martes, 16 de diciembre de 2014

PALABRA 51 DE 52: CONTANDO LAS SEMANAS




Esta semana nos proponen la palabra PECADO


Si los besos son pecado
 los abrazos no son buenos
si las caricias se penan
si hacer el amor es malo
si es lujuria el pensamiento
que nos invita a querernos tanto
y al querernos nos perdemos
sí estoy en pecado
Si al hablarte desatino
si no curo lo que siento
si no domino mi mente
y entre tus brazos me sueño
¿es pecado amar como estoy amando?
me confieso, estoy pecando
mi pecado sin arrepentimiento
y mi condena tener que seguir queriendo.




11 comentarios:

Ester dijo...

Eso no es pecado, hay una lista larguisima de pecados que si lo son, pero esos no estan incluidos. Un abrazote

casss dijo...

.... y que nos perdone quien tenga que perdonarnos, pero quie nos quita lo pecado? ;)

Bellísimos versos Leonor. Gracias por ellos y redimirnos tan poéticamente.

besos

Sindel dijo...

Nada de eso es pecado! Es amor!
Qué bello poema Leonor, invita a vivirlo aunque para algunos seamos eternos pecadores.
Un besote.

Fanny Sinrima dijo...

Leonor,el mundo entero no ha dejado de pecar así en toda su vida.
¡Menos mal que descubrimos que no era pecado!
Un abrazo.

Carmen Andújar dijo...

Pequemos todos pues, nadie renuncia al amor.
Un abrazo

Ilesin dijo...

Quien no ha pecado en pensamiento y obra?? y es que al amar no volvemos más propensos a cometer algún que otro pecado.
Besos

Tracy dijo...

Esos condicionales que pones, también los pongo yo y al final me llevan a hacerme una pregunta ¿como va a ser pecado lo mejor que tenemos en la vida que es el amor?

G a b y* dijo...

Si no hay arrepentimiento, y el sentimiento sigue en pie, ardiendo en su propio fuego... creo que el pecado deja de serlo.
Precioso poema, toda una declaración de amor.
Besos!
Gaby*

LAO Paunero dijo...

Creo que cuando se está convencido no hay pecado....

Musa dijo...

Bello poema, yo quiero seguir pecando.
Besos

José Vte. dijo...

Leonor, querida amiga, no puedo decir que me sorprenda, pero cada vez es más de admirar tu manera de escribir, ya sean relatos o versos.
Hoy has elaborado un poema brillante y apasionado sobre pecados que nunca lo son.
Precioso.

Un abrazo