lunes, 5 de septiembre de 2011

COMO AGUA PARA CHOCOLATE















La cebolla tiene que estar finamente picada. Les sugiero ponerse un pequeño trozo de cebolla en la mollera con el fin de evitar el molesto lagrimeo que se produce cuando uno la está cortando. Lo malo de llorar cuando uno pica cebolla no es el simple hecho de llorar, sino que a veces uno empieza, como quien dice, se pica, y ya no puede parar. No sé si a ustedes les ha pasado pero a mí la mera verdad sí. Infinidad de veces. Mamá decía que era porque yo soy igual de sensible a la cebolla que Tita, mi tía abuela.
Este es el comienzo del magnífico libro de Laura Esquivel "Como Agua para Chocolate".



Una obra magistral.
Una sensual historia de amor.
Una película para ver muchas veces y un libro para releer cada cierto tiempo.
  
 

3 comentarios:

Lola y Mari Carmen Polo dijo...

Un buen libro, si señor, y la película, tambien, totalmente fiel al libro

Un beso

Lola

Lola y Mari Carmen Polo dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Lola y Mari Carmen Polo dijo...

He visto la peli, y tengo el libro. Los dos son una preciosidad.

Un abrazo

Mari