miércoles, 10 de agosto de 2016

ESTE JUEVES: EL PERGAMINO Y LA CAJA DE ALABASTRO




Este jueves nuestra amiga Noa nos propone escribir un relato ambientado en Egipto. Nos leemos en su blog Hidden Words

Dentro del paquete que acababa de recibir venían unos jeroglíficos que a bote pronto fue incapaz de descifrar a pesar de los años que llevaba dedicado al estudio de Egipto. Junto al pergamino había una envoltura que protegía una caja de alabastro con forma de escarabajo que contenía una piedra preciosa labrada inmersa en un puñado de arena finísima. Junto a estos objetos había una carta manuscrita en la que le daban instrucciones para que se dirigiera al Museo de Antigüedades Egipcias de El Cairo. Un sobre adjunto contenía un billete de avión para el día siguiente.  
Tendré que organizarme en solo dos o tres horas, pensó. 
Bajó del armario su vieja maleta de cuero y fue metiendo en ella varias prendas. Se notaba que estaba acostumbrado a salir de viaje con prisas porque en pocos minutos tuvo el equipaje preparado. 
Antes de salir debía llevar a su gata a casa de una amiga pues no tenía ni idea de los días que debería pasar fuera.

Metió a su diosa felina en el transportín y se encaminó a la casa de Sofía que quedaba a pocas manzanas de distancia.
A la hora prevista y tras un vuelo sin incidencias salía del aeropuerto de El Cairo. En taxi recorrió los 15 km que le separaban del hotel Intercontinental Semiramis, donde tenía hecha la reserva. Tras una ducha para quitarse el cansancio del viaje se dirigió por Nile Corniche hasta la Plaza Tahrir donde se encuentra la fachada principal del museo.
Faltaba aún una hora para la cita, así que tenía tiempo de dar un paseo y acercarse hasta el café Riche para acallar el ruido de tripas que ya pedían algo de alimento.
Al salir del café se vio sorprendido por una avalancha de gente que parecía huir de algún peligro.  Una muchacha de tez morena, le agarró del brazo y le llevó casi a rastras hasta un portal.  La gente siguió corriendo y se perdieron camino de la estación de metro de Naguib.
Cuando todo quedó despejado salieron del rincón en el que se habían refugiado y emprendieron la marcha tras hacer las oportunas presentaciones.
Ha sido una suerte que me mandaran seguirle. Le habría arrastrado la multitud y hubiera podido perder el paquete. 
Vamos al museo que ya es casi la hora y el director le espera.

El director era un hombre de mediana edad. Nacido en el barrio de Copto, la zona antigua de El Cairo. Dedicado desde su juventud al estudio de su cultura y empeñado en recuperar para su país todo lo que otros habían estado espoliando. Muchas de la obras de arte que se muestran en museos europeos han sido sacadas de Egipto de forma ilegal y su misión era devolverlas a su lugar de origen.
Qué nuevo descubrimiento se escondía en el hallazgo de este pergamino escondido en el sótano de una casa abandonada de Londres.






10 comentarios:

manolo ruiz dijo...

Qué interesante manera de llevarnos al misterio, dejando abierta la solución,
deseando encontrarla.
Leonor es una maestra.

pikxi dijo...

Mmmm... Que esconderá ese pergamino... Me has dejado con la intriga. Muy misterioso tu relato.
Un saludo.

Tracy dijo...

¿Continuará?

Neogéminis Mónica Frau dijo...

Nos quedamos con las ganas de saber lo que sigue de esta historia que has comenzado con gran intriga.
Un abrazo

Alma Baires dijo...

Muy buena historia, que podría ser sólo un inicio.

Un beso.

Montserrat Sala dijo...

Tu historia am ha parecido muy creible ademas de bonita y bien narrada. Desde el calor de la montaña, un fuerte
abrazo, amiga.

Mamaceci dijo...

Querida Leonor: creo que para las próximas convocatorias, aunque tengan por titulo "un dia de campo" o "de shopping por la ciudad" vas a tener que ingeniártelas para continuar con la historia, queremos saber como sigue.
Te mando un beso grande

Charo dijo...

Bueno, esta historia tan bien narrada tienes que continuarla Leonor porque nos has dejado con la intriga, así que como dice Mamaceci tendrás que ingeniártelas para continuarla en la próxima convocatoria. ..sea como sea.
Un beso

Mag dijo...

¿Y ya está?
Pues debe ser algo grande cuando lo ha dejado todo para irse a la otra punta del mundo.
Pero eso del escarabajo... siempre entraña un misterio con aventuras colaterales :-)

Un beso.

El Demiurgo de Hurlingham dijo...

Tu relato ha despertado tanta intriga como el que escribí. Y planteo lo mismo que me plantearon. ¿Habrá una segunda parte?
Me gusta el personaje de la mujer que lo ayuda.