jueves, 26 de noviembre de 2015

EL TIEMPO




Relato inspirado en la imagen.

Qué queda en mí de aquella niña llena de sueños y fantasías, qué de aquella joven soñadora. Ya ni siquiera soy adulta, soy un algo que queda esperando su último suspiro. Los años de mi vida han volado, se me escapa el tiempo, mi futuro se reduce a un mañana incierto. Qué poco es una vida, qué corta se ve cuando el final se acerca. No hay segundas oportunidades, venimos solo una vez y si hay suerte a un lugar de los menos hostigados. Hasta para nacer dependemos del destino, cruel y antojadizo destino que nos maneja cual marionetas colgando de sus hilos. 
No he tenido la oportunidad de hacer los viajes proyectados, no he podido leer todos los libros, ni escribir todas las palabras. No he podido despedirme en tu mirada. Me llevaré besos que no he dado, abrazos que me fueron negados. Los días que en la niñez se hacían largos, días de horas interminables, hoy se escapan entre los dedos como la arena de playa. El tiempo se acelera, corre, vuela, y por mucho que se intente no hay freno capaz de pararlo. Nos vamos, me voy,  pero mientras mis manos puedan seguiré tejiendo, tejeré hasta que vuelvas, tejeré noche y día, tejeré sueños aunque nunca llegue a alcanzarlos. 



10 comentarios:

Tracy dijo...

Como una Penélope del siglo XXI
Besitos

Montserrat Sala dijo...

Me preocupas Leonor.seguro que todo va bién???
Aún no me has hecho el pedido de invierno. No te demores amiga.

Ester dijo...

Tejer es una buena terapia, creo que a todos nos faltan cosas por cumplir, sueños por vivir, lagrimas sin derramar, y risas contenidas.Es el modo de seguir viviendo con ilusión, si lo tenemos todo ya no necesitamos nada y eso es muy triste. Abrazos

Neogéminis Mónica Frau dijo...

Con qué certera precisión has logrado desmadejar y entretejer esas sensaciones que nacen con nosotros y se despliegan a medida que nos hacemos viejos. Impecable texto que he disfrutado enormemente al leerlo. La foto, una maravilla!
Un abrazo

Manolo Ruiz dijo...

Qué maravilla. Tejer ilusiones, tejer un futuro, tejer una esperanza... Un conjunto de pensamientos que obligan a reflexionar sobre nuestras propias vidas y a intentar hacer realidad nuestros sueños.

Sindel Avefénix dijo...

Que el final nos sorprenda haciendo algo que nos gusta, que no tengamos que pensarlo.
Un relato para reflexionar sobre la vida, sobre lo que dejamos ir o no disfrutamos a pleno.
Me encantó.
Un beso.

Fernando De Arnáiz Núñez dijo...

El devenir de los tiempos sin solución de continuidad. Va abriendo la puerta de la muerte a la vez que abre otra a la vida.
La abuela se va yendo silenciosamente y el nieto espera para el estreno de su rebeca tejida con amor como otro más de sus regalos.
La sabiduría da paso a la iniciación de la experiencia.
La madurez suprema a la infancia como dos etapas de la vida en donde se hunden nuestras raíces.

Mirella Denegri dijo...

...que diferente se debe sentir una persona de 20 años al leer tu escrito..seguro diría " quien le ha mandado a perder el tiempo y dejar de lado lo que le gustaba"..pero sin embargo, los que sabemos lo que es pasar al otro salón, a ese donde se espera que cualquier día cambié para siempre y de repente tu vida y te conviertas en solo recuerdos en la mente de algunas personas..para muchos de nosotros que estamos en ese salón del último cupón donde de pronto.... zasss!!! ya no seas nada, si que pega esta historia...ya te digo, pega y fuerte...



matias GARCIA PUPO dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.
RECOMENZAR dijo...

maravilloso tu texto