jueves, 28 de julio de 2016

ESTE JUEVES: IMAGEN DISPARADORA





Esta semana nuestra amiga María José Moreno propone escribir inspirados en esta fotografía mía. Gracias por elegir esta imagen que para los isleños tiene un gran significado. Nos vemos en el blog Lugar de Encuentro.


Una mansión que se erigió como la más bella de la calle Real se está desmoronando.  Sus paredes, invadidas por la humedad se van descarnando poco a poco, llorando arena y cal y dejando a la vista su alma ostionera. Chirrían las bisagras y crujen las maderas en un canto triste. El polvo adherido a los cristales de los cierros y balcones revela el total abandono de la casa. Su fachada descascarillada está invadida de hierbas y el oxido de los herrajes ofrecen a la vista una uniformidad de color, el color del declive, el color de la muerte. En ella conviven los ecos del pasado con el zureo monótono de las palomas que han anidado en las estancias altas, en los cuartos que apenas soportan ya el peso de las vigas de madera carcomida, y familias de gatos han hecho de este lugar su refugio. Durante la noche se oyen pasos y ruidos de puertas abriendo y cerrando, se puede sentir el leve roce de las faldas al caminar y el suave taconeo sobre los suelos de mármol.  En las cocinas suenan cacharros, y de vez en cuando el agudo rechinar de la carrucha del pozo del patio delata que las almas de sus antiguos moradores no se han ido, se niegan a abandonar el hogar.  Los días de viento, por las rendijas de la montera se cuela el aire invadiendo de notas melancólicas cada uno de los rincones, evocando las grandes fiestas que se celebraban en los salones. Es entonces cuando una algarabía de risas y voces devuelven a la casa todo su esplendor. Los niños corretean por el patio de la entrada subiendo y bajando alegres por las dos escalinatas que conducen al primer piso. En la sala de la biblioteca voces graves murmuran ininteligibles conversaciones mientras en las salas de los balcones, las muchachas observan curiosas por las grietas de la madera la vida que transcurre fuera de la mansión.  



Fotografía de la familia Lazaga, antiguos propietarios de la mansión.




20 comentarios:

Maria Jose Moreno dijo...

Me he trasladado con tus palabras hasta esa casa deshabitada que un día fue imagen de esplendor. Hasta he podido escuchar el zurdo de las palmadas y la algarabía de los niños. Me encantó tu imagen y ahora lo que nos relatas de ella. Gracias por participar. Un beso

manolo ruiz dijo...

Un trabajo estupendo, como todos los de Leonor.
Al leerlo, parece que estamos dentro de la casa, compartiendo las sensaciones que ella, de manera magistral, nos transmite.

Carmen Rubio dijo...

Leonor me ha encantado el relato, es que vives en la casa cuando lo lees, te transporta a un pasado mágico que todos tenemos ideado de esas casonas de los siglos pasados. Genial, Leonor.

Noa dijo...

Me ha encantado el relato Leonor, yo escribiré el mío ésta tarde.

¡Muchísimos besos!

censurasigloXXI dijo...

Ojear por las grietas la vida externa, la de mujeres que habrán pasado por esa vida. Muy buena imagen y mejor relato.

Beso, compi.

Diva de noche dijo...

No se si ha sido el frío de la mañana, pero he sentido algo en la piel que me recorrió hasta las raíces..Tengo estos días ese constante vértigo de querer saber si existiremos en algún lugar luego de morir...cosas de cumplir años quizás...cada a{o que pasa me aproximo hacia el olvido...
Te has lucido con este texto..en serio cala fuerte..besos

Montserrat Sala dijo...

Cada uno de tus textos, me gusta mas que el anterior. Y es que cada dia escribes mejor. La descripción de la casa es tan completa y tan real como poética. Una maravilla. Que disfrutes de la Cultura del tu Isla tanto como lo mereces.
Un abrazo muy grande.

Tracy dijo...

Leonor gracias por transportarnos a ese mundo vivido en la mansión y contarnos tan bien contado el presente de la misma mansión.

Fernando De Arnáiz Núñez dijo...

