jueves, 14 de agosto de 2014

ESTE JUEVES: VIRUS





El virus del amor es benigno pero ataca nuestro microprocesador que es el cerebro inutilizando gran parte del mismo que confundido por un estado tan extremo comienza su propia terapia defendiéndose ante situaciones tan dispares como ir de la alegría a la tristeza en un nanosegundo, el tiempo que hay entre abrir el correo y comprobar que el causante de sus trastornos no ha dejado ni una palabra que consuele su añoranza. El virus del amor trastorna los sentidos de tal forma que los ojos del amante solo ven el rostro del amado, su aroma le envuelve intensificando sus deseos, el sabor de sus besos sigue impregnando sus labios eternamente, el sonido de su voz ilumina el mundo y una hermosa melodía parece salir de su boca que con cada palabra va marcando el ritmo de su corazón que va in crescendo, del adagio al prestissimo. El virus del amor idealiza al amado al que el afectado ve como un ser perfecto casi un dios. Solo la unión de los amantes calma esas angustiosas palpitaciones que consiguen llevar al corazón a un tempo lento tras la satisfacción de los momentos compartidos.
El virus de amor no es mortal pero hace sentir la muerte cerca cuando la ausencia es larga, exiguas las palabras y utópicos los proyectos.
El virus del amor se alimenta del recuerdo, vive de los momentos vividos y los sueños por realizar, se traga el orgullo y la presteza, va anulando la mente que deja de razonar, no distingue, no reacciona, no se concentra, no reconoce. Anda deambulando entre evocaciones para aliviar la soledad, busca en cada imagen un recuerdo, en cada palabra una declaración. Cuenta los días, las horas, los minutos, los segundos...obsesivamente. Las noches pasan en duermevela, los días esperando una palabra, una imagen, un te quiero, un aquí me tienes aunque lejos, una caricia leída, un beso dibujado, una mirada soñada, un encuentro programado.









12 comentarios:

El Demiurgo de Hurlingham dijo...

Tal vez ese no sea un virus, sino todo lo contrario, un antivirus.
Un antivirus que elimina los virus de todo lo demasiado racional, los virus pragmaticos, los virus de la frialdad emocional.
Y siendo así, es un antivirus que necesita permanentes actualizaciones.

Neogéminis Mónica Frau dijo...

Un virus por el que bien desea uno contagiarse!
=)

Maty dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.
Carmen Andújar dijo...

Es un virus que aunque parece bueno, si después hay desamor, la cosa se pone fea y el virus empeora.
Un abrazo

rosa_desastre dijo...

Varios "expertos científicos jueveros" hemos desmenuzado el virus del amor en sus dos fases... nos contagiamos fácilmente de amor y hasta somos felices, pero los síntomas del desamor casi, casi matan.
Un abrazo

José Vte. dijo...

Este virus ataca los sentidos confundiendolos en muchos casos y convirtiendo a la persona que lo padece en algo parecido a un flan titilante y en fase de embriaguez. Hay que andarse con cuidado, pero aun así es este un virus del que el mundo si que anda necesitado en casi todas sus facetas.

Un abrazo Leonor.

Yessy kan dijo...

Me ha gustado mucho tu relato, todo lo que expresas es realidad. Lo más arrasador es que no existe antídoto. Ni agua bendita, ni exorcismo, ni pócimas que puedan ayudarnos. Es fatal!!

- El amor es como las enfermedades contagiosas, que cuanto más se temen más fácilmente se adquieren. – Nicholas Chamfort

Saludos

Sindel dijo...

Un virus que nos ataca sin previo aviso y nos va llevando por distintas etapas hasta que se nivela en la sangre.
Lo mejor que leí sobre este virus, una descripción de sensaciones que me identifican mucho. Te felicito preciosa, como dicen ustedes, lo has bordado!
Beso gigante!

Charo dijo...

Buf! Qué pereza me da esto del amor, je je...yo estoy vacunada! Bromas aparte, me ha encantado tu relato, has descrito muy bien los síntomas del virus...aunque también hay otra variedad del virus del amor un poco más sosegada aunque no por eso menos intensa, pero que no causa tantos estragos.
Un beso

Alfredo Cot dijo...

Pues vaya virus con más mala leche. Es como una garrapata, te atrapa y no te suelta. Y lo peor es que no tiene síntomas físicos. Ya lo dice el dicho: "Morir de Amor"
Besos

Maria Jose Moreno dijo...

Lo bueno del virus del amor cuando nos infecta son los primeros momentos, esos que tan bien relatas, donde somos ajenos a sus síntomas. Luego s puede convertir en mortal y precisamente, no en teoría, sino de hecho. Ya van treinta y tantas mujeres muertas a manos de ese virus en España este año.Un besote y gracias por participar

San dijo...

Ese virus no lo conocen, ni lo disfrutan o lo sufren, todas las personas, pero es como para tenerlo corriendo por las venas, al menos una vez.
Besos.