miércoles, 2 de septiembre de 2015

ESTE JUEVES: LEYENDAS DE MI TIERRA




Ánfora datada 540 a. C. Museo del Louvre


Hércules enfrentándose a Gerión

En un lugar llamado Erytheia (isla de las Gadeiras, Cádiz) vivía Gerión,  un ser monstruoso nacido con aspecto humano aunque algo deforme ya que entre otros defectos poseía tres cabezas con lo que su inteligencia se triplicaba aunque debía ser un problema cuando sufría cefaleas. Este ser antropomorfo criaba bueyes que pastaban al cuidado de su pastor y su perro Ortro. 
Ajeno a lo que se le venía encima, vivía paseando por sus territorios cuando llegó Hércules para robarle los bueyes, cosa que debía hacer para liberarse del yugo de Euristeo, que lo había castigado a realizar doce trabajos, sobre todo para tenerlo lejos porque le tenía pánico. Hércules que en un ataque de ira había matado a su familia, aceptó enfrentarse a todos los peligros para expiar su mal.
Cuando llegó hasta el lugar que los antiguos consideraban  non plus ultra, y dejando a un lado el Peñón de Gibraltar y al otro África, continuó su viaje hasta la isla de Kotinoussa, antepuerta de su destino.



Mató al perro y al pastor y robó el ganado,  cosa que molestó un poco a Gerión  que le siguió para rescatar sus reses muriendo a manos del semidios por una flecha envenenada con sangre de la Hidra que le atravesó sus tres corazones.
 Ahora debía llevar el ganado a  Euristeo, rey de Micenas  gracias a la intervención de Hera que consiguió que naciera sietemesino y quitara el trono a Hércules, al que tenía mucha rabia porque era fruto de una relación de su marido con una reina mortal, así que el viaje no era cosa fácil encontrando varias trampas todas inventadas por sus enemigos, Hera, de la que era servidor, y Euristeo que le temía más que a Fobos, escondiéndose en una tinaja cada vez que oía que Hércules volvía de uno de sus trabajos.
Cuando regresaba con los bueyes se topó con Caco que era un ladrón como su nombre indica, éste le robó parte del ganado pero un chivatazo llevó a Hércules al lugar donde se escondía el ratero y lo mató. Descubriendo el ganado robado gracias a los mugidos de las reses que se llamaban unas a otras.
Después de este percance, la diosa Hera, muy jartible ella, mandó un tábano para que picara a los bueyes y se desperdigaran, y no contenta con la gracia hizo crecer las aguas de un río para que no pudieran atravesarlo pero Hércules colocó grandes piedras que permitieron el paso. 
 Con el ganado en la otra orilla,  pensó que no habría más problemas en su viaje pero se lo robaron de nuevo, esta vez fue Equidna, que era muy víbora, la que se hizo con las reses, y para devolvérselas le exigió que tuviera sexo con ella, debía saber que este hombre tenía aparte de una fuerza descomunal, un formidable vigor sexual. No sé si a Hércules le agradó aquel intercambio pero de aquella relación nacieron tres hijos. Y así fue como Hércules estuvo en Cádiz cerca del lugar donde se erigió un templo en su honor que se supone que estuvo situado  en las cercanías del Castillo de Sancti Petri.


Islas de Gadeira


Castillo de Sancti Petri


18 comentarios:

Ester dijo...

Tres hijos de un solo encuentro ¡Pues si que tenía vigor sexual! Un abrazo

Mirella Denegri dijo...

Que buen legado nos han dejado nuestros antepasados..historias fantásticas contadas desde su insipientes conocimientos pero que hoy en día sabemos que todo guardaba una relación con la verdad..muy interesante relato..besos

Tracy dijo...

Me ha encantado reencontrarme con este mito de nuestra tierra.
Gracias y besos.

matias GARCIA PUPO dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.
Alma Baires dijo...

Qué lindo mito!! ...y míralo a Hercules, tres de un solo golpe...jajajaja! Muy buen aporte Leonor.

Un beso.

H... (Perla Gris) dijo...

Vaya!! Pero que historia más interesante, no conocía tal leyenda y ha sido un placer saber de esa aventura de Hércules por tierras gaditanas... Además lo cuentas con mucha gracia y salero y eso hace a este relato muy bueno... Me gusta mucho saber cosas nuevas y con tu historia me voy muy, muy satisfecha... Muchísimas gracias por acompañarme en este jueves especial, gracias de verdad!
Besines... muchos...

Yessy kan dijo...

Una ágil travesía que llevo a Hércules a pasar tanto trabajo por los bueyes. Como además, dejar sembradas en el vientre de Equidna tres semillas. Fantástico relato!
Beso

Montserrat Sala dijo...

Hola Leonor: No sé como te lo haces,pero siempre te lo montas para que S. Fernado. Cadiz, o la Isla, sean los protagonistas de las mejores historias que cuentas. Y si no són ellos, entonces nos traes los faros. Eres una Embajadora escepcional de tu tierra.
La Junta de Andalucia deberia de tenerte en nómina.. Un besito

José Vte. dijo...

Una leyenda gaditana de cuando los Dioses gobernaban la tierra, haciendo y deshaciendo a su antojo, pero en esta ocasión contada con humor y desparpajo.
Que divertido y ameno, Leonor, este Hércules está hecho todo un campeón.

Un abrazo.

Ivel...☪ dijo...

Con lo que me gusta la mitología...
He disfrutado tanto tu narración, me sentí parte de ella...

Un abrazo, y un fuerte beso...

Ame dijo...

Sorprendente, me ha encantado, Leonor
Un beso

El Demiurgo de Hurlingham dijo...

Es notable que haya lugares que hayan sido escenarios de mitos.

Pepe dijo...

Una historia muy bien narrada sobre las andanzas del Sr. Hércules por tu tierra. Y no, no fué un robagallinas el héroe mitológico, sino que como corresponde a su categoría de mito, fué un robabueyes que tiene más dificultad y no se lo robó a un granjero cualquiera, sino al Sr. Gerión que debió de ser de armas tomar, lo que añade mérito al hurto.
Un poco más en serio ahora, he disfrutado con ese trocito de mitología que tuvo como escenario tu tierra, lugar fantástico donde los haya.
Un fuerte abrazo, Leonor.

ibso dijo...

Muy acertado ese toque de humor que le has dado a este cuento sobre las andanzas de Hércules por tierras gaditana.
Un abrazo.

Carmen Magia dijo...

Me ha gustado mucho la forma de contarlo. Es una leyenda muy interesante que se hace muy amena en tus letras.

Muchos besos

Max Estrella dijo...

Qué historia-leyenda más bonita, qué dura (para que luego digan de los dioses) y con qué gracejo y ardiles está contada...
Apetece ir a conocer sitios y lugares...por tus fotos y por como las ilustras...
Besos

casss dijo...

Qué relato! me has dejado un cartel luminoso en mi agenda: CADIZ, la próxima no me lo puedo perder. Iré tras tu leyenda y tus faros.

besos y muy buena semana!

Juan Carlos Celorio dijo...

La historia me ha gustado, pero más aún el modo en que la has contado, con estupendos toques de humor.
Besos.