lunes, 28 de enero de 2013

RELATO DEL JUEVES "A PIE DE FRASE"








 “La abuela Lola”,  Cecilia Samartin.

“A espaldas del paramédico vio que habían tumbado a Lola en una camilla y la estaban asegurando con correas a ella”.
  Las maniobras de resucitación habían sido infructuosas, las heridas eran demasiado profundas y había perdido mucha sangre.
  Cabizbajo, frotándose las manos, el hombre mantenía la mirada perdida en algún punto del suelo, ensimismado en sus pensamientos. Lo había visto venir y no pudo hacer nada para evitar la tragedia.

Mira que se lo he dicho veces, que no quiero verte con esas pintas, que no me gusta que te miren y menos que crean que soy un cabrón, pero ella no quería oírlo y siguió poniéndose  aquella falda que se ceñía a sus caderas, y salía a la calle  balanceándose descaradamente, no puedo dejar de pensar que podía haberlo evitado solo con hacerme caso, joder, es tanto pedir que le respeten a uno, pero ella no se entera, cuando pasaba por el bar de la esquina todos se giraban para verla caminar, y allí estaba yo, dando cornás,  puesto en evidencia por su poca cabeza, si yo solo quiero que me respete, que soy su marido, que me debe obediencia, que ya lo dijo el cura, pero ella no se entera, los pechos asomando por esos escotes que me ponen malo, y ella agachándose a coger al niño y enseñando hasta el ombligo, mostrando lo que solo yo tengo derecho a ver, lo que es mío y solo mío, y yo dando más cornás que el hambre, coño, es mucho pedir que le respeten a uno, ya lo estaba viendo venir pero no me escuchaba, se lo estaba buscando, que más de una vez le advertí que me estaba cabreando, que un día iba a hacer una locura, y ella erre que erre, que me pongo lo que me apetece, que lo que se van a comer los gusanos que lo vean los cristianos, y más palabrería de las suyas, que para eso sí tenía cabeza, para hablar hasta por los codos, hoy me ha puesto fuera de mí, si hasta la he visto sonreírle al maestro de la escuela, es que no se entera, pero ya se habrá dado cuenta de lo que le decía, en adelante se va a pensar las cosas antes de sacarme de quicio.  




14 comentarios:

Natàlia Tàrraco dijo...

Me engañaste con la abuelita y con el tío ese impresentable, me la diste de lleno Leonor. Un placer esta continuación muy bien labrada, felicitaciones pilla Leonor. Besito Lunero.

Matices dijo...

Pues si, reconozco que no te he conocido y mira que eras una de las que yo creía acierto seguro...

Un beso

Tracy dijo...

Ufffffff, violencia de género.

H. Fraile dijo...

Por suerte ese tipo de machismo trasnochado está en decadencia, aunque viendo las estadísticas sigue siendo alarmante.

emejota dijo...

Me encantó cuando lo leí, aunque no me atreví a entrar en la quiniela. Bss.

censurasigloXXI dijo...

Mejor tu relato que la obra de esta mujer. Ya ves, un piropo te echo y bien fundamentado.

Muchos besos, ni de broma hubiera acertado. Te hacía con Gracián! Cafelito, compi!

Cecy dijo...

Maldito hombre se lo tendrían que estar comiendo los gusanos.
Y si, me has engañado, con este buen relato.

Pero que lindo fue participar!!!



Un abrazote :)

miralunas dijo...

no lo hubiera adivinado de tu autoría. mea culpa!
pero me gustó y me interesó de muchas maneras. lo has escrito con el pensamiento exacto del violento y, aun con mi experiencia profesional en violencia doméstica (y de las otras), se me ha erizado la piel otra vez.

felicitaciones, Leonor. un ojo cabal.
abrazo

G a b y* dijo...

Crudo! y lamentablemente imposible de erradicar esas mentes tan nocivas y que tanto daño hacen.
Te diré, que tampoco dí contigo y el texto. Anduve flotando en el aire largo y tendido. Textos maravillosos, pero difícilísimo se me hizo dar coincidencia con sus autores. Bueno, la cosa iba un poco en el despiste también. Todo un desafío pero un deleite el leerlos.
Besos! Gaby*

Sindel dijo...

Un comportamiento que habría que erradicar, porque todavía pasan estas cosas en algunos lugares y culturas.
El relato es genial, pero no pude darme cuenta que era tuyo.
Un abrazo.

Teresa Oteo dijo...

Ayy la abuela Lola,me tenía loca!
Te puse el 12, mira que no adivinarte!!bueno, solo acerté 3 :(
Muchos besos!!

Juan Carlos dijo...

Pues no te habría localizado, amiga. Te atribuí el que es de Alfredo y tuve dudas con varios otros, pero nunca con este.
Que sin embargo, resulta un buen relato, aunque duro.
Muchos besos.

Manuel dijo...

"La mate porque era mía", frase desgraciada que algunos que ni siquiera pueden llamarse animales parecen tener grabada a sangre y fuego.
La sociedad debería toma plena conciencia
Un beso

Mari Carmen Polo dijo...

Tus relatos siempre estremecen, Leonor, por la temática que tratas, tan dura, tan actual, y por lo bien que sabes llevarlos y transmitirlos.

Espero que tengas un buen miércoles :)

Un abrazo