lunes, 22 de septiembre de 2014

PALABRA 39 DE 52: CONTANDO LAS SEMANAS





Inspirados en la palabra FLOR


Con pétalos laxos y corola marchita
así dormitaba la flor de otoño
cuando un rayo de sol en la alborada
despertó su alma adormecida
y de su seno brotó la esencia primera
se desplegaron sus hojas 
se abrieron sus entrañas 
y de su alma árida
brotaron dulces néctares
recobró el color y la tersura
renovó con fuerzas 
y se abrió a la vida.








16 comentarios:

Juan L. Trujillo dijo...

Solo el amor, la ilusión y la poesía, hacen posible que una flor renazca en otoño.
Por ello son posibles los milagros.
Un abrazo.

casss dijo...

Como nosotros...¡cuán necesario es ese rayo de sol...!

besos Leonor

Maty dijo...

Cuando en el jardín,en las primeras horas de la mañana"la flor de otoño",sedada,aletargada,recibe en su boca el beso de un "rayo de sol"....,despierta.produciéndose en su alma la explosión de la vida.....

Maty dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.
Montserrat Sala dijo...

Precioso verso,querida amiga . No tengo palabras para glosarlo como merece.
Un beso muy dulce.

Sindel dijo...

Una preciosura Leonor! Una flor que renace a la vida! Me encantó!
Un beso enorme.

LAO Paunero dijo...

¡nació tu flor con lindas palabras como pétalos!!

Neogéminis Mónica Frau dijo...

La naturaleza tiene sus ciclos y tanto en primavera como en otoño renacen las promesas de nuevos frutos.
=)

censurasigloXXI dijo...

Yo tengo tres soles y por ellos, aunque el sol no brille, florezco cada mañana.

Beso, Leonor.

Carmen Andújar dijo...

Muy bonito como explicas el renacimiento de una flor.
Un abrazo

Ilesin dijo...

Solo cuando la luz y la calidez del sol toca esa fina capa es cuando se renace a la vida.
Besos

G a b y* dijo...

Todo un renacer. Tu poema, muy bello por cierto, se borda con hilos de esperanza.
Besos!
Gaby*

Tracy dijo...

Tu poema es un canto a la vida y a ese sol que nos la posibilita.

SUEÑOS DE SINCERIDAD dijo...

Se puede decir de las flores, de la vida, de nosotros mismos.... Todos necesitamos ese brillo que nos haga levantarnos con ánimos y con ganas de vivir un día
Un beso

Yessy kan dijo...

El amor, magico, es un genio. El unico que puede revivir una flor! Me encanto tu poema.
Besos

Pepe dijo...

Leonor, tu precioso poema me ha traido a la memoria los versos de Becquer con respecto al arpa dormida:
¡Cuánta nota dormía en sus cuerdas

como el pájaro duerme en las ramas,

esperando la mano de nieve

que sepa arrancarlas!”.

A veces basta un rayo de sol, una palabra, un pequeño estímulo, un gesto amante para que la belleza dormida renazca en todo su esplendor.
Un fuerte abrazo.