miércoles, 30 de enero de 2013

ESTE JUEVES: HABLAR ESCRIBIENDO







  Se quejan en casa de que cuando hablo mis frases se quedan a medias, que no termino de decir, que doy por hecho que he sido entendida aunque no termine de plasmar en palabras lo que revolotea en mi pensamiento, y sé que es verdad. Pienso a velocidad de vértigo y mezclo tantas ideas que es imposible que pueda pronunciar con suficiente claridad. A veces las palabras bullen en mi cabeza de tal manera que salen a borbotones, van más deprisa de lo que mi lengua es capaz de articular y quedamos todos aturrullados. No quiero decir con ésto que me pase el día farfullando pero tengo una cierta tendencia a comerme las palabras. Dicen los lingüistas que a eso se llama "economía de lenguaje", claro está que será válido si logramos comunicarnos con el interlocutor.
  Cuando escribo ocurre lo mismo, pero tengo la oportunidad de repasar lo escrito, de corregir y elegir lo que realmente intento decir. No os exagero si digo que con éste van cuatro las veces que he comenzado a relatar este jueves, el botón "suprimir" me mira de reojo con miedo a ser nuevamente pulsado. 
  Mis pensamientos están siempre como en la parrilla de salida de una carrera automovilística, con los motores rugiendo preparados para lanzarse a la primera posición, o como los nadadores en una competición, difícilmente contenidos para no saltar antes de la señal. 
  Imaginad los cajones de salida de las carreras de caballos, pues algo así voy a tener que agenciarme para poner un poco de orden en mi cabeza.
  




Otras habladurías en el blog de Rossina

28 comentarios:

casss dijo...

O sea que estás siempre bufando en las gateras, ansiosa porque las palabras salgan al encuentro de un interlocutor...
Vamos Leonor, ese ímpetu juvenil, está muy bueno!!!!

besos

Teresa Oteo dijo...

Vamos que estás a la que salta! jajaja
A mí me pasa también lo de creer que me entienden y dejar frases a medias pero va a resultar que en mi casa no me entienden o se hacen los suecos que también puede ser!
Un beso grande!

emejota dijo...

Jajjj qué bueno, es algo muy habitual entre mujeres... digamos que inteligentes.... y prácticas. Cómo vivo sola no tengo ese problema, mis perritas no se quejan, a ellas con cuatro o cinco palabritas y muchos sonidos habituales les vale. Bsss.

Carmen Andújar dijo...

Poner orden, eso nos hace falta a más de una, esa anarquía que a veces está en nuestra cabeza sólo se arregla con práctica mucha práctica y mucha corrección.
Un abrazo

Anónimo dijo...

bueno, muy bueno tu blog,,,, me alegro.

un saludo

http://internacionalfoto.blogspot.com

Natàlia Tàrraco dijo...

No te preocupe tropezarte las palabras ni salir disparada, te bullen las ideas en la marmita baja un poco el fuego, que hiervan más sosegadas, pero de no poder, pues puedes y te comunicas ordenadamente, cada cual con su orden desordenado o bien programado. Felicitaciones por hablarnos escribiendo energía pura. Besito contento.

juliano el apostata dijo...

seré breve, muy breve: ¿acaso me has descrito?
medio beso.

Neogéminis dijo...

jejeje...qué bien has logrado retratar ese empuje verborrágico que suele guiar a muchos en sus palabras. No sabía que era ese tu caso. En tus escritos las palabras no se notan apresuras ni pisándose unas a otras, pero sí sé que a veces sucede.
A propósito, me ha hecho gracia el comentario de Gus! jejeje

Un abrazo

Susurros de Tinta dijo...

Leonor, mi medio esposo tiene razón, creo que lo has descrito a él, jejjeje, me ha encantado eso de que el botó de suprimir te mira de reojo, jajaja, que gracioso!, y lo de los cajones para los caballos, genial!, miles de besosssssssssssssss

Cristina Piñar dijo...

Pues deja salir todas esas ideas que se agolpan en tu cabeza porque las plasmas fenomenal en tus escritos. Un beso.

Cecy dijo...

Has sido muy clara, aunque el botón suprimir ya te tengo miedo.
Y por lo que yo puedo percibir, en realidad tienes tanto dialogo interno, tantas cosas por decir (eso es creatividad también) que te salen como atropellándose y a veces quedan en la puerta peleando a ver quien sale primera.

Un abrazo.

Ester dijo...

