martes, 11 de octubre de 2016

CONTANDO LAS SEMANAS




Semana 41 inspirados en "la rosa".

Florecía la rosa hermosa

Presumía cada día abriéndose al cielo
 por los cálidos rayos de sol acariciada
embellecida por el rocío mañanero

Admirada por cuantos la miraban
desplegaba sus pétalos orgullosa
alegraba la vida y la prolongaba

Celoso el jardinero de la rosa
la imaginó en la noche solitaria
y a la luz de la luna, enamorada
 ofreciera sus dulces néctares a otras bocas

Y arrancó la rosa de su rama
La quiso esconder de otras miradas
 Hoy agoniza atrapada en un cristal
donde va perdiendo lozanía

Se marchita la rosa olvidada en su encierro





12 comentarios:

censurasigloXXI dijo...

Igual que las personas, hay algunas que se marchitan cuando las sacan de su entorno natural...

¡¡¡¡¡Beso bien gordo, compi!!!!!

Tracy dijo...

las flores tienen que estar donde tienen que estar.

Manolo Ruiz dijo...

Un poema precioso.
Aunque difiero del último verso, porque hay rosas que siempre mantendrán su belleza.

María Perlada dijo...

Preciosos versos, tan florecidos como la misma rosa.

¿Qué tal está ese libro que estás leyendo?

Un besazo.

Juan L. Trujillo dijo...

Deberían estar prohibidos los prendidos de flores, los zoos y las peceras.
Muy buen poema.
Un beso.

Ester dijo...

La quiso demasiado, la quiso egoistamente, si la hubiera amado habría ido todos los días a regarla. Esta semana de todas las rosas la tuya es la que mas me emociona. Un abrazo

Sindel Avefénix dijo...

Qué triste destino el de la rosa. No sé por qué nos empeñamos en ir contra la naturaleza, a veces creo que es egoísmo. La verdad no suelo poner flores en casa, solamente y me declaro culpable, suelo comprar jazmines.
Un beso enorme.

Isa Iss dijo...

Muy original tu post.
Es una pena cortar las rosas y encerrarlas en un florero
Un beso Leonor
Isa

Mag dijo...

No hay mala intención en cortar una rosa. Lo malo es cortar su libertad.
La rosa podría tener cualquier nombre.

Un beso enorme.

Neogéminis Mónica Frau dijo...

El egoísmo no entiende de belleza y candores y destruye aún lo que ama. Un abrazo

MOLÍ DEL CANYER dijo...

De que forma más egoista la quiso el jardinero....tu rosa me hace pensar en tantas rosas....precioso poema, besos.

Musa dijo...

Fue egoísta y no pensó en la rosa, ocurre demasiado por desgracia.
Un abrazo.