lunes, 3 de marzo de 2014

PALABRA 10 DE 52: CONTANDO LAS SEMANAS





Silencio impuesto con armas
Silencio amenazador
Silencio para acallar el alma
Silencio que nos anula
Silencio que nos inflama
Silencio
eterno silencio
cuando matan las palabras







20 comentarios:

Tracy dijo...

Silencio para leerte a gusto.

Carmen Andújar dijo...

No es bueno cuando se matan las palabras; pero a veces es muy necesario.
Un abrazo

Ester dijo...

Que duro tiene que ser el silencio impuesto. Abrazo

Sindel dijo...

Un silencio que es terror, que es triste, impuesto y que ahoga tantos gritos.
Duro poema Leonor, me gustó mucho.
Un beso.

Cecy dijo...

Un silencio que duele en el alma.

Abrazo Leonor :)

Encarni dijo...

Este silencio es el peor de todos, el que mata las palabras, el que las asfixia, tremendo silencio el del poema.

Un beso

Lucia M.Escribano dijo...

Tu silencio grita desgarrado que alguien lo escuche...lo sentí en la piel y en el alma.
Besos dulces amiga.

Juan L. Trujillo dijo...

Muy buen poema, aunque creo que es dificil que la palabra muera.
Un abrazo.

casss dijo...

de algún modo habrá que retomar el camino de las palabras.Menuda tarea!!!


besos

G a b y* dijo...

Los silencios impuestos, son los que más duelen, porque cercernan todo tipo de palabra, todo tipo de opinión, y obviamente, estoy a favor de la libertad de expresión!
Has puesto en tela, uno de esos silencios que nadie quiere aceptar, muy buen planteo Leonor!
Besos!
Gaby*

Juan Carlos dijo...

Creo que fue Labordeta quien dijo: En este pueblo hay alguien a quien no le gusta que cante y aún lo hay. Lo terrible es que se imponga ese silencio por la fuerza. Besos, amiga.

LAO Paunero dijo...

¡uno de los peores castigos injustos Leonor! ¡muy bueno!

Neogéminis dijo...

Ese silencio impuesto de cementerio, terrible, desolador.
=(

Fanny Sinrima dijo...

Muy bueno, Leonor.El silencio i mpuesto por la mordaza, es el peor de todos. Y contra él, nada mejor que la palabra.

Un abrazo.

Lucia M.Escribano dijo...

Estoy de vuelta para decirte, que tienes un premio para tu precioso blog en el mio, deseo que te guste preciosa amiga.
Besos.

Ivan Lukman dijo...

Que triste seria si las palabras se murieran algún día y los escritores no tuviéramos con que expresarnos.

Saludos

Ivan Lukman dijo...

Que triste seria si las palabras se murieran algún día y los escritores no tuviéramos con que expresarnos.

Saludos

Jorgelina D dijo...

ese silencio me asusta, que me han hecho callar, pero por cuestiones entendibles, pero el silencio que se impone con prepotencia para obligar a la sumisión, ese silencio es el que debemos vencer a fuerza de levantar las voces lo más fuerte posible
¡saludos Leonor!

Ilesin dijo...

Este es un silencio que debería de estar erradicado del mundo.
Besos

Pepe dijo...

Decía Gabriel Celaya que la poesía es un arma cargada de futuro, por eso todos los tiranos del mundo siempre han querido acallar la voz del compromiso, del escritor, del poeta, del pensador. Por ese motivo, como Blas de Otero, hay que decir siempre Pido la Voz y la Palabra. Es el mejor patrimonio que tenemos y no deberíamos renunciar nunca a él, aunque a veces necesitemos del silencio, pero es un silencio íntimo, grato, necesario y nada impuesto.
Un abrazo.