura que todos hemos tenido tentaciones que nos han hecho dudar, que hemos intentado rechazar, caprichos, deseos...un sin fin de instantes que nos han puesto en la difícil situación de decidir si caemos o no en la tentación. Si nos dejamos arrastrar por ese deseo o nos mantenemos fuertes a pesar de lo que pueda lastimarnos la renuncia. Si nos quedamos con las ganas o nos lanzamos sin pensar a obtener ese placer que no siempre nos puede dejar un buen sabor de boca e incluso nos puede castigar con remordimientos. Ya en otra ocasión tuvimos como tema “Un pacto con el diablo”, como una forma de conseguir algo muy deseado y que creemos no poder lograr sin una ayuda exterior aunque por ello haya que pagar un alto precio. No será necesario llegar a pactar con ningún poder maligno, pero tengamos cuidado con lo que deseamos ardientemente, ahí tenemos el ejemplo de Dorian Gray.


Yo os dejo pensar y que sea lo que vosotros decidáis. Elaboremos un relato en el que nuestro protagonista se enfrente a una situación en la que tenga que decidir. Como siempre atengámonos a las normas, no caigamos en la tentación de escribir una novela; con unas 350 palabras tenemos que apañarnos. A partir del miércoles espero vuestros escritos para enlazaros. Feliz semana amigos.



jueves, 15 de junio de 2017

ESTE JUEVES: GRANDES TEXTOS





Esta semana nuestra amiga Mónica, en su blog Neogeminis, nos propone una difícil tarea, crear nuestro trabajo a partir de frases de grandes autores. Para ello nos da a elegir entre varios, todos muy conocidos y pertenecientes a obras que han sido un referente para los lectores. De los fragmentos propuestos he elegido el de Julio Cortázar de su obra Rayuela.


La esperanza 


La esperanza le pertenece a la vida    es la vida misma defendiéndose.

Podría haber sido de otra forma, en otro tiempo

podría haberme cruzado contigo en cualquier esquina

podría el sol haber salido desde siempre para alumbrarnos juntos

podrían los atardeceres habernos acompañado

podría habernos dado cobijo la misma sombra y abrazado el mismo aire

podría hacer sido así

mas no calcularon los hados el encuentro

y deslumbrados por un insólito sentimiento quisimos ganar tiempo al tiempo

buscando noches apasionadas en el recuerdo de un beso

miradas que se buscan y se clavan reacias a alejarse

bocas que callan porque hablan las miradas

labios que solo respiran amor       manos tentadoras

imaginados paraísos en un universo propio

soñando despiertos en las noches desveladas

esperando ansiosos el vuelo de las palabras

y quiso el destino romper lo que nos es negado

y se tornaron oscuros los cielos      y tronaron     y descargaron su ira

invencibles enemigos levantaron  muros de incomprensión

un viento desapacible se ha empeñado 

en arrastrarnos por caminos separados

no hay luz ni sombras         solo un paisaje de desconsuelo

solo recuerdos intensos que lastiman     inolvidables momentos      y mares de lágrimas  

nos atenazan sentimientos de tristeza   de rabia   de impotencia

Probablemente de todos nuestros sentimientos

el único que no es verdaderamente nuestro es la esperanza

la esperanza le pertenece a la vida     es la vida misma defendiéndose

Así pues, mientras haya vida hay esperanza.




jueves, 8 de junio de 2017

ESTE JUEVES: RELATO CON HELADO









La primera sensación que tuvo al acercar a su boca aquella delicia fue el aroma intenso que le recordó las cálidas noches de verano en su patio. El olor a hierbabuena era penetrante y se imponía a la vainilla y a la canela.  El primer toque con los labios fue solo un bosquejo de lo que vendría a continuación.  Con la punta de la lengua toco suavemente la muestra de aquel postre de nombre tan sugerente, Delicia del Califa, y se dejó inundar los sentidos con aquel helado dulzor. Cerró los ojos como cuando se besa, para deleitarse plenamente con aquella explosión de sabores. Su boca fue atemperando la exquisita porción que se movía despacio, acariciando su paladar, fluyendo lentamente hacia su garganta.  La lengua iba detectando los diferentes matices y el conjunto le supo al mismísimo Marrakech, a besos apasionados a la luz de una luna acostada,  cómplice amiga que le sonreía desde el firmamento. Cada vez que acercaba a sus labios la cucharilla cerraba los ojos y se sentía trasladada a un zoco bullicioso, a un mercado árabe dibujado con miles de colores.  Se movía entre los puestos de especias que desprendían tanta variedad de perfumes que se sentía embriagada. Notaba el tacto suave de sedas y el aroma de pasteles hechos con almendras, dátiles y miel. 

