martes, 13 de mayo de 2014

PALABRA 20 DE 52: CONTANDO LAS SEMANAS






Esta semana jugamos con la palabra "Mariposa".


Cuatro esquinitas 
tiene mi cama
cuatro angelitos
me la guardan
dos a los pies
dos a la cabecera
la virgen María 
es mi compañera
y me dice:
duerme y reposa
y no tengas miedo
de ninguna MARIPOSA.



Cuando nos acostábamos acostumbrábamos a recitar esta letanía y cambiábamos el final para reírnos. Mi madre, que también se reía, nos corregía, "no es mariposa, es de ninguna mala cosa". Aún hoy, cuando soy yo la que la acuesto a ella, se la digo con la MARIPOSA al final, y creo que ella se sonríe.





Frágiles aleteos en el blog de SINDEL




12 comentarios:

Ester dijo...

Bonitos recuerdos de cuando yo rezaba lo mismo que luego rezaron mis hijas y ahora mis nietas. Saltibrincos

Tracy dijo...

¡Qué tierno, Leonor, qué tierno.

Mari Carmen Polo dijo...

Un cambio precioso, Leonor :)

Montserrat Sala dijo...

Felices tiempos, en los que una oración se pudiera cambiar por otra de más jocosa.
Saludos Leonor.

LAO Paunero dijo...

¡Que lindo lo de rezar a la Virgen Leonor! Tal vez se referirían a la pobre "mariposa de noche" como la llamamos aquí, que es "fea" y pegadiza......

casss dijo...

tierno recuerdo, que contagia colores e inocencia.

un abrazo

Cecy dijo...

Es muy linda!!!
te la voy a tomar prestada para compartir con mi pequeña nieta:)

Un abrazo Leonor.

Sindel dijo...

Precioso Leonor!!! Que lindas esas cosas que hacemos de pequeños y quedan para siempre en el recuerdo.
Un beso enorme.

Yessy kan dijo...

Que hermosa letanía. Inolvidables recuerdos de la niñez.
Saludos

Neogéminis Mónica Frau dijo...

Precioso!...muy bello e inocente
=)

Fanny Sinrima dijo...

Muy original. Me sorprendiste con los versos añadidos al final haciendo partícipes a las mariposas.

Un abrazo.

Pepe dijo...

Tambien yo, cuando mis niños eran pequeños los dormía con esas cuatro esquinitas. Nostalgia de un ayer ya irreversible me produce ese cándido y tierno poemilla, Leonor.
Un fuerte abrazo.