miércoles, 27 de febrero de 2013

EL SOLDADO CON SED





Se encontraba una vieja sentada en un pollete a la puerta de su casa cuando pasó un soldado que venía de tierras lejanas. El joven, que venía harto de caminar por senderos terrizos y bajo un abrasador sol, se acercó a la vieja con la intención de solicitarle algo para saciar la sed que lo estaba matando y había visto que la mujer tenía a su lado una cantarilla. Así fue como el muchacho se dirigió a la vieja y le dijo: -Le importaría darme un poco de agua que vengo sediento del camino. La mujer se apiadó del muchacho y le ofreció la cantarilla que tenía un borde roto. El soldado, cuya sed era mucha pero era escrupuloso,  pensó que la vieja bebía del mismo botijo y le dio asco, pero al darse cuenta de la mella en el filo se dijo que bebería por dicho lugar ya que ella lo haría por un sitio no estropeado.
Cuando terminó de beber la vieja le dijo: - ¡Ay, qué gracia tiene! Ha tenido el mismo gusto que yo, que siempre bebo por ese sitio.


domingo, 24 de febrero de 2013

ESTE JUEVES: SALTÁNDOME LAS NORMAS






En el pequeño poblado de Sancti Petri había pocas diversiones, solo aquellas que las imaginativas mentes de los niños podían crear. Ni cines, ni parques infantiles, ni cafeterías. En la plaza central se encontraba la iglesia en la que figuraba un azulejo con San Pedro y un gran atún, claro símbolo de aquel lugar, donde el  trabajo más importante era el que reportaba el paso de aquellos túnidos por la zona. Allí se pescaba con el método de Almadraba y desde el muelle, por medio de unas vías, corrían las vagonetas cargadas de atunes hasta las mismas puertas de la fábrica de conservas. En este pueblo, salvo unas pocas familias, todos eran temporeros que volvían a sus ciudades de origen en cuanto acababa la pesca. De los fijos estaba la maestra que se encargaba de la enseñanza, el dueño del ultramarinos, "Paco la Finca", donde se compraban algunos víveres y se reunían los hombres tras las jornadas de trabajo para tomar una chiquitas de buen vino de Chiclana. Por las mañanas, las verduras, las frutas, la carne y el pescado eran transportados en burros desde Chiclana o Conil hasta el mercado del pueblo que contaba con unos cuantos puestos con una gran losa de mármol donde colocar las mercaderías. 
El paseo de los jóvenes era un estrecho camino desde la salida del pueblo hasta una curva que había a unos dos kilómetros, flanqueado a un lado por la playa, al otro por los esteros.
Don Antonio, el farero era un hombre de carácter serio y gran defensor de las normas, sus hijos estrictamente educados debían tener siempre un comportamiento ejemplar. Las niñas no podían salir solas hasta el paseo y en verano, cuando todos los niños jugaban en la playa y atenuaban sus calores con los baños en el mar, ellas tenían que bañarse junto a la casa, siempre bajo la atenta mirada de su madre que las esperaba con una toalla, para que el tiempo de estar en bañador expuestas a alguna mirada fuera el mínimo. 
Todos los meses, el farero tenía que ir a Cádiz para solucionar asuntos relacionados con su trabajo y para cobrar el sueldo que se pagaba en mano. No volvía hasta el día siguiente y esas jornadas eran de fiesta en la casa. Los hijos de don Antonio disfrutaban alejados de la autoridad del padre. Su madre, más permisiva, les permitía saltarse muchas de las normas impuestas. Podían salir a jugar a la plaza, a correr por la arena de la playa, iban a coger almejas, cangrejos y mejillones en las rocas del espigón y se alteraban los horarios rutinarios. 
 Cada cual comía según su capricho. -Mamá, yo quiero leche migá. Y Mari Pepa hervía la leche de las cabras que criaban en los terrenos de la Batería de Urrutia y preparaba un gran cuenco de dulces migas. -Pues yo quiero poleás, y la mujer cocía harina en la leche hasta que el líquido se espesaba y formaba burbujas explosivas,  luego las servía aromatizadas con canela. Otros preferían café y pan tostado con aceite, otros natillas con galletas y merengue, y la madre satisfacía y mimaba a sus siete hijos. 
 La diversión era saltarse las normas, ni horarios ni rutinas, nada de estar en la mesa a las dos, ni de esperar a que todos acabaran de comer para poder levantarse. La sobremesa era relajada sin prisas para recoger la mesa y fregar los cacharros, cosa que era obligación de las niñas pero que ese día estaban dispensadas porque la madre les permitía salir a pasear con sus hermanos.
Cuando el padre estaba en casa los muchachos podían salir hasta la plaza del pueblo mientras las chicas debían quedarse acompañando a su madre dedicándose  a las labores.
Con la cena pasaba como con el almuerzo, que era a la carta, y la hora de irse a la cama se retrasaba dejando a los pequeños que corretearan por los alrededores de la casa hasta que el cansancio les traía agotados en busca de los mullidos colchones de lana que todas las mañanas habían sido bien estobados para quitarle los huecos y dejarlos de nuevo bien esponjosos.
Esa noche los más chicos se podían acostar en la cama grande con su madre que les contaba cuentos e historias hasta que la respiración pausada de los niños le delataba que ya estaban dormidos.
Al día siguiente, con el regreso del padre, todo volvía a la rutina, a la vigilancia de las normas, pero al mes siguiente tendrían nuevamente el esperado día de "saltarse todas las normas".





