martes, 21 de enero de 2014

PALABRA 4 DE 52: CONTANDO LAS SEMANAS






MENTIRA


Mentira el querer que daña al amado.
Mentira el arrepentimiento que se repite.
Mentira las palabras quedas que suenan a grito.
Mentira los argumentos que privan de libertad.
Mentira la pasión que  posee.
Mentira el amor que coarta y limita.





15 comentarios:

Tracy dijo...

¡Hay tanta mentira en nuestra vida...!

Juan L. Trujillo dijo...

Falta una: la mentira por sistema del que es candidato.
Es broma. Me encantó tu poema.
Un abrazo.

Ester dijo...

Mentira y de la peor. pero bien trída. Un abrazuco

Ester dijo...

Quería haber escrito traída, otro abrazo

G a b y* dijo...

Todas, toditas mentiras!
Así como lo has dicho, creo que has puesto énfasis en mentiras que realmente saben dañar. No quiero ninguna de ellas, pero a veces... nos meten liebre por gato y ni cuenta nos damos.
Besitos!
Gaby*

Sindel dijo...

Cuántas mentiras y están por todas partes.
Tu poema me sonó a un grito, precioso.
Un beso hermosa!!!

Cecy dijo...

Si Leonor, es una sucesión de mal trato.
Alejarnos de ella.

Un abrazo :)

LAO Paunero dijo...

De acuerdo con tus palabras Leonor. La mentira es irreversible...

Azulia Chávez dijo...

Vivimos muchas mentiras, sobre todo en el mundo de políticos. Pero hay que tener un poco de esperanza y reconocer que hay gente sincera.

Rayén dijo...

Hay muchas mentiras, que triste.
Abrazos.

Montserrat Sala dijo...

Estoy de e acuerdo contigo. Todas estas cosas que citas son mentiras.Aunque entiendo que si bucáramos un poco más, encontraríamos otras.
Un beo y un saludito.

Montserrat Sala dijo...

Estoy de e acuerdo contigo. Todas estas cosas que citas son mentiras.Aunque entiendo que si bucáramos un poco más, encontraríamos otras.
Un beo y un saludito.

Montserrat Sala dijo...

Estoy de e acuerdo contigo. Todas estas cosas que citas son mentiras.Aunque entiendo que si bucáramos un poco más, encontraríamos otras.
Un beo y un saludito.

Pepe dijo...

Todas las actitudes que mencionas, tienen un denominador común: la falsedad de aquel que así actua. O eso, o el tremendo egoismo del que tan sólo se ama a sí mismo y en su ego no ve que su forma de amar y relacionarse es una inmensa mentira que absorbe y coarta la libertad de los demás.
Un fuerte abrazo.

Narci M. Ventanas dijo...

Sería magnífico eliminar todas las mentiras del mundo, se terminarían las dudas, las incertidumbres y el desasoiego. Pero creo que cada vez estamos más lejos de semejante utopía.

Saludos