Se sirvió un vaso de té moruno y se dejó inundar por la cálida bebida que en contraste con el helado le proporcionaba un placer indescriptible.  Pasaba del frío a la calidez, del dulzor del helado al punto amargo del té verde. Jugó a los contrastes y se sintió invadida por una inesperada felicidad. Después se acomodó en un diván junto a la fuente del patio y soñó ser canela y miel para su amado.



sábado, 3 de junio de 2017

ESCLUSA DEL GUADALQUIVIR



El día 1 de junio de 2017, la Asociación de Amigos de los Faros de Andalucía, tuvo ocasión de visitar la Esclusa Puerta del Mar, situada en la dársena del río Guadalquivir,  que además de regular el paso de los buques que entran y salen del Puerto de Sevilla, sirve para controlar las crecidas del río, protegiendo a la ciudad de las riadas que tantas veces la inundaron.
La primera esclusa fue construida en 1951. 





La Esclusa constituye el elemento de conexión entre la Eurovía Guadalquivir E-60.02 y el recinto portuario en Sevilla. Su función básica es la de servir de elevador de barcos desde la Eurovía Guadalquivir a la Dársena comercial en Sevilla y viceversa. Además, como ya hemos comentado, asume funciones de protección de la ciudad y cierre del muro de defensa de inundaciones.
La Esclusa,  medidas: manga 39 m; eslora 280m; calado 11 m.




Variaciones en el cauce del Guadalquivir.


El puerto de Sevilla es un puerto marítimo de interior situado en el estuario del Guadalquivir. Desde el océano Atlántico, en Sanlucar de Barrameda, y después de un recorrido de 90 km., unas cinco horas de navegación, se llega a las instalaciones portuarias, accediendo a través de la esclusa, única en España. 

La navegación en el río Guadalquivir se realiza en el canal denominado Eurovía Guadalquivir E-60.02 dentro de la red europea de vías navegables.

El puerto cuenta con una superficie de 850 has, dispone de las infraestructuras e instalaciones necesarias para el intercambio de mercancías tierra-mar, así como para la organización logística y del tráfico. Dentro de su terreno se han instalado numerosas plantas de producción y transformación.


La dársena discurre a lo largo del viejo cauce histórico del río entre el paseo Cristóbal Colón en la orilla del Casco Antiguo y la calle Betis en la de Triana, y está cruzado por algunos de los puentes más antiguos y conocidos de la ciudad, como el puente de Triana, el puente de San Telmo, el puente de los Remedios y el puente del V Centenario.


Vista aérea de la esclusa. Detalle de una fotografía aérea situada en la Torre de Control de la esclusa.


Fotografía de Internet.


Fotografía de Internet


La esclusa tiene a ambos lados puentes levadizos que se levantan para el paso de los buques. Dos de ellos son para el paso de vehículos y uno es de ferrocarril.


Paso de un buque carguero (en esta ocasión transportaba cereales) camino de la desembocadura del río.


Una vez que el buque entra en la esclusa se atraca durante unos minutos mientras el nivel del agua sube o baja según vaya en un sentido o en otro.


Personal del puerto acude para recoger amarras y soltarlas una vez que el nivel permite seguir el recorrido.


La esclusa cuenta con dos puertas a cada lado por motivos de seguridad, por si fallara una de ellas y también para permitir su mantenimiento.


En esta ocasión el nivel ha bajado como vemos en la línea de la pared. Cuando entró el buque estaba a la altura que vemos en la imagen siguiente.





El barco continúa su navegación hacia el Atlántico.


Paneles de control en la torre. Los triángulos amarillos son buques navegando.


Monitores de vigilancia de diferentes zonas del puerto.



Con la amable acompañante de portuarios que ilustró nuestra visita.


Captando la imagen real de la bajada del puente levadizo.



A unos metros de la esclusa había un remolcador que esperaba la entrada de un barco de contenedores que iba a pasar hacia el puerto de Sevilla.



Pantalla de uno de los monitores en la Torre de Control de la esclusa.




En las imágenes anteriores vemos cómo los monitores de la torre muestran el proceso de bajada de unos de los puentes levadizos.


Buque de carga portacontenedores entrando hacia el Puerto de Sevilla, procedente de Santa Cruz de Tenerife.



Enfilando la entrada a la esclusa.



Atraque a un lado de la esclusa mientras se nivelan las aguas.


El remolcador entra en la esclusa tras el buque.



Se baja el puente levadizo para permitir el paso de varios camiones que esperaban pacientemente.





Se recupera el nivel del agua y se abre la puerta que permite al buque continuar su viaje hacia el puerto.


El remolcador adelanta al buque dentro de la esclusa pasando por estribor.


Acabamos aquí  la visita a la Esclusa Puerta del Mar. Interesante visita a un lugar poco conocido y que ahora, y gracias a la amabilidad de la Autoridad Portuaria de Sevilla, a la trabajadora que nos acompañó en la visita y a las gestiones emprendidas por el presidente de nuestra asociación , Paco García, hemos podido ver, conocer y querer, porque solo se aprecia y se valora lo que se conoce. 


Hasta la próxima.