miércoles, 23 de julio de 2014

ESTE JUEVES: LA MÁQUINA DEL TIEMPO






El capitán sentía mirando las nubes que sería fácil convencer a la tripulación. Se sentía sabio y especial, gentil y experimentado. Había comprado un gran mapa que representaba solamente el mar, a una persona vestida con extraños ropajes que se cubría con una capa de color indefinido y vieja. Venía del futuro, le dijo, pero no olía a alcohol ni parecía loco.
En aquel mapa no había vestigios de tierra firme sino una serie de símbolos poco convencionales… extendido sobre la mesa de su camarote intentó encontrar sentido a aquellos garabatos que nada significaban para él que llevaba toda la vida navegando con detalladas cartas marinas. 

En el extraño mapa no aparecían costas ni faros indicativos, solo esas marcas desconocidas. Estuvo día y noche tratando de interpretarlas, midió, observó el cielo, marcó coordenadas y puso rumbo a uno de aquellos puntos. La tripulación solo sabía que iban en busca de un lugar por descubrir y eso les levantó el ánimo pensando en pingües beneficios.  La oscuridad de la noche fue envolviendo el buque y en cubierta solo quedaron los tripulantes de la guardia y el capitán que desde el puente de mando y  sextante en mano no dejaba de observar las estrellas. Calculaba de debían estar cerca de aquel lugar señalizado por uno de los símbolos. 


Abrió los ojos y se encontró tumbado en una especie de ataúd transparente, alrededor varios seres extrañamente vestidos le observaban, a su mente volvió la imagen del hombre que le había vendido el mapa y recordó aquellos ropajes que cubría con la raída capa.  No sintió miedo, solo extrañeza y curiosidad. Fue conducido a una gran sala donde se encontraban reunidos, según pudo deducir, los jefes de aquella gente.
Hablaban un idioma que le era desconocido pero que podía entender y estuvo visionando varias películas que le fueron proyectadas. En ellas vio la tierra que conocía, ese globo terráqueo con sus continentes, sus islas, sus océanos, mares, ríos y lagos, y conforme pasaban los fotogramas vio cómo toda la tierra fue cubriéndose, cómo los ríos se desbordaban, los glaciales se derretían, los mares y océanos se tragaban las costas hasta cubrir totalmente el planeta. Al final una gran bola cubierta de agua mostraba en que había quedado convertida la Tierra y en aquellas aguas se veían marcados los símbolos que él no había logrado descifrar, eran túneles que comunicaban con las nuevas ciudades, aquellas que ocupaban estos seres que se habían podido adaptar al medio. 

Sintió un estruendo y vio a sus tripulantes correr por la cubierta del buque alarmados, el sextante estaba apoyado sobre la bitácora.  Una serie de carpetas que no había visto nunca estaban apoyadas sobre el mapa desplegado en la mesa del puente,  sabía lo que debía hacer con ellas. El día 1 de diciembre de 2014 iría a Lima, Perú, tendría diez días para convencer al mundo. 


Este relato lo he escrito a medias con VERÓNICA del blog Censura Siglo XXI, a propuestas de ella que ya ha tenido esta experiencia con otros amigos jueveros. Ha sido divertido y un placer mezclar nuestros estilos. 



11 comentarios:

Oriana Lady Strange dijo...

Un relato que atrapa desde el principio, muy bueno.
Felicitaciones a ambas!!!
Cariños…

Yessy kan dijo...

Es un impresionante relato, además de convincente. Solo imaginar esas escenas dan pavor!
Ambos estilos están muy bien entrelazados, parece ser de una sola persona.
Felicitaciones por la genialidad a ambas.
Saludos

El Demiurgo de Hurlingham dijo...

Una visión de un futuro oscuro y la posibilidad de cambiarlo.
Gran historia.

José Vte. dijo...

Un excelente relato de buena ciencia ficción que quien sabe si podría tener visos de realidad. El futuro casi siempre parece destinado al pesimismo.
Muy buena historia contada a cuatro manos. Mi enhorabuena a ambas.

Un abrazo

Neogéminis Mónica Frau dijo...

Han hecho un excelente trabajo entre ambas!...imaginación y creatividad con acento futurista.
=)

Carmen Andújar dijo...

Esperemos que no pase; aunque está claro que los humanos hacemos poco por evitarlo.
Muy buen relato
Un abrazo

LAO Paunero dijo...

¡muy bien llevado relato!!

Maria Jose Moreno dijo...

Os salió un buen relato a cuatro manos, impactante y futurista en el que la tierra no acaba muy bien. Gracias por participar. Un besote

Maria Liberona dijo...

muy buen relato y me parece genial la idea de compartir y complementarse en los escritos

censurasigloXXI dijo...

Qué lujo de relato has dejado. Me encantó porque no hay prácticamente diferencia de estilo, está genial, Leonor. Cuando quieras hacemos otro. Es divertido.

Un beso y muchas gracias por aceptar la idea.

San dijo...

Un extraño viaje a un futuro incierto,¿o puertas que comunican y no somos capaces de ver?
Muy buenas estas cuatro manos.
Besos.