martes, 14 de abril de 2015

CONTANDO 53 SEMANAS





Semana 16. La palabra propuesta por nuestra anfitriona es PLUMA.

Hoy mi pluma quiere escribir sobre una mujer que nació tal día como hoy en el año 1918. Se le puso por nombre Isabel y fue la segunda de nueve hermanos pero la primera de las hembras, lo que marcó su vida para siempre. Tuvo que ayudar al cuidado de la prole y en la España de la posguerra  se tuvo que venir a La Isla para que sus hermanos varones pudieran hacer sus estudios en el colegio de la Salle y las chicas en el de Bravo, mientras su madre y su padre se quedaban en Sancti Petri donde él ejercía la profesión de farista. 
En una época tan difícil que ha pasado a la historia como los tiempos del hambre, tuvo que dar de comer a toda la familia con lo poco que podía conseguir y fueron muchas las veces que lloró ante las quejas de sus hermanos que ya eran unos muchachos y se levantaban de la mesa diciendo con ironía: ¡Ya ha comido un hombre!Tuvo que hacer verdadera magia para poner un plato de comida todos los días en la mesa y no por falta de dinero que su padre lo ganaba bien, el problema era que no había víveres que comprar y fueron muchas las noches que con harina se hacían unas tortitas que disfrutaban hasta algunos amigos que en sus casas no había ni eso.
Isabel cuidó siempre de la familia, se levantaba a las seis de la mañana,  preparaba desayunos, lavaba a mano las ropas de sus hermanos y de la casa, hacía aquellas camas de colchones de lana o de borra que había que remover hasta dejar mullidos nuevamente, limpiaba los suelos de rodillas y las cacerolas que tenía a modo de exposición en una pared de la cocina estaban siempre relucientes.
Isabel dedicó su vida a los demás, a sus hermanos, a sus padres, a sus sobrinos a los que cuidó y amó como hijos, y más adelante a las hijas de una sobrina suya que siempre estuvo a su lado y que la considera más que una madre.
Todo lo que escriba mi pluma es poco para rendir homenaje a esta gran mujer.







Livianos como plumas nos dejamos llevar hasta el blog de Karina.



14 comentarios:

Sindel dijo...

Un bello homenaje a una mujer que merece todo mi respeto. Una luchadora de la vida, en una época difícil que sostuvo a su familia más allá de si misma. Aplausos para ella y para tu historia que emociona y llega al alma.
Besos!

Ester dijo...

Hay mujeres que son tan grandes que con un homenaje no se les agradece todo. Me uno a este y mi reconocimiento para todas ellas. Saltibrincos

Isa Iss dijo...

Es con gran emoción que he leído lo que transmite tu bella pluma sobre una mujer que sacrificó su vida por su familia, a pesar de las dificultades de esa epoca.

Me uno a tu homenaje sobre estas mujeres luchadoras.
Un beso Leonor
Isa

Yessy kan dijo...

Bello homenaje para esta linda dama.
Una mujer, toda una luchadora, con lealtad y amor para los suyos. Lindo texto, Leonor.
Un beso

Montserrat Sala dijo...

Bien por esta sesñora qeu anateuso el cuidado de sus hijos sobrinos y sobrinos nietos, anes queel suyo propio. Existen mujeres así. madres ttabajodras que no tienen ni un minuto para ellas mismas, que todo lo dan a cambio de nada.Extraordinarias mujeres que han subido un país
<Me uno a tu homenaje,amiga Leonor.
Un abrazo

Montserrat Sala dijo...

Como siempre hay que querer entenderme.Hoy:
Sesñora.....Señora
qeu.........que.
anateuso....antepuso.
anes........antes
queel.......que el
ttabajodras.trabajadoras

¿A que tu no lo sabes hacer?
jajaajaajajaja!!!!!

LAO Paunero dijo...

Tu pluma destaca muy bien a esta mujer de gran corazón Leonor!

matias GARCIA PUPO dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.
Marta Nidia Ioele dijo...

Bella geografía en recuerdo a una mujer que dio todo sin pedir nada, tomando la responsabilidad de una casa con su familia, un relato que se siente al leerlo, me encanto.
Un beso Marta

Tracy dijo...

Buen homenaje a una mujer que vivió una época dura, muy dura. Que sirva este reconocimiento de todos a ella y a todas las que como ella sacaron sus casas adelante.

Juan Carlos dijo...

Muy emotivo y merecido, a tenor de lo que cuentas, este recuerdo a alguien muy especial y muy merecedora de estas palabras.
Un abrazo, amiga.

Ilesin dijo...

Un hermoso homenaje a todas esas mujeres que llevaron el peso de las casas y que no tuvieron su justo premio de ser reconocidas por ello.
besos

Musa dijo...

Precioso y sentido homenaje.
Épocas duras donde la vida había que buscarla a bocados.
Mis felicitaciones.

Olga i Carles (http://bellesaharmonia.blogspot.com dijo...

Ese tipo de mujeres son un faro a seguir.
Avancemos en su Camino.


Gracias.
Un Abrazo.