martes, 28 de enero de 2014

PALABRA 5 DE 52. CONTANDO LAS SEMANAS






Mi FELICIDAD es que me sorprenda el vuelo de un ave
acercarme a las marismas y ver correr los violinistas a sus agujeros
sentir el olor de la sepina y el rumor de las olas
oír el piar de los gorriones cuando vienen a dormir a mi jazmín 
saber que mis hijos han aprendido a volar con seguridad
que mis padres están aún protegiéndome
que la vida me ha dado una segunda oportunidad
que puedo evocar recuerdos alegres
que lo que tengo es más importante que lo que pueda faltarme 
Mi FELICIDAD es vivir cada día sin pretensiones inalcanzables







12 comentarios:

Juan L. Trujillo dijo...

Esa es una verdadera lección de felicidad.
Un abrazo.

Tracy dijo...

La última frase es el mejor deseo de felicidad, así no te llevas desengaños.

Tracy dijo...

La última frase es el mejor deseo de felicidad, así no te llevas desengaños.

Ester dijo...

¡Tu tienes la felicidad garantizada!
Saltibrincos

Teresa Oteo dijo...

Tú sí que sabes lo que es la felicidad y te la mereces toda!!
Un besazo!

Alfredo dijo...

Esa felicidad está llena de casualidades y todas ellas suman.
Al final depende un poco de todos.
Besos

G a b y* dijo...

Excelente manera de describirla. Siento que la felicidad es subjetiva, que cada quien la busca y toma a su modo. Comparto totalmente tu manera de verla y sentirla.
Besos!
Gaby*

censurasigloXXI dijo...

Sin pretensiones (aspiraciones, deseos, propósitos) puede vivirse?

Mientras no sea desmedidas, son el objetivo de la vida.

Un besito y tu café de hoy.

Carmen Andújar dijo...

La vida está hecha de pequeñas felicidades.
Muy bonito
Un abrazo

Lucia M.Escribano dijo...

Esa es la verdadera felicidad, disfrutar de lo que la vida te regale y seguir sonriendo.
Abrazos farera amiga.

Sindel dijo...

Y es así Leonor en esas cosas está la felicidad, me emocionó mucho lo que escribiste. Un beso enorme.

Pepe dijo...

Has transmitido con tus palabras la esencia de un estado feliz. Siento que eres feliz porque te satisface todo aquello que tienes, desde el mar, su ecosistema, tus faros, tu familia, y esa segunda oportunidad que es un regalo del cielo, si es que el cielo existe.
Me encanta tu escala de valores dándole importancia a lo esencial.
Unm fuerte abrazo.