martes, 24 de enero de 2012

LA ESTUFA







La estufa espera paciente.
Han llegado los fríos.
En su corazón se encenderá la vieja madera. 
Su calidez abrazará nuestros temblorosos cuerpos.
Mientras, las botas descansan.
Botas que han trabajado la tierra.




4 comentarios:

Mari Carmen Polo dijo...

Esa estufa me recuerda a una parecida que tuvimos en casa, cuando vivíamos en Coca. Me encantaba el olor a resina que se desprendía de las serojas de los pinos que se les echaba dentro. Y calentaba, vaya si calentaba...

¿Qué tal el día, Leonor?

Un abrazo

Lola y Mari Carmen Polo dijo...

Jejeje, eso mismo iba a decir yo Mari. Que calentito se estaba alrededor de esa estufa, y ese olor tan bueno...
Ya estoy mayor,y no soporto el frío.

Un beso, Leo

Lola

Verónica Marsá dijo...

¡¡¡Que se quemará la gomaaaa!!!

Nosotros teníamos una que encima, en la parte de abajo disponía de un cajoncito en la que asábamos boniatos y castañas ¡¡¡ni te cuento el aroma!!!

Un besito, Leonor.

¿Cómo anda la cosa, amiga?

Natàlia Tàrraco dijo...

Botas, estufas, calidez.

Espero que estés bien, ánimos amiga.
Besito cariñoso.