martes, 25 de febrero de 2014

PALABRA 9 DE 52: CONTANDO LAS SEMANAS





                      Dolorosas garras clavadas en las entrañas
                      Urdiendo un entresijo de pensamientos emborronados
                      Diabólicos mensajes susurrados al oído  
                      Alimentando el recelo de lo sospechado





Palabras de Sindel  otros amigos que hablan de la duda.




11 comentarios:

Carmen Andújar dijo...

Perfecta composición de esa duda a través de un acróstico.
Un abrazo

Teresa Oteo dijo...

Genial y "dudoso" acróstico.
Muchos besos!

Sindel dijo...

Aplausos!!! Qué acróstico perfecto te salió Leonor, no queda mucho por decir porque creo que en él lo has dicho todo. Un beso enorme.

Ester dijo...

Un acróstico cortito pero perfecto, en el que lo dices todo. Un abrazo

Tracy dijo...

Tenebroso el espacio que se crea cuando existe la duda, es agobiante.

Fanny Sinrima dijo...

Fantástico acróstico, Leonor. Mi enhorabuena.
Un abrazo

Fanny Sinrima dijo...

Disculpa, te llamé Leonor, porque acabo de leer su post.

Juan L. Trujillo dijo...

Tampoco hay que olvidar que en muchas ocasiones la duda es necesaria.
Un abrazo.

G a b y* dijo...

La duda que aguijona, que duele, que muhcas veces obsesiona por la incertidumbre que provoca.
Cierto es que no es el único tipo de duda que nos puede tocar vivir, pero has hecho con ella un gran acróstico, en la que puede sentirse punzante y enérgica.
Besos!
Gaby*

Ilesin dijo...

Las dudas nos duelen cuando no somos capaces de ver tras ellas la realidad que nos envuelve.
Besos

Pepe dijo...

No todas las dudas nos provocan la misma desazón, el mismo dolor, pero es cierto que aquellas dudas que se clavan en el alma duelen y duelen mucho.
Magnífico acróstico sobre la duda.
Un abrazo.