domingo, 9 de abril de 2017

A TI, PADRE, DESDE MI DOLOR






A ti,  padre, desde mi dolor

Aún no puedo mirarte sin llorar
Es  tan inmenso el dolor que siento
Te fuiste sin avisarme, de repente
¿Por qué no me esperaste?

Aún no puedo mirarte sin morir contigo
Nos robaron el tiempo de despedirnos
Te fuiste sin abrazarme, de repente
Sin regalarme una última mirada, y mis dos besos

Aún no puedo mirar tu imagen, papá
Sin que agujas punzantes mis ojos hieran
Y mi alma se desborde plañidera
Y un pellizco las entrañas me retuerzan

Aún no puedo mirar mis manos
Sin verlas huérfanas de las tuyas, papá
No puedo entender esta inflexible muerte
Nunca,  esta ausencia lacerante

Aún es tan grande la pesadumbre que siento
Es tan desgarradora la pena
Es tan larga la condena, tan insoportable  el duelo
Y ni el consuelo de mirarte tengo



6 comentarios:

Manolo Ruiz. dijo...

Qué gran poema, reflejo del cariño de una hoja ejemplar.

Tracy dijo...

Me has emocionada.
Un beso grande.

Montserrat Sala dijo...

Buenos dia Leonor: Me has dejado tan abatida y ni se que decirte para consolarte de este gran digusto. Sé igual que tu lo que és peder a los padres, pero no te desesperes, porque ni los vas hacer regresar y ademas ellos que te ven desde el cielo, estarán muy preocudos, por ti. Piensa que es una separación temporal. Los que somos creyentes, debemos dar fé de que es así. Que el reencuentro se va a produdcir. y por tanto no ha lugar a lloros ni a depresiones. Levanta este ánimo amiga y no te flageles más, porque también los haces sufrir a ellos,
que no dudes que te obsevan.
Cúidate mucho amiga, y ven al encuentro de Barcelona. Te harà bién salir de tu casa y compartir un par de dias de asueto, entre personas amigas. Recibe todo mi cariño que no es poco.

Juan L. Trujillo dijo...

No hay mejor poema que el que se escribe desde las entrañas de la pena.
También espero eso de mis hijas. Aunque no creo que puedan plasmarlo con la belleza que tu lo has hecho.
Besos.

Anónimo dijo...

El dolor insoportable que sufre una hija ejemplar.
Grande en todo, hasta en el pesar, como lo demuestra,

Alma Baires dijo...

Un gran y fuerte abrazo.