viernes, 18 de mayo de 2012

LA VIEJA MÁQUINA




Abandonada se encuentra la vieja máquina.
Abandonada vieja máquina y olvidada.
Abandonada y olvidada vieja máquina arrumbada.
Abandonada, olvidada y arrumbada vieja máquina.
Abandonada en un rincón descansa la vieja máquina.




6 comentarios:

Teresa Oteo dijo...

Yo la pondría con mi olivetti...
Un besito

Mari Carmen Polo dijo...

Pues yo tengo una de las buenas además, pero le está haciendo la competencia una blanquita y moderna que es un primor. En fin, Leonor, que si es por máquinas... yo tengo dos :) Y una olivetti también.

Un beso, guapa.

H. Fraile dijo...

Esas viejas maquinas nos llevan a un pasado no muy lejano, eran maquinas eternas que hoy nos sirven como decoración en algún rincón de nuestras casas.
Saludos.

H. Fraile dijo...

Esas viejas maquinas nos llevan a un pasado no muy lejano, eran maquinas eternas que hoy nos sirven como decoración en algún rincón de nuestras casas.
Saludos.

Natàlia Tàrraco dijo...

Que repose la vieja máquina, tiene la dignidad de haber trabajado intensamente, merece el descanso, y que podamos admirar su belleza útil que fue un día, que hoy es una escultura. Yo tenía una, ahora la rueda y el pedal, el mármol que la sustentaban son una mesa bar.
Besitos.

G a b y* dijo...

Son varias las cosas que van quedando a un lado. Testigos mudos de nuestros quehaceres (o de los quehaceres de antepasados), que supieron acompañar, realizar, entretener, captar... cuántas cosas! si las habrá!, que como todo en la vida va caducando.
Me gustó como fuiste mutando en el escrito esa realidad inevitable, que la la deja en un rincón a dormir su cansancio.
Besitos al vuelo!
Gaby*