miércoles, 30 de noviembre de 2016

ESTE JUEVES: ERASE UNA VEZ...





Erase una vez un bosque en el que ocurrían desgracias continuamente.  A la distraída Caperucita siempre la engañaba el lobo, que como lobo que era, su astucia no tenía parangón, y manipulaba a la inocente niña una y otra vez ¡Madre mía qué niña tan ilusa! A  Blancanieves no había forma de hacerle ver que la encantadora viejita que le regalaba la manzana era siempre la misma mujer perversa,  y eso que le pasaba cada vez que su cuento era leído.  Los enanitos ya no sabían como hacerle entender a la niña que no se puede uno fiar de las personas que sin más ni más te ofrecen frutas gratis. Hansel y Gretel eran  tan golosos que iban una y otra vez hasta la casita de chocolate cayendo en la trampa de la bruja que ya los esperaba sabiendo, por las veces que había ocurrido,  que no se resistirían a tan atractiva golosina. Ricitos de Oro se pasaba la vida volando por el bosque como alma que lleva el diablo después de haberse zampado el tazón de sopa del osito al que todas las noches dejaba sin cena. El gato con botas era bastante espabilado y sin su ayuda el tontorrón de su dueño no habría llegado a ser el Marqués de Carabás y no poseería las tierras y el castillo del ogro que convertido en ratón fue devorado por el astuto gato sin el que el hijo del molinero no habría llegado a ninguna parte y lo tendríamos lamentándose y dando vueltas y vueltas por los caminos sin fin, con lo que el cuento se haría muy pesado. La Cenicienta y la Bella Durmiente son casos aparte porque ni paseaban por el bosque ni tenían un carácter para imponerse al autor de sus cuentos y mientras la primera no protestaba nunca por el ingrato papel que le había tocado y no buscaba una solución sino que se dejaba llevar por la comodidad de que el Hada Madrina apareciera con su varita mágica,   la segunda pasaba de todo y se iba a dormir despertándose ya cuando todo estaba acabando. Pero volviendo al tema del bosque hay que romper una lanza en favor de los malos porque sin ellos los cuentos serían de una cursilería empalagosa. Así que demos las gracias al lobo cuya voracidad era insaciable y podía almorzarse a la abuela y a seis cabritillos sin que se resintiera su estilizado aspecto, a las brujas incansables inventoras de malignidades,  a los gigantes cuyas botas podían alcanzar las mayores velocidades sin necesidad de repostar,  y al enano saltarín, un egocéntrico y narcisista cuya ilusión era ser servido por un príncipe para presumir de poder, ¡cuántos enanos saltarines hemos encontrado fuera de las páginas de los cuentos!,  a los malvados cisnes que no se reconocían en sus descendientes, a las madrastras crueles, a los ogros, en fin, a todos los que lograban hacernos pasar miedo que es un sentimiento muy humano. Y como siempre teníamos un final feliz no había nada que temer. 




Gracias Inma.








22 comentarios:

manuel ruiz dijo...

Una habilidosa forma de darle vueltas a cuentos infantiles, sin duda con intenciones definidas previamente. Es difícil entender lo que Leonor pretende concluir, aunque seguro que ella lo tiene claro; pero es una delicia, seguir siempre sus planteamientos.

El Demiurgo de Hurlingham dijo...

y a lo mejor esos villanos eran esenciales para el final feliz-
Saludos.

Leonor dijo...

Manolo, solo he querido hacer un poco de humor alrededor de los cuentos. Por supuesto que hay reflexiones que salen de la propia experiencia, los lobos siguen atacando con engaños, haciéndose pasar por abuelitas cariñosas. Estamos rodeados de brujas, ogros, y otros seres malignos y hartos estamos de ver la importancia que le dan algunos al poder. En cuanto a las princesas dejo entrever el papel que tenían las mujeres, sumisas y dependientes, algo que hay que erradicar. Todo el final es pura ironía.

Gracias por tu comentario.

Manolo Ruiz dijo...

Es casi tan interesante el comentario como el propio texto del relato. Solo cabe felicitar a la autora, porque ha logrado lo que pretendía, como hace normalmente.

Ester dijo...

Me ha entretenido y ademas me ha hecho pensar en las similitudes. un abrazo

ibso dijo...

Puede que el gran defecto de la mayoría de los cuentos es algo que has insinuado en tu relato-reflexión; el mensaje dañino de que los finales felices a las injusticias y agravios vendrá por derecho o de la mano de un Pl Príncipe u otro personaje benefactor, sin que nosotros tengamos que esforzados y luchar porque así sea.
Pero esto puede ser algo intencionado.
Un abrazo.

Fernando De Arnáiz Núñez dijo...

