martes, 19 de noviembre de 2013

ESTE JUEVES: EL ÍDOLO







Sobre sus hombros veía el mundo como una reina,
de su mano sentía la seguridad absoluta,
junto a él reía sus ocurrencias
disfrutaba su presencia,
y si no estaba esperaba ansiosa su regreso.

Creaba fantásticas historias para mí,
 preparaba juegos para hacer conmigo,
me enseñó mis primeros pasos
y era el hombre por excelencia.

Si alguna vez hubo en mi vida un ídolo 
fue en esos primeros años,
cuando el héroe de mi vida de cuentos 
era ese hombre que vivía con nosotros.

 La vida muestra realidades
aprendemos que nadie es perfecto
que todos estamos hechos de la misma materia
que tenemos virtudes y defectos
y que nadie es tan excelso que merezca adoración.

A  pesar de mis razonamientos,
de haber argüído en contra de este concepto,
tengo que confesar que sigo adorando a mi padre.



28 comentarios:

Teresa Oteo dijo...

Mejor ídolo, imposible...
Qué bonitos recuerdos que estarán para siempre contigo!!
Un beso grande!

Judith dijo...

Hola!!
Hermoso!!sabia que la presencia de un padre estaría con algún juevero. Una inspiración que no falta y no falla.
Gracias por participar!!
Besos

H. Fraile dijo...

Un bonito homenaje con unas hermosas palabras para tu ídolo.
Un abrazo.

rosa_desastre dijo...

El lugar que ellos ocupan desde que no estan con nosotros, pedestal en nuestra memoria para el resto de la vida.
He sentido muy mios tus versos.
Un abrazo

LAO Paunero dijo...

¡que mas se puede pedir que conserves ese lazo con tu padre Leonor!!!!!

Juan L. Trujillo dijo...

Ídolo, maestro, amigo, ejemplo, compañero, todo eso y mucho más debe ser un padre.
Bonito homenaje.
Un abrazo.

Cristina Piñar dijo...

No hay mejor ídolo que un padre siempre y cuando sea un ejemplo y un espejo en el que mirarse, como parece ser tu caso. Me alegro de ello y me gustan mucho tus versos. Un beso.

Tracy dijo...

Es el mejor ídolo que puede tener un hijo.

Auxi González dijo...

Hermoso, descarnado, sincero poema

Maria Liberona dijo...

Que hermoso, amar apesar de los defectos

Pepe dijo...

Entiendo perfectamente que hayas reflejado en tus versos la adoración hacia tu padre. Y lo entiendo porque para mí también el mío ha sido fué siempre un referente y aún hoy, siempre que tengo que tomar alguna decisión importante, pienso en lo que él haría en circunstancias similares.
Un abrazo.

Carmen Andújar dijo...

Desde luego el padre es nuestro primer ídolo, no le vemos defectos sólo virtudes; aunque después lo queremos igual con sus defectos y sus virtudes.
Un abrazo

G a b y* dijo...

Un bello escrito Leonor! Un gran reconocimiento a quien sin duda, merece esa admiración constante y afectuosa. De algún modo, mi padre juega ese rol de ídolo en mi vida también, sobre todo por lo humano, pues nadie está exento a equivocarse, a ser como le sale, pero ante todo, manteniendo en alto valores y enseñanzas positivas.
Te felicito por tan lindo homenaje.
Besos!
Gaby*

emejota dijo...

Es cierto los padres se inician como ídolos sin darse cuenta, luego mantenerse les cuesta lo suyo, la mayoría no lo consiguen. Enhorabuena Leonor, te ha quedado precioso y la mar de realista. Besos.

Lucia M.Escribano dijo...

¡ Si alguien se merece el atributo de ídolos son los padr@s!
Precioso tu jueves.
Besos amiga.

Natàlia Tàrraco dijo...

Como tú me acuerdo de mi mano pequeña en la suya grande y cálida, me acuerdo mucho de mi particular héroe, nadador, elegante, tranquilo y suave, mi padre.
Leonor,bellísimo homenaje al ídolo verdadero, tu poema lo revive, vive.
Besitos

PedRo y sus cosas dijo...

nuestros padres siempre van a ser nuestros idolos,me ha gustado tu entrada y la visión que tienes de él,saludos.

San dijo...

Me has recordado !tantos momentos Leonor!, que ahora me cuesta comentar tus versos.
De haber tenido algún ídolo, desde luego que nadie mejor que él.
Un abrazo.

Juan Carlos dijo...

Muy bonito, tanto por las palabras que empleas como por el sentimiento que flota en ellas.
Besos, amiga.

Loquita Diplomada dijo...

No siempre los ídolos deben ser personajes famosos, si no como en tu caso, personas que nos acompañan en el diario vivir, que se hacen grandes por lo que nos brindan y enseñan, por lo que comparten con uno.
Muy lindas las palabras dedicadas a tu padre.
Un beso!

Charo dijo...

Qué bien trasmites el sentimiento de admiración hacia tu padre!
Un beso

Alfredo Cot dijo...

Emotiva referencia y poético testimonio. Una referencia insustituible que deslumbra primero y que acompaña de por vida.
Besos

Matices dijo...

No creo que haya mejor ídolo. Son infinitos en el tiempo y siempre están presente en nuestro corazón.
Bonitas y sentidas palabras...
Besos

Ramfel Sierra dijo...

A pesar que no tuve la vivencia de estar con mi Padre, empatizo plenamente con tus palabras. Y me atrevería a decir que un Padre o Madre, traspasa con creces el concepto de Ídolo.

Mari Carmen Polo dijo...

¡Cómo no! El padre, ese ser que lo es todo para nosotros, cuando somos tan chiquitos.

Un abrazo.

casss dijo...

Sabés Leonor, tiempos ha, escribimos sobre los ídolos y yo puse a mi padre y conté una anécdota al respecto. Es que hay quienes hemos tenido la felicidad de sentirlo así, y por fundados motivos.
Tu poesía está cargada de sentimientos hermosos que contagian esperanza: hay seres a quienes podemos amar con total pasión.

besos

Manolo Ruiz. dijo...

Fuiste para él una hija excepcional y alegraste su vida muchos años, acompañándole hasta en sus últimos momentos, dándole siempre tu cariño y tu compañía.
Esos valores te servirán para aliviar la pena de su pérdida. Dura y sin duda lamentable y triste; pero prácticamente sin dolor y sin haceros sufrir. Hasta en eso fue un grande.

Carmen Rubio dijo...

Te comprendo, querida amiga. Muy bonito sentimiento hacia tu padre, Leonor. Un abrazo enorme.