miércoles, 25 de febrero de 2015

ESTE JUEVES: RELATO INSPIRADO EN UNA CANCIÓN




María se casó ilusionada como se casan todas las muchachas enamoradas, soñaba con ser amada y mimada como ella deseaba amar y cuidar a su esposo pero no siempre se cumplen los sueños. María se convirtió en una esclava al servicio de aquel hombre violento. Lo que imaginó como un cuento de hadas resultó ser una obra dramática, desaparecieron los besos y en su lugar los golpes fueron marcando sus labios. En sus mejillas antes rosadas había siempre maquillaje para disimular los morados y se fue encerrando entre aquellas paredes para huir de comentarios y preguntas. No entendía el motivo de su castigo, ella solo deseaba ser una buena esposa, ser respetada y quizá un poco amada.  Cuidaba con cariño a sus hijos y se esmeraba en tener la casa reluciente para que nada fuera a ser causa de enfado para su señor. Pero todos sus desvelos no servían para nada, los golpes y gritos llegaban sin aviso previo y sin motivo alguno.
Y María se hartó de ser esclava, se hartó de los gritos y de los golpes y con todo el dolor de su corazón abandonó lo que creyó que sería su palacio para toda la vida, salió a las calles con el alma hecha jirones pero con unas fuertes alas con las que elevar su espíritu hasta lo más alto y empezar una vida nueva, una vida sin insultos, sin dominios. María aprendió a volar y ha perdido el miedo. María no es propiedad de nadie, ahora ella es su propia dueña.






Nos encontramos en el blog de Juan Carlos.


17 comentarios:

casss dijo...

Tremendo tema, por el que transcurre tu relato, como tremendo es el tema musical elegido como sonido conceptual.
Vamos a escuchar muy buena música este jueves. Los relatos, serán como siempre, tan buenos como el tuyo.

besos Leonor.

Sindel dijo...

Un tema muy duro, una vida más dura aún, de la que muchas mujeres no se animan a remontar vuelo. Me alegra que tu relato tenga un buen final, y por fin pueda esa mujer vivir.
La canción me ha erizado la piel, no la conocía, y me impactó.
Un beso enorme.

Tracy dijo...

Mira que he oído veces esa canción... pero no dejo de emocionarme por mucho que la escuche.
¡Hay tantas Marías por el mundo...! Ojalá toas, como la de tu relato acaben siendo dueñas de su vida.

Ester dijo...

Un final feliz que no siempre se consigue y la canción elegida siempre me estremece cuando la escucho. Un abrazo

Montserrat Sala dijo...

Que canión mas bella. No la conocia. y muy buen relato de violencia machista. Me ha gustado mucho. Gracias por compartir.

José Vte. dijo...

Leonor, una maravilla tu relato, que entronca perfectamente con el mensaje que trasmite la preciosa y dura canción de Pasión Vega.
Emocionantes ambos, canción y relato.

Un abrazo

Carmen Andújar dijo...

Me encanta esta canción, tiene algo especial, y da alas a todas aquellas mujeres que viven con el miedo en el cuerpo.
Un abrazo

El Demiurgo de Hurlingham dijo...

Es que los cuentos de hadas pueden ser siniestros y la mismas hadas, poco recomendables.

Charo dijo...

Tu relato refleja una triste realidad para muchas mujeres, por desgracia. Afortunadamente, en tu historia Maria toma la decisión acertada. La canción es preciosa, ya la conocía y me encanta!
Un beso

Neogéminis Mónica Frau dijo...

Bien por María!... celebro su fuerza y decisión para sacudirse la esclavitud de una tiranía!
=)

Maty dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.
Juan Carlos dijo...

El relato es genial y la canción también y, por centrarme, me ha interesado mucho ese aspecto que se destaca que es esa educación con la que se quería limitar el papel de las mujeres, algo aberrante; porque la mejor relación entre personas es la que se desarrolla en un plano de igualdad.
Besos.

G a b y* dijo...

Cuánto de cruda realidad hay en la historia de María! Ojalá, todas las "Marías" (mujeres que lleven el nombre que lleven, compartan igual vivencia), logren desplegar sus alas y despegar de seres tan miserables, que solo vendieron una estampa falsa y entregaron lo peor de sí mismos.
Muy bien contado y acompañado por un tema que impacta.
Besos!
Gaby*

Pepe dijo...

Me has tocado la fibra más íntima Leonor. Me apasiona Pasión Vega y me subleva el maltrato físico o psicológico hacia la mujer. Demasiadas Marías en el mundo y muchas de ellas no tienen el arrojo y la determinación de María.
Un abrazo.

San dijo...

Este tema cuando lo escuché por primera vez, me impacto, por la temática y por como lo interpreta Pasión Vega. Siendo tan duro yo lo tomo como un canto a la libertad, María consigue superar ese calvario de golpes y desamor y escapa, recupera su vida, su libertad. Un ejemplo para aquellos que sufren situaciones iguales. Escapar antes de que los maltratadores puedan anularlos por completo. Muy bien casado tu texto Leonor con tu canción elegida
Besos

Fabián Madrid dijo...

Me gusta que Maria sea su propia dueña.
Un beso.

Alfredo dijo...

Sueños de princesa truncados por la estupidez humana. Tampoco pedía tanto, sólo reciprocidad.
Duro y real, desgraciadamente el mundo está lleno de Marías.
¡Ánimo María! la puerta está al alcance de la mano y del corazón.
Besos