lunes, 7 de julio de 2014

PALABRA 28 DE 52: CONTANDO LAS SEMANAS





NOCHE


Estoy envuelta en una dolorosa oscuridad
quisiera dar vuelta al tiempo
borrar las palabras equivocadas 
expresar con claridad mi sentimiento
me duele tu dolor 
me desgarra el desconsuelo
me espanta no esperar
de tus labios esos besos
me envuelve la noche más oscura
me está matando este yerro








9 comentarios:

Sindel dijo...

Ay Leonor, que poema tan triste. A veces los errores se pagan caros, pero no hay que olvidar que de ellos también se aprende.
Doliente y penetrante cada uno de tus versos.
Un beso enorme.

Oriana Lady Strange dijo...

Tan profundo como el dolor que sentimos cuando la vida nos pasa factura.
Cariños…

Perdón, pero la web sigue loca y no me salen las actualizaciones vuestras, incluso mis publicaciones aparecen como 2hs. después. Estoy tratando de ponerme al día…

Yessy kan dijo...

Cuanta pesadumbre en los versos de tu noche. Dolor al filo de lo inevitable. Hermoso!
Saludos

Maty dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.
Carmen Andújar dijo...

Esa noche donde también llegan los malos augurios y los miedos, y por supuesto el dolor, físico o psicológico.
Un abrazo

Ilesin dijo...

A veces la noche nos trae miles de sentimientos y recuerdos de todas las cosas vividas y que ya no volverán.
Besos

Neogéminis Mónica Frau dijo...

La peor noche es la que nos oscurece por dentro.
Un abrazo

Tracy dijo...

Qué largas se hacen las noches de sufrimiento y cavilación...

Pepe dijo...

El refranero, que es muy sabio, ya lo advierte: El hombre es esclavo de sus palabras y dueño de sus silencios. A veces erramos y decimos algo de lo que nos arrepentimos nada más pronunciarlo. A veces, ese desacierto duele y duele mucho, al que lo emite y al que lo recibe. Sólo queda rectificar y enmendar lo hecho.
Un fuerte abrazo.