Si queréis ver cómo la gente se salta las normas visitar:  El blog de Gus




lunes, 18 de febrero de 2013

LOS LUNES: Hoy, SUERTE






La propuesta de este lunes que nos hace Natàlia es "Suerte". 
Yo que he me he  enfrentado al cáncer os digo que no creo que haya sido una mala pasada que me tenía guardada el destino, lo que pienso es en la gran suerte que he tenido al estar en manos de unos profesionales de la medicina excelentes, en la suerte de que me fuera detectado a tiempo de solucionarlo, en la suerte de que la ciencia haya avanzado tanto en este campo, en la suerte de haber contado con familia y amigos que me han aportado fuerza y cariño. 
La suerte es saber apreciar el don de la vida, saborear los pequeños momentos que nos hacen sentirnos dichosos, dar importancia a lo que realmente la tiene y no querer más de lo que nos es posible sino disfrutar de lo que poseemos.
La suerte es saber que lo que nos engrandece no son las cosas materiales sino las que hacemos para superarnos como personas.
Estar vivos, sentir el aire, el sol, la lluvia, las caricias, las miradas...eso es SUERTE.



Tréboles en una maceta de mi patio.




Más lunes suertudos en casa de Natàlia



miércoles, 13 de febrero de 2013

ESTE JUEVES: IN FRAGANTI








In fraganti: "En el mismo momento de estar cometiéndose un delito". 

Deformación de la locución latina in flagranti; la forma latina pura no se usa nunca, mientras que la deformada es la normal y la que figura en los diccionarios. ¡Hala!, ahí queda eso. 
Ya sabemos que el adulterio hace años que no está considerado un delito, al menos en este país. De todas formas seguimos utilizando la expresión  ser pillado in fraganti cuando uno de los miembros de una pareja es encontrado en pleno juego sexual con un tercero, ya sea persona, animal o cosa. La locución puede aparecer también con el verbo "coger", me imagino que para nuestros amigos argentinos "coger in fraganti" tendrá otras connotaciones, más o menos como cuando nosotros decimos "aquí te cojo, aquí te pillo"

 No estaríamos haciendo buen uso de la locución desde que el hecho en sí no constituye delito, pero por buscar una explicación a ese empecinamiento de los hablantes en seguir utilizándolo (aparte de que somos animales de costumbres), me he ido a la etimología de la palabra "flagrante", participio activo del verbo flagar, que significa arder o resplandecer como fuego o llama, y,  no es verdad que  en esos momentos los sorprendidos están tan ardientes como la zarza que se le apareció a Moisés, y que una etrusca sonrisa boba queda esculpida en la cara dotándolos de una imagen resplandeciente. El caso es quitar hierro al asunto, y mejor poner buena cara. Luego llegaran los duelos y quebrantos, y no me refiero a la receta manchega.


