lunes, 23 de abril de 2012

EL CAMINO





Un desconcierto inundó mi mente
y el futuro se volvió incierto.
Mis ojos se cerraron atemorizados 
y todo mi cuerpo quedó inmerso en la oscuridad.
Pasaron días de angustia y desconsuelo.
Y regresó la esperanza.
Una cálida luz iluminó el camino
y mi alma despertó del solitario letargo.
La primavera volvía a traer vida.
Y toda la naturaleza acompañó 
mis primeros y confusos pasos.




3 comentarios:

Mari Carmen Polo dijo...

Y llegará un verano aún más esplendoroso, claro que sí. Hay mucho camino por delante, y nos espera. No podemos fallarle. No puedes fallarle.

Un abrazo, guapa.

Televisores pantalla plana dijo...

La luz de la esperanza, la magia de querer luchar el sentido maravilloso que tiene el vivir.

Cirugia Plastica Cali dijo...

Esperanza que nos transmiten sonrisas la misma que nos llena de vida.