jueves, 19 de julio de 2012

ESTE JUEVES: La curiosidad mató al gato









   Mi gato, como todos los demás, nació con la suerte de contar con siete vidas, todo un futuro por delante. Sabedor de tal privilegio no tenía cautela ni miramiento y arriesgaba imprudentemente el preciado don. Era un aventurero temerario y un osado investigador, curioso por naturaleza. Uno a uno fue invirtiendo sus "comodines" hasta acabar con los siete. Podría haber vivido cómodamente enroscado en un mullido cojín, una vida tras otra, sin peligros ni amenazas, pero eligió vivir intensamente. 

   En su epitafio pusimos: Vivió como quiso.



Quiso saber cuán largo era el reflejo de la luna en el mar
y comenzó a nadar.
Quiso contar las estrellas
y se le fueron los días en espera de sus noches.
Quiso sentir la libertad del vuelo
y eligió la montaña más alta para lanzarse al vacío.
Quiso probar el dulzor de la miel en el panal
y se arriesgó a penetrar en el ceroso castillo.
Quiso pasear bajo el cielo tormentoso
y atrajo con sus latidos al impetuoso rayo.
Quiso mirar a través del ojo del huracán
y un tornado lo arrastró con violencia.
Quiso hacer el amor con la más bella,
y se fue a enamorar de una tigresa.

   

20 comentarios:

Cecy dijo...

Es genial.
Si, vivió como quiso.
Y es merecedor de tal epitafio.
No se ha privado de nada.

Un abrazo.

G a b y* dijo...

Qué buen relato! Creo que tu gato como bien dices, vivió con intensidad, aprovechó su vida para probar lo que quiso. El epitafio hace honor a ello, y en definitiva, penaríamos menos y gozaríamos más si hiciéramos lo mismo. No importa tanto el cuánto sino el cómo...
Una vez más un genial aporte para este jueves Leo!
Besitos al vuelo:
Gaby*

Neogéminis dijo...

jejeje...todo un aventurero!...se dio todos los gustos y si bien se le fueron todas sus vidas en ello, disfrutó como quiso y supo vivir bien, a pleno, que de eso se trata la cosa!
Un abrazo.

Teresa Oteo dijo...

Es genial, unos tanto y otros tan poco! contrapunto del mío total.
Agotó sus vidas pero mereció la pena, vivió como quiso, buen epitafio!
Un besito

Teresa Oteo dijo...

Gracias por participar, Leo, olvidé dártelas y eso es imperdonable.
Un besazo

censurasigloXXI dijo...

Si uno no corre riesgos, amiga, se apolilla...

Un beso bien gordo y un cafelito.

Carmen Andújar dijo...

Desde luego que fue arriesgado este gato; pero no pudo decir que no probó todo lo que quiso sin miedo alguno.
Muy bueno
Un abrazo

Pepe dijo...

Hermosa curiosidad que le permitió vivir intensamente todas y cada una de las siete vidas con las que su condición gatuna le había dotado. La muerte definitiva, la muerte sin retorno posible, al lado de la más bella (lástima que fuera tigresa y no gata). Me ha encantado tu aportación a este jueves.
Un abrazo.

Luis Rodriguez dijo...

No solo era curioso, también apuntaba alto, ir a enamorar a una tigresa...
Excelente aporte, vale la pena la intensidad aunque se sacrifique tiempo. Saludos

San dijo...

Este gato lo quiso todo. Realmente supo vivir sus siete vidas. Hay que felicitarlo y copiarlo.
Un abrazo Leonor.

Lupe dijo...

Hola Leonor.

Me ha encantado tu poema. A los humanos nos pasa a menudo, que nos enamoramos de quien no debemos, incluso hay quien muere de amor, aunque esté vivo.

Sobre todo, me ha gustado el epitafio. Muy bueno.

De casualidad, ayer leí una entrada tuya sobre el Alzheimer. Y me vino muy bien leerlo. Pero que muy bien.

Un abrazo.

Lupe

Sindel dijo...

Me alegra que al menos haya podido disfrutar a pleno todos los riesgos de sus siete vidas. No le quedaron cosas pendientes ya que se dio el gusto de hacer lo que le vino en ganas.
El poema es impecable, me encantó.
Un besito.

Esilleviana dijo...

Cada uno de los versos de tu poema tienen una enseñanza: si vives como quieres acabarás mal. Me resultó curioso :) y me gustó mucho.

Un saludo

José Vte. dijo...

Precioso Leonor, me encanta esa frase "Vivió como quiso". Nosotros también tuvimos un gato durante 14 años y ese epitafio le hubiera venido que ni pintado. Ahora descansa apaciblemente a la sombra fresca de un árbol. Hace ya varios años que se fue, pero siempre es recordado como uno más de la familia.

Un abrazo fuerte

Marta C. dijo...

Sentirse libres a veces nos hace ponernos en situaciones de riesgo de las que no somos conscientes. Eso le pasó a tu gato. Besos.

Manuel dijo...

Eligió la máxima rockera, Vive intensamente, muere joven y deja un cadáver bonito.
Quien sabe, al menos vivió intensamente como gato.
un beso

Maria Liberona dijo...

jajaja... me encantooooooo !!!
esta realmente genial el relato...
hay que saber vivir intensamente la vida con la curiosidad acuestas

Fabián Madrid dijo...

Una historia sencilla y cercana, que nos cuenta una vida como la que todo el mundo querría. Un beso libre

Matices dijo...

Porque vivir para "ná" como que no... jaja
Gastó sus siete vidas viviendo a tope, no todos podemos gastar tantas...
Un beso

Ceci dijo...

¡Me encantó Leonor! sencillamente: un encanto de poema!, un grito de coraje y desfachatez ese gato, ya me gusta aun sin haberle conocido.
Te dejo un gran beso