miércoles, 5 de agosto de 2015

ESTE JUEVES: RELATOS DEL FRÍO



Tenía los deditos helados, intentaba calentarlos con el vahído cálido que salía de su boca, esta mañana estaba especialmente fría, al salir de la casapuerta, un gélido viento del norte le dio los buenos días y no dejó de temblar durante los veinte minutos que separaban su casa del colegio, los había hecho a paso rápido y al entrar en la capilla agradeció la calidez que la abrigaba. Cuando llegó al aula aún tenía los dedos morados y apenas podía sostener el lápiz con el que intentó poner su nombre en aquel cuaderno milimetrado, era la rutina diaria, abrir el cuaderno y en la página correspondiente poner su nombre y la fecha y a ella le gustaba esa rutina que le daba seguridad, le hacía sentir que todo seguía el ritmo marcado. Mientras tanto sus compañeras se divertían exhalando por sus bocas el humo de un imaginario cigarrillo y ella reía sus ocurrencias al verlas imitar las poses de las actrices más sensuales.  Eran tiempos de contradicciones, mientras las monjas seguían advirtiendo de los peligros que las amenazaban si no vivían según los dogmas, y del pecado que las haría caer en las garras del demonio, la sociedad estaba sufriendo un gran cambio, las mujeres sabían que no era normal ser parte de las posesiones de sus maridos y que la vida ofrecía otras alternativas al matrimonio, y ya no esperaban príncipes azules porque sus ídolos eran otros, el actor de fama del momento o el vocalista del grupo musical de moda. Las carpetas forradas con fotos de sus héroes eran una muestra de sus sueños.
Cuando entró el profesor de literatura, un cura de sotana negra y olor a Barón Dandy, todas dejaron sus cigarrillos sobre el pupitre y se dispusieron a fingir que la clase les interesaba. El frío seguía colándose por las rendijas de las ventanas y sus pies y manos seguían ateridos, muchas veces, sobre el babi que utilizaban en clase para no manchar el oscuro uniforme azul con polvo de tizas y virutas de goma, tenían que volver a ponerse los chaquetones porque no dejaban de tiritar. Inviernos crudos, sin calefacción, esperando la hora del recreo para salir al patio, a un rincón donde el sol les aportara un poco de calor y les permitiera tonificar sus músculos  saltando a la comba, correteando para esconderse o haciendo malabares sobre los hierros de un colorido laberinto. 

Nos encontramos en el blog de Dorotea, Lazos y Raíces






14 comentarios:

* dijo...

Un relato que me ha llevado al pasado o, quizá no... pero ligero y recreado.
Besos.

Ester dijo...

Años atrás, muy atrás. Abrazos desde el móvil

Tracy dijo...

Ese tiempo quedó ya en el recuerdo.
Besos

Cristina Piñar dijo...

Nos has trasladado muy bien al lugar de la escena y el tiempo en que trascurre y eso me gusta. Besos.

Montserrat Sala dijo...

Yo fui una niña de colegio de monjas de los años 50-6o, y pasé mas frio que un a
africano en el Polo Norte. Poca comida, ropas de abrigo, escasas y malas. Para que te cuento.... UN abrazo.

casss dijo...

Me quedé pensando en ese cura que parece entibiar el alma y el principe azul, que seguro quedó azul del frío que manaba de su corazón de fantasía....
Muy buena descripción que nos retorna con claridad al pasado.
besos amiga (tengo mis manos tibias con tus mitones.)

Carmen Andújar dijo...

¡Qué tiempos aquellos amiga! Sin calefacción y tiritando. Eso nos hacía más fuertes.
Muy buen recuerdo.
Un abrazo

Charo dijo...

Me entra frío solo de pensarlo...Me ha recordado a mis años de colegio, lo has recreado muy bien.
Un beso

pikxi dijo...

Se suele decir que cualquier tiempo pasado fue mejor, pero en tu relato se refleja claramente que no.
Un saludo.

Neogéminis Mónica Frau dijo...

Un lindo relato con fríos aires de antaño nos has hecho llegar a través de tus palabras.
Un abrazo

José Vte. dijo...

Un buen relato que transporta cálidamente, a pesar del frío, a una niñez pasada pero jamas olvidada.

Un abrazo

Alma Baires dijo...

Qué lindo! ...me has hecho recordar mis tiempos de estudiante, y el ir a la escuela con esa pollerita que el frío parecía llegarte hasta el alma!

Un beso.

LAO Paunero dijo...

lo que se dice "un frío y divertido recuerdo" ¡saludos Leonor!

Dorotea dijo...

Destilando frío en cada palabra sin embargo has recreado un cálido recuerdo del ayer. Un abrazo.