Leonorcomo siempre q t leo me dejas maravillado q no lelo, jeje.
Me has hecho recordar la Casa de América de Madrid antiguo palacio con fantasma incluido.
....como tantas...
Esta preciosa casa apunto de caerse y q ha sido apuntalada mínimamente en su estructura y q dado su largo abandono es muy cara su restauración y rehabilitación como Museo de Camarón entre otras.
Un poco gafada debe de estar pq familiares descendientes de esos propietarios han fallecido tres ya de una penosa enfermedad...y creado situaciones muy curiosas como dramáticas.
El hotel y la Escuela de Hostelería no cuajaron tampoco....a ver si se le encuentran fondos suficientes y se recupera para nuestro patrimonio y un uso adecuado como se merecen tb esa familia con un héroe muerto en un glorioso combate...

Mercedes Gil Abuelatecuenta dijo...

Me ha encantado el relato, los ruidos y carcajadas, el ambiente, las fotografías. Una delicia el relato y una tristeza el abandono de esa casa tan linda, amplia y bien situada.
Muchas gracias por este ratito literario. Besos Leonor.

Ester dijo...

Has ambientado el relato y descrito las situaciones como maestra del genero de ambiente. Un aplauso y un abrazo

Neogéminis Mónica Frau dijo...

Con qué gracia y maestría has ido narrando esa atmósfera irreal de un pasado que ya fue. Precioso texto.
Un abrazo!

Fernando De Arnáiz Núñez dijo...

Otro comentario sería, la representación de nuestra decadencia definitiva a finales del siglo XIX, con las pérdidas de nuestras últimas provincias de Ultramar, referenciada en la vida del propietario de esa mansión palacio tan bonita como muchas otras de la ISLA.
Héroe del Callao, junto con Sánchez Barcáiztegui al mando de D. Casto Méndez Núñez y posteriormente tb pero fallecido como CN Comte del Crucero Oquendo en la desigual, y nunca propiciada por los marinos, batalla de Santiago de Cuba bajo el mando del Almte Cervera contra la poderosa y oportunista flota de EEUU.
Decadencia reflejada en los patrimonios de aquellos desaparecidos y nunca bien reconocidos , salvo por sus compañeros en un Panteón tb Patrimonio isleño.
Muy bonito y recreativo de una vida anterior alegre por esa casa q no se esperaba los sucesos posteriores.
Me encantÓ !!!
Gracias por permitirme expresarme,
A continuación te paso un link, además sabiendo tu procedencia farera de Sancti Petri, te diré q Juan Bautista Lazaga, siendo CF e isleño de pro, Presidió la Junta de Estudios de la Canalización de Sancti Petri.
Un fuerte abrazo Leonor !!
A tus piés siempre!!

Fernando De Arnáiz Núñez dijo...

https://es.m.wikipedia.org/wiki/Juan_Bautista_Lazaga_Garay
me olvidaba del enlace del referente anterior.
perdón !!

Manuel Cubero dijo...

Interesante y agradable de leer... Me gustó

rosa_desastre dijo...

Tu nos has llevado a todas las estancias, tragando el polvo de los años, empapándonos de la historia, caminando con los pasos de los otros. ¡Que linda debió ser la casa! ¡Lo que daría por visitarla de verdad!
Un besazo

Charo dijo...

Qué bien has pasado del presente decrépito y desolado al bullicio y la alegría del pasado, muy bien descrito. Te felicito por el relato y por la foto que es preciosa y además muy inspiradora.
Un beso

Mamaceci dijo...

Dan mucha lastima las casas que se mueren de a poco. Merecen revivir su esplendor a traves de sus fantasmas. Quizás eso pasa cuando las casas sueñan.
Hermoso relato, muy poético Leonor.
Abrazo fuerte

pedro pablo garcia dijo...

Me ha encantado Leonor esa casona que se desmorona. Me ha transportado a otros tiempos. Enhorabuena y un beso.

Pepe dijo...

Has descrito magistralmente el lento deterioro de lo que antaño fué una casa señorial llena de vida que, sin duda alguna, ofreció momentos entrañables a sus moradores. Debe ser muy difícil resignarse a abandonar las paredes y rincones que tanta felicidad nos reportan mientras las habitamos y nos habitan. No me resulta extraño que sigan oyéndose voces, susurros, gritos infantiles, carreras, conversaciones, sonidos que nos recuerdan a sus antiguos moradores.
Un fuerte abrazo.