lunes, 20 de noviembre de 2017

EN BLANCO






Hoy no es el día. Hoy no lograba ni siquiera emborronar el folio que seguía blanco, inmaculado, vacío como su mente. Lo miraba y se sobrecogía pensando que jamás llegaría a escribir algo mínimamente aceptable. ¿Qué le mantenía aferrada a esa inquietud por la escritura? ¿A quién le iba a interesar leer sus palabras con la de palabras que pueden encontrarse mucho mejor engarzadas y con contenidos más interesantes y atractivos? Podía engañarse a sí misma pensando que alguna vez alguien valoraría lo que hacía, incluso se atrevía a soñar que un día vería una obra suya en el escaparate de una librería. Son sueños de una ilusa se confesaba íntimamente. Podía seguir intentándolo, pero qué sentido tenía contar historias. Todo el mundo tiene historias propias a las que acudir. Qué magia lograría que las de ella tuvieran interés para los demás. Y allí, sentada ante el folio virginal, siguió pensando que quizá un día podría encontrar la historia perfecta y  las palabras adecuadas para contarla. 


Ejercicio para la Tertulia Rayuela. Día 20 de noviembre de 2017.



6 comentarios:

Manolo Ruiz dijo...

Hasta esa confesión disparatada de que no tienes nada que decir, la haces de una manera admirable. Cualquier cosa que escribes, merece la pena seguirla. Todo lo que publicas, engancha.

Juan L. Trujillo dijo...

Y la protagonista de la historia, se levantó de la mesa, salio y se dispuso a vivir la vida. o lo que es lo mismo, a coleccionar vivencias para sus futuros escritos.
Buen relato.
Un beso.

Tracy dijo...

Ese mal es padecido por muchos.
Besos

Ester dijo...

Cualquier cosa que se diga bien ya es importante, todos tiene una vida pero no todos la sabrían contar. Creo que el ejercicio para la Tertulia Rayuela merece una nota alta. Abrazos

Montserrat Sala dijo...

hoal amiga: digo y pieso igualito igualito que tu anterior comentarista. Todo lo que escribes es bueno y digno de se publicado para goce de muchos. Un abrazo.

Anónimo dijo...

15 días si publicar nada en el blog, son como una eternidad.