miércoles, 24 de abril de 2013

ESTE JUEVES: TERRORISMO










Noche oscura, noche sin luna, cómplice noche.
Silenciosos pasos de un cuerpo que avanza anejado a las paredes evitando las sombras que se mueven a su paso por las farolas.
A su espalda la liviana carga mortal, en su mente la certera promesa del paraíso.
Al amanecer toda la ciudad sentía el doloroso llanto de las sirenas.
En el suelo un amasijo de vidas robadas que pasarán a engrosar las listas de víctimas por terrorismo.   
Nuevamente la muerte recogía sus frutos al azar y el horror irrumpía sin previo aviso.
Sonríe la parca al recoger el alma del joven inmolado.







Otras reflexiones en casa de María José: Lugar de encuentro




21 comentarios:

casss dijo...

Excelente tu relato. (hoy me llevo la palabra "anejado".)

Lo de la parca, me parece un muy buen remate.


(Te deseo lo mejor en especial hoy).

Besos

H. Fraile dijo...

Pequeño relato de una cruda realidad que nos golpea con demasiada frecuencia.
Besos.

Matices dijo...

Los testigos de lo que acontece... "frutos al azar", me ha gustado, no todo es el destino, a veces hay quien irrumpe en él sin piedad.

Besos!!

Tracy dijo...

Pobres también ellos.

Cecy dijo...

Jóvenes que le han contado algo para beneficios de monstruos y ellos creyentes allí van.
Excelente relato Leonor.

Un abrazo :)

Juan Carlos dijo...

Lamentable hecho perfectamente recreado. Besos, amiga.

Sindel dijo...

Triste y desoladora realidad, que tantas veces nos ha asolado.
Tu relato es perfecto, provoca angustia y desazón.
Un beso.

Carmen Andújar dijo...

El fanatismo trae estas cosas. Parece mentira que a una persona le puedan lavar de esa manera el cerebro.
Muy bien relatado
Un abrazo

Neogéminis dijo...

Solamente La Parca puede alegrarse en esas circunstancias...nadie más.

Un muy buen relato, Leonor!
Un abrazo

G a b y* dijo...

Terrible la situación, esa entrega macabra de quien se inmola por causas que jamás lograré entender.
Tu relato, breve conciso y bien llevado. No es fácil narrar algo así, a mí me ha costado.
Un beso!
Gaby*

juliano el apostata dijo...

te voy a hacer una pregunta, leonor: ¿si el terrorista hubiese sido una mujer, crees que hubiera ido al cielo mahometano?
anda, responde a eso¡¡¡
medio beso..
ah, yo sí me sé la respuesta.

Mari dijo...

Podría escribirte frases de condena e incomprensión ante la barbarie, pero no lo haré, ya están todas dichas.

Un beso

Valaf dijo...

Disculpa, el comment de antes es mio. Mi esposa se ha dejado abierta la sesión en el pc y no he reparado en ello.

Un beso

juliano el apostata dijo...

“Cada vez que durmamos (presumiblemente ya en el paraíso) con una hurí (vírgen la encontraremos virgen. Además, el pene de los elegidos no perderá la erección… que será eterna. La sensación que sientes cada vez que hagas el amor es absolutamente deliciosa y fuera de este mundo y si lo experimentáramos en este mundo, nos desmayaríamos. Cada elegido [es decir, los musulmanes varones] se casará con setenta huríes (vírgenes), además de la mujer con que se casó en la tierra, y todos tendrán una apetecible vagina… ”


sí, de acuerdo...la otra parte, la de las féminas, nooo, pues el cielo musulmán es ese...el de las huríes...es decir: ¿acaso tienen, pues, cielo las mujeres? sí y no...supongo que a efectos de ellos mismos sí, pero en realidad, el cielo está hecho parta los hombres¡¡¡
un medio beso.

Alicia Gonzàlez dijo...

Pensar que alguien puede llegar a anteponer sus ideas políticas o religiosas a la vida de los demás y la suya propia, es algo que jamás entenderé. Muy buen relato. Besote

Charo dijo...

Muy buen relato, me ha gustado mucho, muy bien escrito. Enhorabuena!!Besitos

San dijo...

Sufre quien se cruza en el camino sin saber lo que está por acontecer.
Tremendo Leonor.
Un abrazo.

Encarni dijo...

Creo que le prometen un montón de virgenes en el paraíso, y claro, eso no lo pueden rechazar. Que pena que existan personas que accedan a este tipo de actuaciones, terrible.

Un abrazo

Lupe dijo...

Hola Leonor.

Que esquisitez de relato. Cuesta entender que, recién llegados a la vida, la entreguen a esas creencias. Pero es así de real.

Un abrazo.

Lupe

Teresa Oteo dijo...

Pues sí,nuestras musas han ido de la mano, qué fuerte y qué despropósito más grande y sin sentido!
Muchos besos y cuídate mucho!

Cristina Piñar dijo...

Un relato estremecedor y muy bien escrito. Me gusta. Besos.