lunes, 30 de marzo de 2015

CONTANDO 53 SEMANAS




Semana 14 inspirados en la palabra JARDÍN

Suenan ecos entre las viejas ramas
voces alegres de otro tiempo
 aferradas a los muros lloran las campanillas
y el limonero deja caer sus frutos madurados
que fallecen sobre el suelo.
El jardín está sombrío, ahogado
una incontrolada vegetación 
lo invade y atenaza
lejos se va apagando la vida del jardinero
sus ojos entristecidos 
enmarañados sus pensamientos
temblorosas sus manos que añoran aquellos días
de juegos entre jazmines y azahares
y el jardín suspira triste
abandonado, quejumbroso
apartado de los mimos de su dueño
nuevos brotes primaverales
intentan en vano devolverle su esplendor
pero el jardín agoniza
él mismo se está devorando.






11 comentarios:

Tracy dijo...

Lo has clavado!

Ester dijo...

Y con lo bien que escribís todos no se que voy a publicar yo. Abrazos

Isa Iss dijo...

Que triste es un jardin que se mueré.
Siempre hay algo de esperanza con los nuevos brotes

Muy bueno aporte
Un beso
Isa

Feliz Semana Santa

María dijo...

Hoy tus palabras me saben tristes, pero a pesar de ser un jardín que agoniza me ha encantado tu aportación en la iniciativa de Sindel.

Un beso.

Sindel dijo...

Un poema triste, pero muy bello! Un jardín que se deja morir por la falta de esa mano que le brindaba mimos. Ojalá llegue otra persona a regarlo con tanto amor, y vuelva a florecer.
Un beso.

matias GARCIA PUPO dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.
Ilesin dijo...

Así de triste y cierto es cuando el tiempo pasa y uno ve como el jardín que tanto cuido se va deteriorando poco a poco sin remedio.
Besos

Musa dijo...

Bellisimo tu poema, triste, pero la vida es así y tu jardín depende de esas manos mimosas en otro tiempo y cansadas por los años.
Besos

Carmen Andújar dijo...

No hay nada más triste que un jardín abandonado.
Un abrazo

G a b y* dijo...

Padecen los jardines cuando se quedan sin el cuidado amoroso de aquél que le prodigaba mimos... Es una triste estampa, de caos natural y silencio, pero un bello y nostálgico poema... Tal vez, por propia cuenta, logre florecer en el recuerdo quedo de quien fue su jardinero.
Besos!
Gaby*

Neogéminis Mónica Frau dijo...

Siempre he pensado que los jardines son los primeros en verse afectados por las ausencias. enseguida se les nota la falta de presencia y cuidados. Son hipersensibles en cuanto falta quien los cuidaba habitualmente.

Un abrazo