lunes, 7 de abril de 2014

PALABRA 15 DE 52:CONTANDO LAS SEMANAS






ENIGMA

Apenas nos hablas
los años están agotando tus fuerzas
tus suaves manos no atinan con las caricias
tus piernas sufren para trasladar tu débil cuerpo
te pierdes en tu mundo imaginario
es un enigma saber lo que ocurre en tu pensamiento
pero tus ojos mantienen una dulce mirada
esa que nos habla desde dentro 
que nos cuenta si estás alegre o te invade la tristeza
la mirada de mi madre  
 la primera que  mis ojos vieron.








16 comentarios:

Ester dijo...

Eres una buena escritora y rápida. Has puesto el enigma en su lugar correcto, le has dado sentido. Un abrazo

Sindel dijo...

Que triste Leonor, me llenó de emoción lo que escribiste. Es increíble lo que haces con las palabras que doy, siempre logras que brillen y tengan un sentido grandioso.
Besitos :)

Mari Carmen Polo dijo...

Qué penita me da cuando leo cosas como esta Leonor. Nuestras madres, y padres, tan llenos de vigor hace nada, hace nada, y ahora... No lo quiero ni pensar.

Preciosas tus letras, como siempre.

Un abrazo.

Cecy dijo...

Es un gran enigma, esa primera mirada que te sostuvo por años a ti, que después se revierta, así es la vida y sus complejidades.
Es un excelente poema Leonor.

Un abrazo :)

Juan Carlos dijo...

No me ha tocado convivir mucho con esa enfermedad, pero las pocas veces he sentido lo que expresas. Y muy bien y trasmitiendo mucho sentimiento.
Besos.

Carmen Andújar dijo...

Desde luego te comprendo, nunca sabemos lo que tienen dentro de la cabeza, porque está en lo más profundo de su mente; pero el cariño siempre les quedará.
Un beso

María dijo...

Perderse en el mundo del pensamiento, donde nadie puede traspasar las fronteras.

Un beso.

Neogéminis Mónica Frau dijo...

Qué triste cuando eso pasa, cuando el hilo de conexión entre quienes más se quieren y conocen llega a enturbiarse por nieblas de enfermedad o vejez- Por suerte, el hilo del amor nunca se enturbia.
=)

Tracy dijo...

ese enigma es el más cruel de los enigmas.

Fanny Sinrima dijo...

Leonor, muy emotivo poema.Ese silencio de las personas muy mayores, siempre me han estremecido,precisamente por eso, porque encierran enigmas que nadie más que ellas conocen.

Un abrazo.

G a b y* dijo...

Qué emotivo Leonor... y esa sensación de búsqueda, en un gesto, en un pestañeo. Es duro cuando llega ese momento de la vida en que los ojos de quien tanto nos amó y amamos, se convierten en un hilo de interrogantes.
Un enigma, el tuyo, que despierta amor y tristeza a la vez.
Besos!
Gaby*

censurasigloXXI dijo...

Me trae tristes recuerdos por su pérdida, hace demasiado poco.

Un abrazo, compi.

Ilesin dijo...

A veces las razones son tan enigmaticas que por muchos que busques una explicacion esta tan escondida que suele perderse en el tiempo.
Besos

Pepe dijo...

Es ley de vida, Leonor. Nacemos, crecemos, desfallecemos y morimos. No hace mucho mi madre dejó de mirarnos para siempre, sé de ese proceso de decadencia. Pero da igual que sepamos que es ley de vida, el cariño y el afecto hace que nos rebelemos contra eso y que no nos resignemos facilmente, que añoremos los tiempos en que la mirada, esa mirada de madre era alegre y vitalista, que esa voz añorada sonaba con fuerza en nuestros oidos. Disfrúta ahora de esa ternura que sigues apreciando en su mmirada.
Un fuerte abrazo.

Pepe dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Jorgelina D dijo...

es muy triste cuando esto pasa Leonor, sobre todo cuando sabemos bien que fueron mentes lúcidas, personas activas en sus pensamientos e ideas.
lo describiste de un modo en que una se queda ahí, pensando en un par de ojos que guardan misterios, y mucho cariño e incomprensión para quien los contempla.
¡saludos!