miércoles, 21 de diciembre de 2016

ESTE JUEVES: UN RELATO CON TRES ELEMENTOS





Esta semana nuestro anfitrión, Juan Carlos, desde su blog, ¿Y qué te cuento? nos propone escribir un relato libre, aunque nos lo complica teniendo que introducir en el mismo los tres elementos que nos indica: una actriz o actor en decadencia que no se adapta a su nueva situación y a los nuevos tiempos; un luchador o luchadora de sumo y por último una piscina en el atardecer. 


Era desolador mirarse cada mañana al espejo. Los años habían hecho mella en su piel, sus ojeras delataban las horas de insomnio que venía sufriendo. Los días pasaban y la llamada de su representante nunca llegaba. Ningún productor le ofrecía ni siquiera un papel de segundón que nunca hubiera aceptado por orgullo. A veces soñaba con vender su alma al diablo y ser un Dorian GreyA solas en su cuarto, recordaba los diálogos de alguna película reviviendo aquella época ubérrima que había pasado de forma fugaz. 

María nació hermosa, así lo dijo todo el que se asomó a su cuna. Creció y creció, a lo largo y a lo ancho, y al llegar a la pubertad empezaron sus miedos, sus complejos. Los espejos eran para ella el peor de los enemigos porque le mostraban lo que no quería ver, o más bien lo que no querían ver los demás y ella había interiorizado. Pasaba los días escondida de las miradas. Solo salía a un gimnasio cercano con la intención de perder peso y fue allí donde encontró un motivo para escapar de su infausto mundo. Oyó hablar de la formación de un grupo de chicas voluminosas que practicaban un deporte japonés llamado sumo y como un resorte saltó en su cabeza la idea de unirse a ellas. Así comenzó la nueva vida de María. 

Por casualidad, el actor y la muchacha decidieron hacer un crucero por las Islas Griegas, cosas del destino. 

El primer día de navegación casi no salieron de su camarote. Se les hacía difícil enfrentarse a las miradas en las que siempre leían un atisbo de desprecio. Pero una tarde que se regalaba con luces anaranjadas y mar calmoso, los dos optaron por dar un paseo por cubierta. Al llegar a la piscina ambos envidiaron la seguridad con la que mostraban sus cuerpos los bañistas y, por azar se sentaron en hamacas contiguas. Después de unos minutos entablaron conversación alabando el tiempo como suelen comenzar las charlas entre desconocidos, y al cabo de unas horas se habían confesado todos sus temores. 


Al bajar al muelle, después de los días compartidos, recuperada la confianza en sí mismos, se despidieron con la intención de no perder la amistad que había surgido entre ellos y quién sabe si algo más. 



13 comentarios:

Manolo Ruiz dijo...

Se hicieron amigos y se sintieron personas. Qué fácil lo cuentas y qué estimulsnte resulta, con lo complicado que parece superar cualquier complejo, en el difícil mundo que vivimos.

Neogéminis Mónica Frau dijo...

Bien por ellos que pese a las inseguridades, se animaron a abrirse al otro, quien resultó ser un semejante en lugar de un extraño.
Un abrazo

Ester dijo...

Que malos son los complejos y que culpables somos todos. Un abrazo

vivian dijo...

Querida Leonor: vengo de lo de Mónica y la historia enfoca también hacia el romance, aunque en el caso tuyo pones el acento más en la amistad. Me ha parecido un desarrollo y un desenlace, muy interesante, teniendo en cuenta, que la propuesta siento interesante no deja de ser difícil. El ingenio y el buen decir, una vez más se han puesto de manifiesto en tu texto.

Besos, felicidad, paz y amor y buen jueves!!!!

Roxana B Rodriguez dijo...

¡Hola! Muy lindo, el encontrarse con la persona correcta era lo que les hacía falta para recuperar la confianza y seguir adelante, me encantó <3

¡un abrazo!

Juan L. Trujillo dijo...

Nada mejor que mirarse en un espejo y comprenderse, para que desaparezcan los complejos y ser felices, sobre todo si la mar hace de "celestina".
Bella historia.

Charo dijo...

Me has dejado con la miel en los labios porque pensaba que el romance iba a surgir entre ellos, aunque en realidad lo dejas abierto así que yo creo que sí, que al final se van a enamorar y van a ser felices...
Un beso

Juan Carlos Celorio dijo...

Me ha gustado mucho como has colocado los personajes, muy bueno el de la chica, para unirles y que ambos se comprendan.
Muchas gracias, amiga. Un beso.

El Demiurgo de Hurlingham dijo...

Y el encuentro entre ambos los hizo sentirse bien con lo que sno
Bien contado

Yessy kan dijo...


Muy bien por ellos, recuperar el autoestima no es fácil, pero no difícil. Tu relato es muy creativo, la unión de estos dos personajes les cayó de maravilla.
Besin

Montserrat Sala dijo...

Muy creible y bonita tu história en la que triunfa el amor y el sentido comun.
Aprovecho para desearte, unos dias en que la felicidad colme todas ansias de salud, amor y prosperdad. Muchos besos,

Carmen Andújar dijo...

Una preciosa historia. Me gustó la manera con la que has unido ambas historias.
Un abrazo

Diva de noche dijo...

Has contado esta historia con total fluidez que por poco me he sentido yo tambien cerca de esas dos personas disfrutando del aire del mar....es que yo siempre he pensado que cada persona tiene su par en algún lugar..lo malo es que a veces se encierran de tal forma que no dejan que esta pareja llegue...pero lo que va a suceder sucederá y espero que en esa dimensión donde continúan las historias que uno empieza, los dos logren tener algo mas y sentirse felices...igual de feliz que deseo lo pases junto a tus familiares y que reciban con mucha ilusión este próximo año 2017...besoss..