jueves, 25 de junio de 2015

LA NADA





Cuando acabe mi tiempo
cuando mi corazón deje de latir
y mi mente aparezca exánime

el día que mi cuerpo sea ceniza
esparcida al viento
 viajaré allá donde van los fenecidos
pero mis recuerdos permanecerán
no sé de qué forma
pero ellos serán mi compañía

 juntos vagaremos por extraños paraísos 
gravitarán a mí alrededor
dando sentido a esa nada
a esa dimensión desconocida

volaremos juntos
por donde estuvimos
y por donde no pudimos hacerlo
viviremos en la muerte
las ilusiones perdidas

mis pensamientos y yo
impulsados por la fuerza
que suscitan los recuerdos  
iremos hasta el mundo de los sueños




  

6 comentarios:

Mamen Orcero dijo...

Precioso. Pero ojalá sea dentro de por lo menos cien años, que tenemos muchos atardeceres que compartir todavía.
Un beso

Tracy dijo...

Hoy no tengo ganas de pensar en eso.

Sindel dijo...

Un poema hermoso! Tal vez esa nada este más llena de cosas de lo que pensamos, mientras tanto vivamos en este sitio que siempre hay cosas lindas para hacer.
Beso.

Ester dijo...

Hasta el mundo de los sueños, el mejor lugar al que dos pueden ir. Un abrazo

Isa Iss dijo...

Hermoso poema leonor.
Sigamos en el mundo de los sueños
Un beso
Isa

matias GARCIA PUPO dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.