sábado, 21 de abril de 2012

EN BUENA COMPAÑÍA


Ni una, ni dos, ni tres, teníamos que estar las cuatro.


   Pocas veces tenemos la ocasión de coincidir las cuatro para comer juntas y pasar unas horas de cháchara y critiqueo. Hace unos días mis amigas habían organizado un almuerzo y me llamaron para ver si tenía ánimo y me sentía con fuerzas para salir con ellas. No dudé ni un segundo y acepté encantada.
   Pasamos una tarde llena de risas, repleta de confidencias y consejos cruzados. Nos quejamos de lo que no tenemos y de lo que tenemos también.
   Hablamos de nuestros sueños y nuestras pesadillas, de cómo habíamos imaginado nuestra vida y cómo se nos presenta.
  En unas horas de conversación nos ponemos al día de los últimos cotilleos,
comentamos los cambios y novedades del trabajo, nos consolamos pensando que a pesar de las injusticias y abusos  que puedan ir saliendo a nuestro encuentro, nosotras seguiremos con nuestro buen humor, disfrutando de las travesuras que, como adolescentes seguimos haciendo y deseando tener unas horas libres que nos reúnan para pasarlo de rechupete.
   Esta vez fue Esther nuestra anfitriona. Nos hizo un almuerzo exquisito que acompañamos con un buen rioja, culpable de que nos pusiéramos más contentas o más tristes, según el tema en el que nos enfrascáramos. El vino nos hace creer que decimos verdades absolutas. Llegados al postre nos conquistó con un refrescante sorbete de fresas y piña. 
   Repetiremos cuantas veces podamos y cada anfitriona recibirá al resto de amigas como verdaderas reinas, que es lo que somos, reinas de nuestra propia vida.
   
   



4 comentarios:

San dijo...

No hay nada comocompartir con nuestros amigos, en vuestras sonrisas se lee la maravillosa tarde que pasasteis. Felicidades.
Un brazo.

gustavo dijo...

joderse y joderse...auqnue nobebo, yo quiero un riojita de esos...y el sorbete también...si es menéster, al final bailo por fandangos...lo malo, leonor, es que me tendrás que llevar pa´casa, por que no aguanto el alcohol...y eso que me encanta...
el alcohol, leonor,no dice verdades absolutas. las desgracia. las únicas verdaades absolutas son las que salen de dentro estando en estado racional..creo yo...
me alegra verte contenta.
medio beso al que se suma otro medio.

Mari Carmen Polo dijo...

Así debe ser Leonor, vivir la vida rodeada de buenas amigas, disfrutando de los buenos momentos que se nos puedan presentar.

Me alegro mucho por ti. Me alegra que te sientas fuerte y con ganas de compartir.

Un abrazo, guapa.

Feng Shui en la casa dijo...

Tener seres queridos a nuestro lado es lo que nos llena de vida, de alegría de ganas de vivir.