jueves, 30 de agosto de 2012

MORAL DEL CALLEJÓN DE LOS MUERTOS






Testigo callado de penas,
espectador de quebrantos.
Tus raíces aferradas a la tierra
que miles de cuerpos han abonado.

Creces ajeno a sus quejidos,
floreces a pesar de sus lamentos.
¿No sientes el dolor de sus ausencias?.
¿Oyes el llanto de los que han muerto?.

Viejo moral camino del cementerio.
Mientras otros acaban ya su camino,
tu persistes agarrado al suelo
nutrido con lágrimas de los duelos.




4 comentarios:

Mari Carmen Polo dijo...

Pues si, Leonor, ahí están ellos, viendo pasar los días, las penas, las alegrías...

Un hermoso poema para un bello árbol.

Feliz fin de semana, guapa.

Marta C. dijo...

Precioso, Leo. Un canto ala naturaleza que nos acompaña más allá de la vida y se nutre de nuestros cuerpos, cuando ya no los necesitamos. Muy emotivo. Besos cariñosos.

Teresa Oteo dijo...

Qué bonito poema! triste sitio tiene el moral, auqneu supongo que el callejón de los muertos puede ser tan bueno como cualquier otro...
Un beso

Magdalena dijo...

Te dije que los poemas no eran lo mío, pero leyendo esto quizás logres que me aficione. FANTÁSTICO LEO. Un beso, Magdalena :-)