miércoles, 19 de abril de 2017

ESTE JUEVES: UN RELATO CON FECHA




Esther lleva meses sin salir de una situación que la embarga, en su calendario ha tachado ya demasiados días, ha visto demasiados amaneceres y temblado demasiados inviernos. Ha recorrido las mismas calles cientos de veces, mirado el mismo horizonte y sentido la misma vida desde que llegó al mundo. Tiene gastadas las losas de su consciencia y los senderos de su alma presentan signos del paso del tiempo, sobre todo se siente maltrecha por los momentos más tormentosos que ha tenido que vivir.  Su futuro ya se vislumbra finito, tiene fecha de caducidad a la vista, ya no es aquel  tiempo lejano que parecía inagotable. La vida está pasando a una velocidad vertiginosa. A veces recuerda la época en la que se planteaba qué sería cuando cumpliera los treinta años, entonces era algo tan remoto que difícilmente podía imaginar. Y ahora…ha pasado tanto tiempo de aquello.
Sus días, aunque los suele llenar de actividades, son monótonos, con una rutina casi enfermiza, sorbiendo la vida a poquitos para que dure más, un día tras otro, sin salirse del camino para sentirse segura. 

Sobre su mesa de trabajo siempre hay un almanaque en el que va marcando los días, solo los que debe recordar por algún motivo. Hace un par de años, que viene rodeando varias fechas, lo hace ilusionada, ha ocurrido algo que le ha hecho renacer, de nuevo es la mujer que creyó perdida, emergió de su interior con ganas de vivir intensamente. Pero el destino no permite que sean cambiados sus designios y cada vez que se acerca una de las fechas que tanto ansía, ocurre algo que impide que ese día pase a ser inolvidable y quede rodeado por la tinta como un pudo ser y no fue, como un viejo retrato enmarcado al que se le ha ido borrando la imagen y queda como una bagatela a la que nadie da valor, un trasto antiguo que nadie sabe qué significado tuvo y acabará en el más ingrato de los olvidos. Y ella misma, al mirar las fechas marcadas pensará qué fue de aquella ilusión que un día la sacó de su letargo, qué pasó con la mujer que despertó en un sueño y creyó que podría vivirlo realmente. 


19 comentarios:

Montserrat Sala dijo...

Buenos dias Leonor: Llevas razón amiga: són demasiados amaneceres amargos, pero a todos no toca vivir momentos de desperanza y hemos de sobrellevarlos entre la niebla, a oscuras a veces, para seguir adelante. También es cierto que los proyectos de la juventud, cuando los treinta o cuarenta nos quedaban tan lejos, no se han cumplido con exactitud todos. pero hemos de recordar y es justo reconocer que hemos vivido momentos personales y de família brillantes y felices. Mi madre decia que, tropezar y no caer,es adelantar camino. Pués adelantemos y vayamos marcando con ilusión las fechas de nuestro calendario particular, que no te quepa duda que se van a cumplir a poco que te empeñes. Yo ya tengo marcado el mio. es un dia de finales de mayo. Muchos besos y abrazos.

Montserrat Sala dijo...

Ah! por cierto, los nubarrones que les has dibujado en la portada de tu blog, no le favorecen. Estamos en primevera, y no lo digo por criticar,que bastante feo es el mio. Pero es que yo no lo se retocar. No desespero que algun dia encuentre a un alma caritativa que me explique como hacerlo, Otro medio beso.

Leonor dijo...

Montserrat, ya he cambiado el fondo del blog. Lo que había no eran nubarrones, era nieve o sal que el aspecto es parecido. Ahora le he puesto color morado que es mi favorito y me produce paz. Los de flores no me gustan. Los fondos oscuros y muy adornados quitan protagonismo al texto. Yo los veo mareantes.

Un beso amiga.

vivian dijo...