Una original forma de dejar entrever, entre irónicas líneas, toda la bondad y maldad de los personajes que alimentaron y alimentan los cuentos de nuestras vidas.
La realidad supera la ficción y sólo tenemos que volver la vista derredor nuestro.
Es un ciclo vital al que le tenemos que provocar un radical cambio de signo, sin resignación y con esfuerzo propio.
Todos estamos obligados a ello por mor de la igualdad humana que procuran nuestras almas o energías áureas, Dios creó al hombre y lo creó: "HOMBRE Y MUJER", de carne y hueso, y le insufló un alma común e igual a sus ojos.
Tenemos, de común, recorrer por ese camino moral y de derechos humanos esos trechos aún pendientes de alcanzar.
De ese esfuerzo y caminar, tu , Leonor, eres un estímulo y una guerrera ejemplar.

Tracy dijo...

Desde luego has hecho una tesis doctoral sobre los cuentas muy acertada y que da pie a que reflexionemos.

Campirela_ dijo...

Bonita manera de mezclar los cuentos en uno solo , tiene una buena moraleja me ha gustado mucho , interesante forma de verlo.
Feliz semana un fuerte abrazo

Roxana B Rodriguez dijo...

¡Hola! Qué interesante el relato, me ha encantado esto de que se note que son los malos los que hacen a los buenos superar sus miedos y tomar su felicidad por sus propias manos.

¡Un abrazo!

Lola Polo Soler dijo...

Jejeje, me encantó el relato, amiga.

Lola

Montserrat Sala dijo...

Los cuentos infantiles, querida Leonor, ha de ser justicieros, han de premiar al bueno y castgar al malo, es la esencia de las narracioens infantiles no exentos de volencia. Desmontas todos cuentos y los autores no se si estarian de acuerdo.Pero en todo caso se reirian un montón. Por cierto te has olvidado de uno de mis preferidos: El Flautisia de Hammelin, y los tres cerditos, Un besote guapa!!!

Leonor dijo...

Montserrat, he dejado fuera muchísimos cuentos porque para lo que quería decir me bastaban los que he elegido. Me quise centrar en los cuentos con bosque pero no me he podido resistir a defender a las mujeres que aparecen como propiedad de los hombres, ya sea un padre, un marido, o incluso de familiares. Y por supuesto he querido dejar claro que estamos rodeados de lobos, y otros personajes malévolos.

Gracias por tu comentario.

Un beso. Leonor.

Juan L. Trujillo dijo...

¿Que personajes tendríamos que inventar para escribir un cuento con malos y princesas? Los "malos" nos rodean y los vemos a menudo en televisión y no solo ya no asustan a nadie, es que incluso los justificamos.
¿Y las princesas?: la mayoría transitan por apartados caminos del bosque, en busca de un rentable reality-show, que las despierten con final feliz de su sueño de grandeza.
Me gustó tu enfoque.
Besos.

pikxi dijo...

Es verdad que los villanos deberían tener un mayor reconocimiento, sin ellos los cuentos no existirían.
Un saludo.

MOLÍ DEL CANYER dijo...

Pues si, en cada cuento podemos ver las dos caras de la moneda y tu lo has dejado muy claro y aunque se escriben cuentos nuevos también los encontramos llenos de tópicos ya instaurados y te doy la razón de que sin los "malos" los cuentos serian muy aburridos, de hecho a mi desde siempre me ha caído mejor el lobo que Caperucita (por ejemplo). Besos.

Charo dijo...

Muy bueno Leonor! Un relato lleno de ironía y de crítica a algunos personajes de los cuentos infantiles. Yo también he pretendido juntarlos a todos en un bosque y en una fiesta loca, pero leyendo el tuyo, veo que me he dejado muchos en el tintero...
Un beso

rosa_desastre dijo...

En el bosque de nuestra imaginación, viven todos los personajes que nos hicieron dulce la niñez mientras cerrábamos los ojos al miedo. Nunca sabremos dónde está la verdad del cuento.
Besos

Neogéminis Mónica Frau dijo...

Muy ingeniosa la forma de hacernos reflexionar sobre los llamados cuentos clásicos, Leonor. Sería hora que vayamos buscando nuevas historias más positivas para sembrar fantasía blanca en la mente de nuestros chicos.
Un fuerte abrazo

Carmen Andújar dijo...

Desde luego, sin los malos un cuento no sería lo mismo. Le dan el dramatismo que les falta para que adquieran esa chispa que les hace únicos.
Me gustó esa unión que hiciste de todos los cuentos tradicionales.
Un abrazo

Yessy kan dijo...

Lindo relato, gran imaginación, Leonor. Sin los malos como borraran sus miedos los buenos. Es fascinante como entrelasartes los cuentos.
Beso

Juan Carlos Celorio dijo...

Sí, siempre igual, los buenos tan pánfilos y los malos tan perseverantes para fallar una y otra vez en sus abyectas intenciones.
Divertido relato. Besos.