martes, 27 de septiembre de 2016

CONTANDO LAS SEMANAS





Semana 39 inspirados en el título de una canción "Algo".


Decía mi abuela que "olla que mucho hierve pronto se le acaba el caldo", cuánta sabiduría popular hay en cientos de dichos y refranes que cada vez utilizamos menos. Hoy se consideran antiguos y muchos de ellos se critican por encerrar cierto machismo pero tenemos que considerar que eran otros tiempos. Ya nadie se atrevería a decir "la mujer en casa y con la pata quebrada" o, "a la mujer en casa nada le pasa". Podría enumerar un montón más pero no es de refranes de lo que quiero hablar sino de esas relaciones que comienzan con tal intensidad que no pueden perdurar porque es imposible mantener ese estado de por vida y lo que era un torbellino se va ralentizando y se interpreta como una falta de interés. No quiere más quien más lo dice, eso está más que demostrado, quien necesita de muchas palabras para convencer es que algo no está haciendo bien. Algo falla en una relación que se balancea entre las palabras de amor y los continuos reproches. Algo no cuadra cuando se utiliza, se exige, se coarta, se insulta, porque no hay amor en la falta de respeto por muy herido que alguien se sienta, especialmente cuando más que realidades hay suposiciones. Algo hay que cambiar en una sociedad donde se llama puta a una mujer por defender su libertad, por tener derecho a decidir que hacer con su vida, con su tiempo, con su cuerpo que no es propiedad de nadie solo de ella misma. 
Algo hay que ir cambiando y debemos empezar por amarnos a nosotras mismas y no permitir que nadie decida por nosotras. Ese es el verdadero amor, el que respeta la individualidad, el que se da sin esperar nada a cambio.




Algo más en el blog de Karina.




11 comentarios:

Manolo Ruiz dijo...

Párrafos llenos de verdades, reflejando el derecho de la mujer a manejar libremente su vida y el respeto que para ello debe recibir del conjunto de la sociedad.
Pero en el campo del amor, hay situaciones en las que las circunstancias pueden obligar a alguno de los miembros de la pareja a no consolidar las relaciones, aunque el amor perdure.

Ester dijo...

Algo hay que cambiar, cada cinco minutos algo para modificar tantas injusticias. Buen aporte y con el que todos estaremos de acuerdo. Abrazos

Isa Iss dijo...

Algo y mucho hay que cambiar. Bonito aporte Leonor.
Un beso
Isa

Sindel Avefénix dijo...

Estoy completamente de acuerdo con todas las palabras que forman parte de este interesante texto. Para leerlo y reflexionar sobre todo lo que dice. Muy acertado, en algunas partes, para aplicar a mi vida personal. Gracias. Un beso.

Montserrat Sala dijo...

Muy buena tu reivindicación amiga. Pero no pienso que con cambiar algo se arregle el conflicto. Pienso que se necesitará muy mucho, una gran dosis de concienciación, y de palabras convincentes. Aún así, va a costarnos sangre, sudor y lágrimas. el mal es demasiado viejo. Un abrazo enorme Leonor.

Juan L. Trujillo dijo...

Algo va mal, cuanda la mitad del genero humano, no puede entender que la otra mitad tiene los mismos derechos y la misma libertades y es merecedora de las mismas ventajas.
Algo va mal.
Un beso.

Yessy kan dijo...

Muy reflexivo tu texto, Leonor. De acuerdo también contigo, algo, ya sea grande o pequeño se debe hacer cambios.
Beso

Neogéminis Mónica Frau dijo...

Grandes verdades que nos ponen en la obligación de replantearnos lo que a veces damos por sentado. Un abrazo

MOLÍ DEL CANYER dijo...

Has hecho una gran reflexión, pienso que para que ese algo cambie tenemos que empezar por nosotras mismas,tener claro que no existe el principe azul y aprender a salvarnos solas. Besos.

Alma Baires dijo...

Algo con lo que nadie puede estar en desacuerdo!

Un beso.

Tracy dijo...

Me ha encantado el refrán de la olla, no lo había oído nunca. Me lo apunto. Gracias a ti y tu abuela.