Me he dejado llevar, pero sin que se me fuera el almanaque en ello, ni la esperanza que seguramente, las que escribimos, y hacemos mil cosas para disfrutar del tiempo, como vos, tenemos de aliada para no sufrir como tu protagonista (bueno...un poquito, a veces, muy de vez en cuando, porque claro, si estamos vivas...)
Precioso relato, impecable y empático.
Un fuerte abrazo Leonor ( ojalá pudiera ayudarla a Montse con el blog...jajaj porque alma caritativa me siento, pero estoy un poco lejos ;)

besos..miles

Campirela_ dijo...

Es relato lleno de nostalgia a la vida , es cierto que se pasa en un pis pas , y debemos siempre encontrar motivos para tener ilusiones pq al fin y al cabo que es la vida sino iñusión por cada momentos vivido , y por supuesto tener sueños aunque nunca se lleguen a realizar , el caso es tener motivos para vivir ..
Un fuerte abrazo.

Ester dijo...

Me ha simpatizado la protagonista, me siento un tanto identificada con ella. Le has dado al relato un movimiento impecable. Abrazos

Tracy dijo...

Añoranzas de otros tiempos que no nos hacen la vida más amable sino más irreal.

Fabián Madrid dijo...

Yo prefiero dejar el pasado y mirar con ilusion al futuro.
Besos.

Neogéminis Mónica Frau dijo...

Tristisimo panorama de un calendario marcado con acontecimientos esperados que nunca llegan. Muy crudo tu relato, y muy real. Un abrazo

Juan Carlos Celorio dijo...

Diría que lo importante es que siga marcando fechas, alguna, tal vez se realice. O a lo mejor se realiza alguna que no ha marcado. La vida es extraña, a veces terriblemente cruel, otras maravillosa y no sigo porque sobre esto ya escribió muy bien Serrat.
Solo agradecerte tu participación y enviarte un fuerte abrazo.

Manolo Ruiz. dijo...

Hay fechas que son imborrables y que tienen una enorme influencia en la vida.

Maria Liberona dijo...

Bastante triste el relato,en que ninguna fecha o situación importante haya sucedido, que haya marcado su vida y la haya alegrado, me parece una persona realmente solitaria, sin metas e ilusiones

pikxi dijo...

El destino te sorprende cuando menos te lo esperas y da un giro a tu vida, pero puede que a veces haya que ayudarle un poco haciendo algo inesperado.
Un saludo.

Carmen Andújar dijo...

A veces hay algo o alguien que nos hace reaccionar, despertar y pensar que hay muchas cosas importantes por los que vivir.
Buen relato.
Un abrazo

rosa_desastre dijo...

Hay vidas a las que el destino las arrincona desde el principio negandole las ilusiones, es como girar una y otra vez un reloj de arena roto por dónde se escapa el tiempo de ser felices.
Un abrazo

Mamaceci dijo...

Yo tambien creo que debe seguir marcando su almanaque y confiar, y tal vez romper la rutina para variar
Me gusto tu relato Leonor! Beso grande

Roxana B Rodriguez dijo...

¡Hola! ¡Cuánta nostalgia! Y sueños sin cumplir. La vida se pasa volando, más últimamente, no sé si será cosa mía pero pareciera que el tiempo se escapa a modo de un soplo de las manos. Lo importante es pensar menos en el pasado y vivir más el ahora o el tiempo se seguirá escapando.

¡Un abrazo!

Pepe dijo...

Decía el poeta "daremos lo no venido por pasado". Cuando se acumula tanta vida, pocas sorpresas quedan aunque sigamos marcando fechas en el calendario con la ilusión de que nos aporten algo novedoso y diferente.
Un fuerte abrazo.

Anónimo dijo...

A veces, cuando recordemos nuestras vivencias, encontraremos una fecha que nos habrá marcado.
Pudo ser el reflejo de algo maravilloso e imborrable; pero también, a la par, representar la confirmación de que no cabe vivir de ilusiones y que hay que tener los pies en el suelo.
Todo tiene su tiempo y sus circunstancias y es imposible luchar contra ellas.
El calendario puede quedar solo como un recordatorio de algo que nos hizo soñar, pero nada más, por muy precioso que sea.