miércoles, 14 de septiembre de 2016

ESTE JUEVES: RECUERDOS DE SEPTIEMBRE





Era un ritual que cada mañana al levantarse mirara el calendario que tenía en su mesa de trabajo, era una especie de agenda donde anotaba cosas que no debía olvidar.  Aquel día arrancó la hoja del mes de agosto y a su mente acudieron recuerdos de años pasados, cuando el mes de septiembre estaba íntimamente ligado a ella, no había nada anotado pero era algo que jamás olvidaba. 
Salió de su cuarto y se dirigió a la terraza que daba al jardín. Sentado a la sombra de las parras empezó a rememorar aquellos años que hoy se le iban muy lejos. Lejos en el tiempo pero cercanos en los recuerdos que afloraban como si fueran de ayer mismo, incluso podía emocionarse como si estuviera ocurriendo en ese preciso instante. Septiembre, olor a mar y vientos del sur.  Los olores de su tierra, y ella, ella y el aroma de su piel incomparable con ningún otro. Ella y su cuerpo sudoroso sobre sábanas revueltas de una habitación con número. Los besos guardados durante cientos de días, los abrazos prometidos, las miradas añoradas, las caricias que dejaban una memoria imborrable en sus manos. Ella y el miedo a otra despedida y la larga espera de otro septiembre. Cuántos momentos de felicidad y cuántos días de tormento. Ella, ella, ella...como una invocación. 
Una bandeja con las tazas del desayuno le sacó de su ensimismamiento. Levantó la mirada y allí estaba ella. "Un beso si me dices en qué estabas pensando". En nada, ¿sabes que hoy comienza septiembre?. Ella sonrió y le dio un dulce, largo y apasionado beso.








13 comentarios:

Tracy dijo...

Bonita historia con final feliz.

Ester dijo...

Que bonito, recuerdos especiales con significado. Un abrazo

Encarni dijo...

Que bonito, no? Así, sí da gusto que empiece septiembre, con ese sabor dulce de los besos y otras frutas... así, merece la espera y el tiempo que suma.


Un beso

Montserrat Sala dijo...

Hola Leonor: Un amor puede presentarse en el més de septiembre igual que en febrero, o en abril. Pero tú con esta escusa has hecho un texto precioso. Has pintado una escena romántica muy bonita. Una delicia leerte. Muchos beso.

Carmen Rubio dijo...

Bonito recuerdo muy bien expresado en tu escrito, Leonor. Por suerte septiembre se mantenía en el presente de tu protagonista. Gracias por exponer la novela, me he llevado una grata sorpresa al entrar en tu blog. Un abrazo.

María Perlada dijo...

Mmm pero qué romántico me ha parecido tu Septiembre, con ese dulce beso, dan ganas de que todos los meses sean Septiembre.

Un beso.

Neogéminis Mónica Frau dijo...

Qué bueno cuando los recuerdos felices son interrumpidos apenas por la felicidad del presente!
Un abrazo

Charo dijo...

Una historia muy bonita, muy bien contada y encima con final feliz...Qué más se puede pedir? Me ha gustado mucho. Me ha recordado a la película "Septiembre dulce", aunque me parece que esa no acaba bien precisamente...
Un beso

rosa_desastre dijo...

Para ellos septiembre era el renacer, aunque a su alrededor se fueran muriendo las hojas. El amor sin calendarios...que lindo.
Un abrazo, amiga

Juan L. Trujillo dijo...

Inteligente y enamorada ella, que supo aguantar el tremendo dolor de las despedidas, sabedora de que llegaría un septiembre definitivo.
Muy buena narración.
Besos.

Mamaceci dijo...

Hermoso!, hermoso relato Leonor. Ya creia yo que no terminaba bien hasta que llego el final, y me dio una sonrisa en la boca del estomago leer sobre la dicha pequeña y grande de tu septiembre.
Abrazo

Carmen Andújar dijo...

Un bonito final. Un mes que deja atrás las vacaciones, la. relajación y los amores de verano.
Un abrazo

Pepe dijo...

Un dulce y apasionado beso que sin duda fué el preludio de otros muchos. Preciosa historia Leonor.
Un fuerte abrazo.