miércoles, 27 de febrero de 2013

EL SOLDADO CON SED





Se encontraba una vieja sentada en un pollete a la puerta de su casa cuando pasó un soldado que venía de tierras lejanas. El joven, que venía harto de caminar por senderos terrizos y bajo un abrasador sol, se acercó a la vieja con la intención de solicitarle algo para saciar la sed que lo estaba matando y había visto que la mujer tenía a su lado una cantarilla. Así fue como el muchacho se dirigió a la vieja y le dijo: -Le importaría darme un poco de agua que vengo sediento del camino. La mujer se apiadó del muchacho y le ofreció la cantarilla que tenía un borde roto. El soldado, cuya sed era mucha pero era escrupuloso,  pensó que la vieja bebía del mismo botijo y le dio asco, pero al darse cuenta de la mella en el filo se dijo que bebería por dicho lugar ya que ella lo haría por un sitio no estropeado.
Cuando terminó de beber la vieja le dijo: - ¡Ay, qué gracia tiene! Ha tenido el mismo gusto que yo, que siempre bebo por ese sitio.


12 comentarios:

Tracy dijo...

Jajajaja, para que veamos que no nos podemos fiar de las apariencias.

Mari Carmen Polo dijo...

Anda, por listo, jajaja.

Me ha encantado el relato, Leonor.

Un beso

H. Fraile dijo...

Una historia interesante,era uno de los relatos cortos de otro tiempo que nos hacían reflexionar sobre alguna acción.
Un abrazo.

emejota dijo...

¡Curiosa coincidencia! .... o no tanto. Bs.

Manuel dijo...

Las leyes de Murphy son inmutables, jajajajajajaja

Un beso

Manuel dijo...

Las leyes de Murphy son inmutables, jajajajajajaja

Un beso

Ester dijo...

Hola Leonor, he venido a visitarte, a devolverte la visita y creo que volveré mas veces, me ha gustado lo que he visto. Saltos y brincos

Pepe dijo...

Cuando la necesidad aprieta no se puede ser tan escrupuloso pues luego pasa lo que pasa.
Un abrazo.

Natàlia Tàrraco dijo...

Lo importante es saciar la sed, sobran remilgos. Pilla la vieja y aleccionadora. Buena idea de relato bien escrito, corto y excelente.
Besitos

Mar dijo...

jajajaaaja muy bien empleado que estuvo al soldadito!

Bss.

San dijo...

Jajajajaa con eso no contaba el soldadito...
Un abrazo.

Teresa Oteo dijo...

Pues le salió el tiro por la culata al soldadito!!
Dicen que no hay guarro que no sea escrupuloso no?
Besitos y feliz domingo, Leo!!