jueves, 8 de diciembre de 2016

ESTE JUEVES: PERDIDA







En un lugar escondido, a cubierto entre muros de viviendas que han crecido con desmesura, rodeada de almenas y azoteas, de terrazas y balcones, vigilante vigilada por metálicas antenas, sobrevive a duras penas la torre, la solitaria torre.  Oculta a la mirada de los viandantes, se mantiene callada sobre una casa del callejón Quevedo. Muchos ni siquiera saben de su existencia, nadie se para a mirar lo poquito que de ella puede verse desde la esquina de la calle Rosario. Una belleza perdida en un maremágnum de líneas rectas trazadas ajenas a su primera misión. Y ella entristecida se deja acariciar por los rayos de sol de la mañana que sortean los edificios colindantes, ella sufre los ataques de las lluvias que han ido descascarillando su rostro que aparece envejecido. Su corazón maltrecho se asoma por las ojivas en una plegaria silenciosa. Nadie cruza su puerta. Nadie contempla la torre perdida. Nadie la admira.





Gracias Charo.






14 comentarios:

Manolo Ruiz dijo...

Qué manera tan bonita de resaltar cosas ignoradas de nuestro pueblo.
Confieso que nunca me había fijado en esa torreta; pero ahí está Leonor, historiadora y magistral poetisa, para hacernos vivir cosas de esta Isla, que ella conoce y sabe cantar como nadie.

Tracy dijo...

Un pueblo muy bonito por
el que me gustaría perderme.

María Perlada dijo...

Contigo y tus palabras hemos contemplado la torre perdida, y otras muchas más cosas, Leonor.

Un placer ver las imágenes y leerte.

Un beso.

Ester dijo...

Nos la has ido acercando despacio para que nos acostumbremos a verla, ella tan galana antaño y tan escondida ahora. Un abrazo

Roxana B Rodriguez dijo...

¡Hola! ¡Qué bonita manera de expresarlo! Me has hecho sentir mal por el edificio.

¡Un abrazo!

Juan L. Trujillo dijo...

Esa torre no se puede quejar: rodeada de blanco, con olor a brisa marinera y homenajeada por tí.
Ya quisieran muchas, tanta belleza a su alrededor.
Un beso.

Neogéminis Mónica Frau dijo...

Quizás por mi profesión me ha llegado tu texto en forma muy especial, emotiva y profunda. Un abrazo

Charo dijo...

No solo nos has hecho un relato precioso sobre una torre perdida, sino que la has acompañado de unas fotos preciosas que corroboran lo expresado con palabras. Una bonita y original manera de seguir la consigna que a mí no se me hubiera ocurrido.
Muchas gracias por participar!
Un beso

Yessy kan dijo...

Que belleza de relato. Ya no es una torre perdida, contigo la hemos encontrado para admirarla y saber que existe su historial. Bellas imagenes.
Beso

MOLÍ DEL CANYER dijo...

No las ido acercando poquito a poco, hasta que nos ha llegado al corazón, hasta enamorarnos de ella. Una delicia de escrito para un tesoro escondido. Besos.

Max Estrella dijo...

Un vestigio de otro tiempo oculto o casi perdido entre los muros de nuestra modernidad...
Luego en un rato tendrás que poner más datos porque llama la curiosidad esa torre por ahí asomada...
Besos y abrazos

Alma Baires dijo...

Que original relatar sobre una construcción perdida... muy bueno.

Un beso.

Pepe dijo...

Me ha llegado al alma esa manera de resaltar la belleza de una torre perdida entre edificios y modernidad. Testigos mudos de un pasado, que merecen nuestra atención y nuestros esfuerzos por mantenerlos como herencia recibida que son.
Un fuerte abrazo.

Ame dijo...

Tristemente nos desviamos y perdemos la esencia
Un beso