martes, 24 de junio de 2014

PALABRA 26 DE 52: CONTANDO LAS SEMANAS





Palabra propuesta por nuestra anfitriona Karina, BARCO


Mareada voy en el barco de la vida
olas de palabras lo mecen
espumas salpicadas de amor 
besos llovidos de las nubes
deseos inconfesables que se pierden en el horizonte
no hay puertos cercanos donde recalar
seguiré esta singladura imaginaria
navegaré a la deriva
soportaré tormentosas noches
me adormeceré en los días calmosos
y un día aparecerá a lo lejos
la blanca vela de tu velero
vendrás a rescatarme de este terrenal infierno
abordarás mi barco 
y me llevarás al cielo.








11 comentarios:

Tracy dijo...

Una real parábola de la vida.

Maty dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.
Elena dijo...

Muy bonito.

Sindel dijo...

Una historia de vida a bordo de un barco que aguarda el rescate de un destino nuevo.
Me encantó Leonor!
Un beso enorme.

Yessy kan dijo...

Impresionante, una historia que incita a buscar nuevos horizontes. Muy lindo!
Saludos

Carmen Andújar dijo...

Preciosa esta metáfora de amor. El velero al rescate de la vida que nos ha tocado vivir.
Un abrazo

Montserrat Sala dijo...

Quién pudiera contar con un velero tan singular, para llevarnos hacia la felicidad. bonita entrada Leonor.

Ilesin dijo...

Asi es querida navegamos a la deriva muchas veces a la espera de encontrar un experto marinero que sepa conducir la nave hacia esa puerto de la estabilidad.
Besos.

casss dijo...

Una poética manera de contarnos, el viaje vital.

Todo transcurre con naturalidad y asi debe ser.

besos

María dijo...

Navegando juntos desde nuestros barcos hasta los sueños de nuestros vuelos.

Un beso.

Pepe dijo...

Siempre se ha esperado la llegada del príncipe azul, en este caso, el príncipe azul ha sido sustituido por un apuesto capitán de navío que sepa llevar con soltura la nave de un destino común.
Un fuerte abrazo.