lunes, 11 de abril de 2016

CONTANDO LAS SEMANAS




Semana 15 inspirados en la palabra "Invisible".


Me he levantado a media noche. Tengo que acabar de una vez con esta duda que me corroe por dentro, prefiero el dolor de la verdad a este martirio que me oprime el pecho. Dicen que ojos que no ven corazón que no siente, pero este sin vivir me está matando poco a poco. Siento que me hundo en un pozo oscuro, que me estoy volviendo invisible con el paso de los años.  Voy a hacer algo que no debo, algo que está en contra de lo que yo misma predico. No se puede invadir la privacidad de los demás pero mi rabia me puede y me dejo llevar por instintos primitivos. He cogido el móvil de la mesilla de noche con cuidado para no despertarlo y me he ido al salón. A oscuras, sin encender la luz para no alterar la rutina de la noche he enviado al número de ella un mensaje. Tenía estudiadas las preguntas que iba a hacerle, tenía que cuidar el vocabulario y la forma de escribir para no cometer ningún error y descubrirme. Me ha respondido enseguida. Sus palabras me han desvelado todo lo que yo intuía y él negaba. 








13 comentarios:

Montserrat Sala dijo...

Hola Leonor: una historia intensa en pocas palabras. Me ha gustado mucho. ERes única. Besos y abrazos

Ester dijo...

Esto del móvil puede ser muy bueno o muy malo, depende del punto de vista. Una muy buena historia. Abrazos

Sindel Avefénix dijo...

Me queda un sabor amargo, pero aunque duela la verdad siempre es mejor saberla. Y se cumple el dicho de "El que busca, encuentra".
Un beso enorme.

manuel ruiz dijo...

Un relato muy bien construído, como todos los de Leonor. Enhorabuena.

Neogéminis Mónica Frau dijo...

A veces hay que animarse a agarrar el toro por las astas y asumir la verdad que se viene negando. Duele, pero es necesario.
Un abrazo

garciamatias48@gmail.com dijo...

Una historia llena de turbación rompiendo el universo de la falsedad ,es lo que leo en tu relato Leonor.Dentro de tí hay una energía un talento, una delicada hermosura,un atractivo y un montón de generosidad ,que sin tú desearlo, te sale el torbellino de tu esencia prendada de la vida.
Cuando se tienen dudas, cuando se intuyen las cosas , no hay más remedio que invadir la privacidad.La verdad debe ir por delante de todos los actos de la vida .

Musa dijo...

Una historia por desgracia bastante común, aun así me dejo helada, es mejor enfrentarse a la realidad, que seguir invisible a sus ojos.

Un abrazo

Tracy dijo...

Eso es verdad que a medida que se cumplen los años la invisibilidad va directamente proporcional a los años.

Diva de noche dijo...

No puedo decir que yo haría lo mismo que la del relato...siempre me opuse a que mi hija estuviera revisando el celular de su esposo...Es que yo pienso que cuando una mujer hace eso es que ya no tiene confianza y no necesita de una prueba para tomar alguna decisión...
Yo le decía " y si encuentras que te engaña que le harás? Lo vas a dejar o seguirás con él aún sabiendo que te es infiel?"
Lógicamente, lo revisó y ahí se empezó a desmoronar todo hasta llegar al divorcio..
No se necesitan excusas cuando una relación ha terminado..se termina y ya..
Besoss...ojalá y esa mujer del realto consiga ser visible..

Alma Baires dijo...

Uffff... coraje... y sólo me viene en mente esa parte de una canción de Serrat "...nunca es triste la verdad, lo que no tiene es remedio..."

Un beso.

Carmen Andújar dijo...

A veces la verdad duele; pero hay que afrontarla y recuperar la dignidad.
Un abrazo

Yessy kan dijo...

Los celulares testigos fieles de las infidelidades, que al estar volviéndose uno de la pareja invisible, él está ahí para dejárselo saber sin contemplaciones. Fantástico texto, Leonor.
Beso

Mag dijo...

Nunca he mirado el móvil, ni el correo ni nada... Ni pienso. Mucho he de cambiar pero sí, supongo que llega un momento en el que todo cambia, pero también hay otra opción y es jugar a creer que se cree y ya dice el dicho, donde fueres haz lo que vieres :-)

Tú texto es la sinopsis de muchas dudas e incertidumbre, de muchas rabias y llantos.
Pero, ¿y ahora?

Un beso enorme.