Es que pensamos mas deprisa de lo que nos da tiempo a escribir, yo me suelo dejar los acentos por el camino, por no dar a dos teclas.
Calma y tranquilidad que no ha pasado nada y el relato ha quedado genial.
Saltos y brincos

Lucia M.Escribano dijo...

Que mal lo pasamos cuando intentamos que se nos entienda...y nos liamos más jajjaajj, tu jueves es muy bueno...Besos y abrazos guapa.

Rochies dijo...

te adoré. Podría tomarlo como propio.
Mercurio va veloz te diría como astróloga. Que no se nos pierda ese matiz que nos hace diferentes y a mucha honra. Sublime.
Pero debemos aprender. Algo debemos aprender.
Rossina

Fabián Madrid dijo...

Atrévete a escribir lo que tu consideras tus errores, a lo mejor nos gustan. Un beso.

Sindel dijo...

A mi también me pasa a veces que comienzo diciendo algo y me enrollo con otra cosa sin terminar de cerrar la primera jamás.
Me divertí mucho leyendo este jueves.
Un beso.

rosa_desastre dijo...

¡que me gusta eso de poner orden a mi cabeza! Es una deformacion profesional de los que tenemos mucho que decir y pocos oyentes dispuestos a entender jajaja.
Un besazo

Matices dijo...

Ahh!! tu eres también de las que dices... ¡céntrate!, de vez en cuando yo misma me riño a mi misma, pero nada, no hay manera. Solo una cosa, a mi me gusta como ordenas tus palabras y las vivencias que nos cuestan, tal vez porque te muestras muy cercana.

Besos

G a b y* dijo...

A mí me ocurre sólo cuando escribo, las palabras salen tan a prisa que de pronto las olvido, la idea se desarma, y hay que volver a reamarse. En cambio, cuando quiero expresar oralmente lo que pienso, soy todo lo contrario, me enlentezco, como si alguien hubiera girado alguna perilla para amedrentar mis palabras. Me sale todo muy confuso... Así que de males, mañas, extrañas cosas estmos hechos. Lo que no quita Leonor que tu texto no aparente nada de esas idas y vueltas, de supresiones o prisas. Lo has dejado dicho bien claro y bien contado!
Besos!
Gaby*

miralunas dijo...

así es como somos las que somos así!
pero, siempre se encuentra el punto y la coma, querida... o se aprende a encontrarlos. (se aprende?)

a mi me encantas así, Leonor!

Pepe dijo...

Leonor: Me gusta la espontaneidad, aunque no me reconozco en ella. Cuestión de carácter o tal vez deformación profesional, no lo sé muy bien, pero creo que soy pausado y más bien analítico en aquello que hablo o en aquello que escribo.
Un abrazo.

Juan Carlos dijo...

Me gusta, me pasa a veces lo que cuentas. Lo mío es que de una cosa me voy a otra y a otra ... Me encanta cuando eso ocurre en una conversación, en que uno y otro, rápidamente, vamos cambiando de tema y entendiéndonos.
Besos, amiga.

Manuel dijo...

Esa costumbre de llevar muchas cosas a la vez y con la misma prioridad,al final siempre queda algo en el tintero sin llegar a escribirse ni hablarse.
me suena también
Un beso

San dijo...

Espera, vuelvo a leer, si firmó Leonor, es que pensé que era San, jajajaja ese bulle, bulle creo que lo conozco, ese hablar y dejar las frases a medias...Sí Leonor te entiendo y muy bien. Pero sujeta el dedo antes de dar a suprimir, seguro que no nos perderemos así nada de todo lo que tienes que contar.
Muy cercano.
Un abrazo.

Maria Liberona dijo...

Muchas veces es muy dificil poner en palabras escritas o habladas lo que uno realmente piensa y confieso lo que uno realmente siente pues muchas veces me ha pasado no se que decir, ni como decir o expresar lo que siento y... simplemente me quedo atrapada en el sentimiento con las palabras en vilo y el papel en blanco, aunque muchas veces ellas simplemente salen a desborde continuo y sin pensarlo... besos miles

Alfredo Cot dijo...

Leonor... déjate llevar, que al buen entendedor, con pocas palabras basta.

Besos

censurasigloXXI dijo...

Eso me dice mi "costillo"... que me sitúe en el espacio y el tiempo y que le introduzca en el contexto porque nunca sabe de qué o quién hablo ¿Y el típico "no me has dicho nada" y la respuesta "pero si te lo acabo de decir"???? Aj, del hígado me pone :)))

Besito y cafelito.

Zeida Bermúdez dijo...

Qué buen blog. Te sigo.