martes, 2 de agosto de 2016

DUELO





He llorado mares
mares de rabia y pena
mares de desengaños
he querido vaciar mi alma de duelos
de desesperación han brotado llantos amargos
el cuerpo testigo lacerado 
de un espíritu atormentado
he llorado de incomprensión y miedo
quiero quedarme vacía
quiero deshabitarme
quiero ser nada para volver a ser




4 comentarios:

Sindel Avefénix dijo...

Dicen por ahí que cuando se toca fondo se pueden hacer dos cosas, quedarse sumido en la oscuridad de lo profunda tristeza, o luego de dejar las cargas alli y de realizar los duelos, pararse en puntas de pie y tomar impulso para ascender. Espero que así sea.
Un abrazo enorme.

Ester dijo...

llorar no solo lava los ojos y las miradas, tambien limpia de estorbos el alma, hay que llorar lo que duele hasta que haya sitio para volver a empezar. Un abrazo

Manolo Ruiz dijo...

Un canto al dolor, más del alma que del cuerpo, que impresiona y conmueve.
Maravilloso, como todo lo que escribes.

Musa dijo...

Un fuerte abrazo.
Finita.