miércoles, 27 de abril de 2016

ESTE JUEVES: ESCULTURAS







Atlantis Nesos

El origen etimológico del nombre griego de Atlantís, como derivado del nombre también griego de Atlas, estarían más que claros. Atlas (genitivo:Atlantos) es el nombre griego de una divinidad, "el que sostiene, sustenta, soporta o eleva el cielo". 
Atlántida (en griego antiguo Atlantís nesos, isla de Atlantis) es el nombre de una legendaria isla desaparecida en el mar, mencionada y descrita por primera vez en los diálogos Timeo y el Critias, textos escritos por el filósofo Platón hace unos 2.400 años.

Desde que fue colocada en la Plaza de las Esculturas no ha habido ni un solo día en que esta hermosa escultura con forma de mujer no haya sostenido sobre su cuerpo inmóvil, la carga de los chiquillos que sin saber lo que representa, se pasean por su anatomía. Ella representa a la Isla de Atlantis, la que sostiene, soporta o eleva al cielo. Y allí están diariamente ellos, los habitantes de esta Atlántida que los espera agradecida porque no hay una escultura en la plaza que sea más querida, acariciada, mimada y disfrutada como ella. 
Yo la miro desde la ventana y creo que es feliz en su quietud, porque sabe que aunque pase las noches sola, los niños volverán y ella será de nuevo la Isla que tantas historias ha inspirado. Los pequeños exploradores estudiarán su geografía, pasearán por sus valles y montañas, rebuscarán las grutas inexploradas y se verán más cerca del cielo. Y encaramados en su hermosura viajaran con ella por mares lejanos, se perderán en fantásticos paisajes donde librarán grandes batallas de las que siempre saldrán vencedores. Ella, Atlantis Nesos y los niños de la Isla.







15 comentarios:

Ester dijo...

Le has dado vida a la escultura, vida y sentimiento y una familia adoptiva que de noche la ve desde la ventana y de día llegan a jugar con ella. Saltos y brincos

Sindel Avefénix dijo...

Me encantó conocer esta escultura, saber su significado y su historia.
Debe ser muy impactante verla!
Gracias por compartirlo.
Un beso.

censurasigloXXI dijo...

Atlantís, con acento en la í, :) era la mar, que no océano... la hija de Atlante.

No está claro el origen, parece que los griegos lo tomaron prestado, en la etimología de la wiki https://es.wikipedia.org/wiki/Atlas_(mitolog%C3%ADa) lo explica muy sencillo, aunque sobre el tema hay mucho escrito, de bueno y de bocazas.

De hecho, los montes Atlas, el mítico rey de Mauritania llamado Atlas y la Mauritania como país del que habla Diodoro Sículo (está en la misma página en el apartado EL REY ATLAS) coinciden geográficamente, es muy probable pues que el nombre derive de por allí.

Me encantó la escultura, lo que nos cuentas y la maravilla de que puedas contemplarla cada día desde tan cerca.

Un beso, compi. Nos vemos pronto.

Ah, perdón si molesto con mis rollos, son de buena fe, eh? jajajaja.

manuel ruiz dijo...

Qué maravilla, cómo lo describe. Yo veo también esas estatuas a diario, pero soy incapaz de percibir tantos y tan bonitos sentimientos. Desde ahora las veré con otra mirada. Muchas gracias.

Carmen Andújar dijo...

Los niños hacen popular las esculturas. Al ser tan grande da pie a tocarla y recorrer su cuerpo. Hace feliz a los niños y eso, es lo importante.
Un abrazo

Juan L. Trujillo dijo...

Al contrario de los museos, las estatuas al aire libre son como más plebeyas. más de andar por casa y resisten las opiniones de los entendidos, porque son conscientes de su proximidad a la gente.
Me encanta esa simbiosis entre el atlante y los niños. Seguro que su autor (aunque no esté en las antologías), estará plenamente satisfecho de su obra.
Un beso.

Diva de noche dijo...

Imponente escultura que debe ser todo un coloso para los chiquillos..bss

rosa_desastre dijo...

A mi me sugiere la estátua y tu descripción un título: "El arte habitado"
Besos, amiga

Tracy dijo...

Sólo sigue cumpliendo su misión: sostener al mundo porque el mundo del futuro son los niños.

Neogéminis Mónica Frau dijo...

Me imagino que puesta allí, a ras del suelo y al alcance de tanto niño juguetón, la escultura cobra un nuevo sentido y se vuelve parte de los juegos infantiles. Qué mejor destino que ese para una escultura que no gusta de estar en el encierro! jeje
Un abrazo

MOLÍ DEL CANYER dijo...

Me encanta tu relato y conocer la historia de Atlantis, historia que desconocia. Ahora Atlantis sigue aguantando al mundo a traves de sus niños, y es que es tan bello ver vida en una escultura. Precioso, besos.

Alberto Villares Fernández dijo...

Interesante que los niños fantaseen con ésa señora voluminosa por la que trepan. Por cierto, creo que la antigua Atlántida se situaba por Cádiz, no es así? De cualquier modo, gracias por tus letras ;-)

Besos

Alma Baires dijo...

Me encanta todo y cómo lo has contado... seguramente que si hubiese sido niña y estaba allí no me perdería de jugar sobre ella!

Un beso.

Pepe dijo...

Es lo que tienen los jueves, que consiguen despertar mi curiosidad sobre temas que de otra forma ni tan siquiera me hubiera planteado. Me gustan tus explicaciones y las de Verónica sobre el origen de la palabra atlante. Me gustan las esculturas al aire libre sobre todo aquellas que sirven para divertimento de los niños.
Un fuerte abrazo.

Mag dijo...

Sea lo que sea y como sea, sea el que sea su nombre... El caso es que en su inerte existencia está llena de vida y por eso brilla, por el contacto diario de los niños... En su isla, es única.

Un beso enorme.