Os dejo un romance que narra un pillado in fraganti. 
  






Otros pillados in fraganti en:  Juliano el Apóstata





martes, 12 de febrero de 2013

SAN CRISTOBALITO, CRISTOBALUCHO




HISTORIAS DE TITA



Entre los muchos cuentos que me contaba mi tía Isabel, Tita, recuerdo éste que hablaba de una mujer que tenía una hija muy poco agraciada a la que quería casar como fuera. Todos los días iba a la iglesia del pueblo y le pedía al santo:

-¡Ay, San Cristobalito,
carita de rosa,
cásame a mi hija
que la tengo moza!

Esto un día y otro y otro hasta que por fin, antes de que se convirtiera en "mocita vieja", la muchacha encontró un novio y se casó.
Pero era un hombre que a la madre no le gustaba porque no trataba bien ni a la mujer ni a la suegra, así que ésta se fue a la iglesia y se colocó ante el santo echándole la culpa del desgraciado matrimonio de la hija, y le dijo:

¡Cristobalucho,
cara de cuerno,
como tienes la cara
me diste el yerno!

Y así se fue más tranquila a su casa.

Para terminar me explicaba que San Cristóbal es uno de los santos considerados casamenteros y que hay un refrán que dice: "La moza que a San Cristóbal besare el pie, casará bien".




lunes, 11 de febrero de 2013

OTRA VEZ LUNES: Esta vez un lunes gatuno





La propuesta de este lunes es que nos sintamos felinos, pues ya estoy sacando mis garras y arañando el teclado. 




¡Buenos días! ¿Ya tenemos que levantarnos?
Pues venga un buen desayuno y a comenzar la aventura. Subiremos a los tejados para ver de cerca el cielo y otear el horizonte. Esperaremos la noche para contar las estrellas, y maullar a la luna mientras con dulces ronroneos conquistamos a la gatita de nuestro sueño.
¡Qué felinidad!


¡Eh! espérenme, que quiero ir a la expedición.





¡Qué noche! Estrellas no sé, pero gatitas había de todos los colores, y ya saben lo curioso......estoy agotado.



Pero he quedado como el rey.


Feliz semana.


viernes, 8 de febrero de 2013

POEMA DE LA FLOR



HISTORIAS DE TITA




Malva


Una gota, ¡oh! nubecilla,
pidió sedienta una flor.
-No puedo que voy de prisa, 
dijo la nube y pasó.
Como el calor abrasaba
murió la pobre infeliz.
Al mendigo que te ruegue
no le respondas así. 







Llegó el viernes: Una foto





Torres y cigüeñas.

Feliz fin de semana.


miércoles, 6 de febrero de 2013

ESTE JUEVES: "Un segundo de eternidad"






Basta un segundo para una mirada,
basta un segundo para adivinarla.
Un segundo de desgarrador silencio,
 de inquietante duda,
 de amargo arrepentimiento,
 de inevitable y profunda angustia.

Atrás, los caminos recorridos,
 los convergentes anhelos desvanecidos. 


En un segundo la esperanza diluida,
disipados los proyectos.

Basta un segundo para el adiós.

Basta un eterno segundo final.






Más segundos interminables en  Casa de Cecy.





lunes, 4 de febrero de 2013

Los lunes: ¡Viva la gente!





Aunque son muchas las noticias que nos demuestran que el ser humano es el mayor depredador del planeta, que antepone su propio interés al de la mayoría, hoy nos vamos a dar un voto de confianza, vamos a dejar a un lado toda esta realidad y vamos a soñar que estamos todos unidos, que lucharemos por mantener este planeta para los que en el futuro tendrán que habitarlo, que los que nos guían llevarán una luz clara para no perder el camino, que las diferencias no serán un obstáculo, que por encima de todo intentaremos entendernos y apoyarnos.

¡VIVA LA GENTE!