miércoles, 10 de septiembre de 2014

ESTE JUEVES: NO TE VAYAS A QUEDAR DE PIEDRA NI DE PIÑA...




Fotografía de Dorotea Fulde

Nuestra amiga Dorotea nos ha enviado a cada uno una foto suya en la que debemos inspirarnos escribiendo un dialogo o monólogo, en ningún caso debemos hacer un relato, así nos lo ha pedido y así he respondido.

-No entiendo como aún puedes sonreír después de lo que nos ha pasado. La culpa es tuya por haberme contado esas noticias que yo me niego a escuchar en casa, la televisión para mí es una ventana por la que solo vemos lo malo del mundo.

-¡Qué iba yo a saber!, no podía imaginar que te afectaría tanto.

-Parece que no me conoces, llevo toda la vida a tu lado, bueno desde que naciste, y en casa siempre has visto que queremos vivir al margen de todas esas personas que no saben valorar la vida, que no cuidan el entorno, que son unos maltratadores de la naturaleza.

-Yo solo quería comentártelo porque en el colegio nos lo explicaron ayer. ¿Es un horror verdad?, no entiendo cómo se puede permitir. 

-Calla, ya vale, o quieres que nos quedemos así toda la vida y no lleguemos a buena hora al colegio.

-Ya lo sé, mami, es duro ser piedra y además estoy sudando arenisca por el peso de la mochila y porque nos hemos quedado justo aquí,  en medio de la plaza al sol.

-No te preocupes chiquita, pronto pasará el efecto, hablemos de cosas menos horrendas, recordemos el verano en la playa y sentiremos el olor del mar y el frescor de las olas salpicándonos.

-Mami, ¿tú te has quedado de piedra más veces?, yo es la primera vez al verte a ti.

-Muchas veces, incluso he estado así durante horas porque hay noticias que son incomprensibles, el ser humano lleva miles de años intentando destruirlo todo.

-Mami, ¿tú crees que los bancos de piedra de la plaza son personas que están así de escuchar las historias que cuentan los que se sientan a descansar en ellos?

-Un día vamos a probar y nos sentaremos en uno de ellos para contarnos historias felices, lo mismo sale de ese estado y nos veremos en un aprieto para explicarle qué hacemos sentadas encima.



Este jueves nos encontramos dialogando en el blog Lazos y Raíces, de Dorotea.




13 comentarios:

Dorotea dijo...

¡Qué arte, Leonor, sacar de la piedra tristona y de la sonrisa ladeada de la otra un diálogo tan consolador! Me ha encantado y sorprendido por partes iguales. Gracias por participar. Oye, lo de los bancos de piedra lo probaré cualquier día. Ya te contaré...
Un abrazo

Maty dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.
Yessy kan dijo...

Cuanta ternura en tu dialogo, Leonor! Las rocas de Madre e hija en una escena increíblemente bien lograda. =)
Un placer leerte.
Saludos

Tracy dijo...

Original historia y lo de los bancos me llamó la atención.

Neogéminis Mónica Frau dijo...

jaja excelente!...muy ingeniosa la historia que propones y metafórica: así nos quedamos, de piedra, con todo el bombardeo permanente de malas noticias, terribles e impactantes que nos llegan a diario, sorprendiéndonos al punto de transformarnos el corazón. El detalle extra, jocoso y original, me ha parecido plantear que la pequeña lleva una mochila! jajaja correspondiendo claramente con las características de las piedritas de la imagen!
Un abrazo!

Sindel dijo...

Aplausos para este diálogo Leonor.
Es magnífico, hacer de esa imagen una historia tan emotiva y actual es genial.
Te felicito! Un beso.

Juan Carlos dijo...

¡Qué bueno! Me ha impactado el final. Creo que nunca volveré a sentarme en un banco de piedra. Por respeto y por si acaso.
Muy buena idea y muy bien desarrollada. Besos.

G a b y* dijo...

Quedarse de piedra... una expresión que habitualmente utilizamos, y que en tu relato toma una forma propia. El diálogo entre la niña y su madre es dulce, a pesar del miedo y la curiosidad, el no saber cómo terminará el pétreo asunto... Muy bien cumplida la consigna sugerida por la imagen.
Besos Leonor!
Gaby*

Carmen Andújar dijo...

Bueno, la verdad es que muchas veces nos quedamos de piedra cuando sentimos algunas noticias; sólo nos falta que nos convirtamos de verdad.
Buen diálogo
Un abrazo

casss dijo...

Llenaste de emotividad hasta los bancos de piedras... Mucha habilidad, creatividad y arte!

besos

censurasigloXXI dijo...

Ahí estaban las dos al sol, dialogando y pacientes. Qué bonita esa mamá piedroprotectora!

Un abrazo, Leonor, y gracias por esta ternura posible a pesar del horror del mundo en el que vivimos, o el que nos hacen ver.

San dijo...

Jejeje,así se queda uno más de cuatro veces, de PIEDRA.
Un abrazo.

Loquita Diplomada dijo...

La gente está tan loca, el mundo está tan loco, que sin duda es inevitable no quedar de piedra ante realidades que impactan.
Muy original el enfoque que le diste a la historia.
Un beso!