miércoles, 29 de junio de 2016

ESTE JUEVES: ENCUENTROS Y DESENCUENTROS





Ella huyó al fondo de su alma, se desprendió de sus palabras, de las de amor y de las de reproche y trató de mantenerse perdida en la bruma de su pena. Pero el pensamiento es imposible de controlar y le era imposible levantar un muro entre ellos de forma que todo desapareciera como si nunca hubiera ocurrido. Todo lo que meses antes les había unido casi como un cordón umbilical que iba alimentando la grandeza de su relación, ahora era lo que les separaba. Los secretos se convirtieron en lanzas envenenadas, se perdieron las confidencias, aumentaron los temores, aparecieron las desconfianzas y un desencuentro nunca esperado devoró lo que quedaba de aquella amistad que soñó con la eternidad.
Un tiempo atrás todo era compartido, las alegrías se duplicaban y las tristezas parecían ser menos graves cuando las comentaban. No importaba la distancia física, ni el tiempo disponible. No había dudas sobre sus encuentros, los posibles y los soñados, mientras se hablaba de proyectos, de viajes, de posibilidades, de un camino común por el que avanzar de la mano hasta el fin de sus días.
Ahora la distancia los separaba y se recriminaban las atenciones, se pospuso el planeado encuentro, esta vez sine die, se olvidaron los proyectos, los viajes, y se supo que no habría ninguna posibilidad de emprender el camino final juntos. Fue tal el desencuentro que derrumbó todos los castillos que tenían dibujados en el aire. Y es que una media verdad es una enorme mentira cuando se buscan motivos para romper sin que te duela, sin que te haga sentir culpable. 
De su mente no desaparecerían jamás los primeros encuentros y muchas veces dudaría de sus decisiones, incluso esperaba que una señal le mostrara el camino que debía tomar. Por las calles caminaba con su recuerdo, podía verle girar en una esquina, salir de un coche negro, pasear por las aceras a la sombra de las araucarias y de los álamos, encaminarse hacia ella sonriente, enamorado, deseoso de gritar al mundo su secreto, pero eran solo recuerdos. 






 

16 comentarios:

BIBI dijo...

Intenso, como esas promesas, es tu relato. Conmovedor como lo que deja de ser y sigue doliendo.
Unas palabras encadenadas, como ese sentimiento, que vuelve a encontrarse en el recuerdo como antes lo fue en los sueños.
Hermoso relato, Leonor. Un gusto exquisito para escribir, que siempre renuevas

un fuerte abrazo jueverísimo.

Montserrat Sala dijo...

Lo que pudo haber sido y no fué...Esto dice la canción: Y en tu relato se adivina la aspereza del desencuentro y la nostalgia por los pasados proyectos de vida, hechos con anterioridad y que ya jamás llevarán a cabo. Un relato muy bien escrito pero triste.
Un placer leerte.

Ester dijo...

Y por lo menos ha sido en paz, sin discusiones, simplemente un desencuentro sin mas. Fue y dejo de ser. Un buen relato. Saltos y brincos

pikxi dijo...

Es tan duro darse cuenta de que solamente eran castillos en el aire y no una sólida edificación. Y sin embargo es inevitable construirlos. Un relato muy profundo.
Un saludo.

Diva de noche dijo...

Esta mañana puse en face una estrofa alusiva al amanecer...
"Siempre hay un comienzo y un final... una vista al norte y otra al sur... momentos para soñar y despertar porque siempre al final de la noche...sale el sol!!"

Quedan los recuerdos pero siempre hay oportunidad para emprender otro camino....bss

censurasigloXXI dijo...

Que se quede con los buenos recuerdos aunque el dolor sea más potente que ellos. la mente es muy selectiva y se queda demasiadas veces con lo que no queremos recordar.

Un abrazo bien grande.

Neogéminis Mónica Frau dijo...

Una historia que duele nos hace pensar en lo estéril que resulta ser la mentira, me quedo meditando sobre esta frase "Y es que una media verdad es una enorme mentira..."
Un abrazo

Tracy dijo...

Cuando hay un desencuentro, mejor que sea de esa manera.
Besos.

Juan L. Trujillo dijo...

El milagro del amor, también puede acabar en una tragedia. Te he leído y me ha venido a la mente el veros de Pablo Neruda: " es tan corto el amor y tan largo el olvido."
Bello y literario relato.
Un beso.

Carmen Andújar dijo...

A veces la realidad choca de frente contra los sueños, y nada se puede hacer.
Un abrazo

MOLÍ DEL CANYER dijo...

Un bello y triste relato, un amor inmenso que se desmonta como un castillo de naipes. Aun se mantienen vivos los recuerdos, pero son solo eso: recuerdos.

Sindel Avefénix dijo...

En un segundo nos cambia la vida y todo lo que creíamos que era real se torna en recuerdos. A veces ponemos muchas expectativas en relaciones que fracasan, pero hay que tomar de ellas lo mejor y seguir adelante según se nos presenta el destino.
Un abrazo enorme.

Charo dijo...

Entiendo perfectamente esos sentimientos que describes porque los he sufrido...Lo que pudo ser y no fue, la decepción y el imposible olvido que con el tiempo se irá diluyendo...
Muy bien escrito, me ha encantado Leonor.Un beso

Max Estrella dijo...

Yo me pregunto, el desencuentro ¿se produce de repente? Yo creo que más bien es un fenómeno que se produce por deslizamiento...cada vez un poco más alejados...un texto emocionante

Juan Carlos Celorio dijo...

Me encanta el tono en el que cuentas la historia, un tono que, como dices al final, evoca un recuerdo del que quedan claros los sentimientos que hubo pero que están guardados en una caja del archivo de la memoria.
Gracias por participar. Besos.

Ame dijo...

En ocasiones la realidad se impone determinante ante los sueños y nos es imposible, excelente relato
Un abrazo